Vidal da más plata a ministros y secretarios y recorta educación


La gobernadora salió adelante con el ajuste.  Escribe Nicanor Zambrano

Vidal va por el ajuste

   En tanto busca una imagen a lo peronista, María Eugenia Vidal largó en punta con el ajuste en la provincia de Buenos Aires. De Buenas a primeras se lanzó con una reducción del 3,2 por ciento del presupuesto previsto para 2017. A la falta de atención a las demandas de los trabajadores, le agrega la insensibilidad para observar que los aumentos de productos de la canasta básica, unido al tarifazo que se iniciará este mes, van a afectar al salario de los trabajadores.

Desde el Frente Gremial Docente le pidieron explicaciones a la gobernadora Vidal por la reducción del 3,2% del presupuesto para Educación de la Provincia, la falta de diálogo durante todo el año y el incumplimiento del último acuerdo paritario de ajuste salarial por inflación, entre otras.

   Al mismo tiempo, se conocieron cifras de una concesión que hizo a ministros, vice, y secretarios para contratar asesores en una suma que sorprende a la opinión pública. El decreto 1278, que firmó la propia Vidal, de octubre 2016, publicado parcialmente para intentar evitar el escándalo otorga $525.000 mensuales en esta escala: para ministros y secretarios $437.500 y $350.000 para subsecretarios, con destino a pagar sueldos de asesores. Si se realiza una suman total de lo recibirán la gobernadora y 14 ministros, 6 secretarios y 60 subsecretarios, surge que la administración la gobernadora ha dispuesto de $30.275.000 por mes para asesores, y $363.300.000 en el total por año.  Analizando el presupuesto, es más de lo que la Provincia invertirá en infraestructura en Vicente López y apenas menos que lo que destinará a La Matanza. Lógicamente, de acuerdo a la lógica de Cambiemos, nadie dice nada de este verdadero saqueo a las arcas del Estado provincial que refrendó su máximo responsable.

Recorte en Educación

   Mientras esto sucede, los docentes que siguen reclamando sin respuesta que se contemple un aumento de salarios, la mandataria provincial recortó 3,2 por ciento el presupuesto para educación. Un clásico del neoliberalismo y la dictadura en las décadas recientes. Los docentes establecieron que el recorte equivale a una cifra equivalente a la construcción de 1764 jardines de infantes o de 998 escuelas secundarias en la provincia. Naturalmente, la señora Vidal jamás explicó porque arrojará a la calle a un número impreciso de alumnos de las escuelas públicas.

   Los docentes cuestionan el fuerte descuento de ganancias que realiza la administración de la funcionaria macrista a miles de trabajadores mientras que los anuncios oficiales dicen, censurando la verdad, lo contrario en tanto el poder adquisitivo de los docentes cayó un 10 por ciento para toda la escala.

De ahí que el Frente Gremial Docente de la provincia de Buenos Aires, considera que “no hay posibilidad de discutir pauta salarial para el 2017 sin la recuperación de la pérdida salarial sufrida en el 2016”. Y subrayaron en su clamor que “si el Gobierno persiste en su decisión política de no escuchar ni garantizar la resolución de los reclamos planteados, los docentes no seremos responsables de la agudización del conflicto”. Sostienen que en recientes reuniones representantes del gobierno bonaerense han manifestado una negativa sistemática a atender los reclamos y en particular, los salariales al tiempo que “pretenden darnos una clase de macroeconomía para hacernos creer que no hay inflación”. Suteba acompaña el planteo del FEB.

¿Pagarán adhesiones?

   Así, mientras se niega atender demandas de los trabajadores y juega a sumar peronistas a su armado político, planteando incluso construir una colectora para sumar a referentes que eventualmente abandonen al peronismo, Vidal parecía estar ocultando el decreto 1.278, que la habilita meter la mano en la caja y gastar mensualmente hasta 525 mil pesos en asesores con un total de 435 millones de pesos cada fin de mes. ¿No será el ahora reconocido decretazo el camino de la compra de voluntades para ir hacia la elección de octubre próximo?

   Es evidente que la gobernadora ha comenzado a transitar un camino pedregoso, donde pretende recortar educación, gastos sociales, mientras aumenta los impuestos (el inmobiliario se irá a cerca del 40% mientras suben gas, luz, combustibles) a mano abierta pero procurando sostener una imagen que bien pagada le da resultados positivos hasta este momento. La voracidad del régimen sin embargo, no tiene reparos. El el saqueo al salario, que se inicia con el primer día del año –cuyo ejemplo está claro en el caso de los maestros o el paro iniciado el viernes en la central de Atucha I-, no parece traer buenos augurios a la tarea de hacer “la lluvia de inversiones” desde los bolsillos de los trabajadores y el pueblo de la provincia.

Comentarios

comentarios

×