El Instituto Independencia ante la suspensión de Venezuela en el Mercosur


Entre gallos y medianoche,como corresponde a los ladrones, forajidos y salteadores, los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay han suspendido la membresía de Venezuela en nuestro principal proyecto continental.

Ello ha sido posible por las maniobras y presiones del imperialismo norteamericano, que, desde hace años, lleva a cabo una guerra económica contra la Revolución Bolivariana, pero también por la naturaleza genuflexa y servil de nuestros gobiernos.

El caso del gobierno de Mauricio Macri expresa, si se quiere, el más alto grado de hipocresía y cinismo, al alegar violaciones de los DD.HH. en Venezuela, mientras la ONU, la OEA, Human Right Watch y el primer ministro de Canadá, entre otras instancias internacionales, le han exigido la inmediata libertad de Milagro Sala.

Significa además un desinterés absoluto del presidente por las conveniencias económicas y políticas que significan para nuestro interés nacional, la amistad con uno de los principales países petroleros del mundo.

A la vez, expresa una profunda ingratitud hacia un país y un gobierno que fue decisivo para sacar a la Argentina del marasmo económico y financiero que los gobiernos neoliberales generaron a partir del año 2000. El gobierno del comandante Hugo Chávez impidió el desabastecimiento de combustible en aquellos años, realizó generosos préstamos a la Argentina que permitieron al presidente Néstor Kirchner a impedir la profundización y al final salir de la crisis.

El Instituto Independencia espera una pronta y condigna respuesta del Partido Justicialista, del FPV y de los bloques de nuestro sector. No se puede pasar por alto esta medida que atenta al corazón de la integración suramericana, uno de los mandatos históricos de Juan Domingo Perón.

Buenos Aires, 1° de diciembre de 2016

Daniela Bambill Presidenta

Julio Fernández Baraibar Director Ejecutivo

Comentarios

comentarios