Rachid: “¿Quién es el fiscal General Germán Moldes?”


Jorge Rachid Les relataré en primera persona, sin pretender ser autorreferencial, mi experiencia con este personaje desde los años 88/89.

Junto a José Luis Manzano y el Chueco Mazzón, jefe de ambos en su antigua agrupación, operaban en el Gobierno de Carlos Menem desde el inicio, en el ejercicio de la jefatura de Bloque de Diputados del PJ.

Desde esa función el diputado Manzano intentó modificar el artículo 45 de la ley de radiodifusión con el agregado de su propia cosecha de entregar los medios a las cadenas internacionales, abriendo tal posibilidad en el llamado a licitación, lo cual fue impedido, en pleno recinto y de madrugada por el suscripto, en mi rol de Secretario de Prensa y Difusión de la Nación. Dicha disputa se efectuó en presencia de los nombrados.

Meses después, el diputado llegado de Italia de viaje junto a Franco Macri, me comenta un ofrecimiento de participación para mí y para el presidente del 33% de las acciones de canal 11; si se lo adjudicábamos a Berlusconi a través de Macri.

Preguntado por dicha situación el Dr. Menem, éste negó enfáticamente cualquier tipo de arreglo que hubiese tenido con estos personajes.

Pero consultado el suscripto en una reunión de Gabinete Nacional, con participación de todos los ministros, secretarios y el mismo vicepresidente, más el jefe de diputados y el de senadores, el presidente me interroga sobre la situación del ataque de la prensa sobre los supuestos de corrupción en el gobierno y ante su insistencia yo le digo en el pleno de la reunión, que la corrupción “la tenemos sentada en esta mesa”.

La corrupción la tenemos sentada en esta mesa

“Se llama José Luis Manzano y está sentado frente a mi, y usted sabe por qué se lo digo”,

Ante los gritos destemplados del acusado, el Dr. Duhalde, vicepresidente, dice en voz alta: “Sr. Presidente en el Congreso se comenta que el Dr. Manzano “roba para la corona””, escuchando yo primera vez ese término. El presidente se levanta y se va.

Debo dejar en claro que en el comité de adjudicación voté para que el canal 11 fuese de los trabajadores, en una UTE constituida con cabeza en el SAT, sindicato de televisión, que fue minoritaria, siendo adjudicado a otro oferente.

Esa misma tarde le planteé a Menem la necesidad de dejar el Gobierno, era diciembre de 1989, ante lo cual me pide que me quede porque estaba renunciando Rapanelli, ministro de Economía y se desencadenaba la crisis del fin de año, con disparada del dólar, por lo cual me quedé 20 días más…

A esta altura usted está pensando que tienen que ver Moldes en todo esto…

A los pocos meses de este relato y denuncia, y no por mi autoría, sale a luz en tapa en la revista Confirmado, lo cual lleva al senador Eduardo Menem a contactarme y decirme que Manzano quería hablar conmigo por esa situación. Le digo que sí pero que me acompañe el senador Vaquir para tener testigos de la conversación. Accede.

En la reunión esperaban sentados Manzano, Moldes y Mazon, quienes con supuesto afecto me plantean que sabían que yo no había filtrado la información, pero como litigarían contra la editorial, mi situación se vería comprometida por no efectuar la denuncia correspondiente y en tal sentido me pedían un escrito donde debía desmentir la información publicada.

Mi respuesta fue que “no acostumbraba a desmentir la verdad de los hechos”, ante lo cual la furia de los partícipes fue en aumento con amenazas e insultos; les digo que hagan lo que quieran, porque si algún juez me llama, aclararé que la denuncia la efectué en el máximo organismo de la república en presencia del presidente, el ministro de justicia, los jefes de senadores y diputados y el responsable de la SIDE y si todos ellos no canalizaron la denuncia, deberían aclarar también su situación: del presidente hacia abajo, todos.

A los pocos días me pide hablar Germán Moldé, quien acompañado por otro individuo que no identifico y en presencia de otro testigo que hice participar y que está vivo, me muestra una valija de dinero en dólares para que me retracte. Rápidamente lo despido, en forma poco amable, de mi consultorio médico.

Luego Manzano fue nombrado ministro del Interior, comenzando una persecución sobre mi persona y mi familia, que duró su tiempo en ese puesto. Germán Moldes era su secretario de Estado y ejecutor de todas su operaciones junto a Mazon.

El detalle de la persecución sería largo y no hace al motivo de esta carta.

Terminado su Ministerio, Manzano se refugia en San Diego, California, de la mano de la DEA, estando dos años recibiendo las instrucciones correspondiente. A todo esto Mazon y Moldes se ubican junto al nuevo Ministro, el servilleta Corach, cuyo brazo ejecutor y subsecretario era Bonadío, el mismo que oficia hoy de juez “limpiador”.

Manzano vuelve de Estados Unidos con cientos de millones de dólares de su nuevo social Mas Canosa, gusano cubano que se ocupó hasta su muerte y siguió su hijo, de manejar el negocio de la droga desde Miami, EEUU y hasta comprometió a generales cubanos, luego fusilados por Fidel por traición a la patria, como el caso de Ochoa, condecorado por su jefatura en Angola y otros cuatro héroes de la revolución.

Manzano llega con munición gruesa y compra, junto a Vilas, todos los medios de difusión posibles, consolidando el poder especialmente en Mendoza pero operando en Rosario con el diario La Capital o a nivel nacional con América TV.

De la mano de Corach y Mazon, Moldes y Bonadío acceden a los máximos niveles de la Justicia, uno como fiscal general para causas complejas y el otro juez federal, en un combo perfecto de impunidad.

Hasta 1999 Mazon había creado desde ese ministerio el CAP, comité de acción política, adonde convoca a los adictos al menenismo y se hace fuerte con la caja presionando, ante los gobernadores durante años, estando en ese grupo personajes como Julio Bárbaro entre otros.

Este otro personajes de la mano de Mazon ocupa el COMFER durante los primeros años de Néstor. Mazon opera como jefe de Unidad Presidente ya que era el personaje que Néstor conocía desde su Gobernación y le facilitaba el acceso al gobierno.

O sea este individuo pequeño que es germán Moldes, que hoy se presenta como la virgen de la política, agraviado por el “populismo” peronista de los últimos 12 años, es un personaje que junto a sus socios Manzano hoy reputado empresario, presentado como tal y el Chueco Mazon ya fallecido, responsables del vaciamiento ideológico del PJ y su cambio de paradigma, de las utopías del compromiso a la viabilidad del dinero como objeto de culto.

Perdonen la extensión, pero semejante personaje, repudiable en su acción actual y en su historia, debe se conocido, para evitar que siga haciendo daño al país.

Tiene mucho mas poder que yo, que sigo trabajando de médico y docente, pero como en aquel momento que arriesgué mi familia y dejé el gabinete nacional a los 6 meses de ejercicio del mismo, asumiendo mi rol opositor al neoliberalismo, estoy fuerte una vez más, para realizar esta denuncia pública.

 

Comentarios

comentarios

Jorge Rachid

Jorge Rachid

MEDICO DE BARRIO Y DEL TRABAJO-MILITANTE PERONISTA-PROFESOR EN LA SOCIALES EN UNLZ-ESCRITOR-PRESIDENTE DEL IDEARIO ARTIGUISTA INSTITUTO DORREGO RELAP DE PPM