Inauguran nueva planta de Celulosa en Uruguay


Montes del Plata, planta de celulosa de la empresa sueco-finlandesa Stora Enso y la chilena Arauco, lograría una producción de 1,45 millones de toneladas anuales. La información se conoció este lunes al realizarse la inauguración de la planta opera desde junio pasado y puede producir 1,3 millones de toneladas de celulosa anuales que alcanzarían las 1,45 millones de toneladas, reveló su gerente general, Luis María Rodríguez. La planta está en Punta Pereira, suroeste de Colonia, y demandó 2.270 millones de dólares de inversión. El gobierno aguarda otros 230 millones de dólares para el puerto sobre el río de la Plata, inversión privada sin antecedentes en Uruguay.

En la cartera económica oriental, analizan que aportará cerca de 800 millones de dólares al PIB, alrededor de un 1,7%. El emprendimiento emplea 700 personas de modo directa y alrededor de 5.000 indirectamente. Montes de Plata es la segunda planta de celulosa en el país, donde opera en primer término, la finlandesa UPM, conocida como Botnia. A partir de entonces, hubo un conflicto que Uruguay y Argentina fueron resolviendo en negociaciones. Activistas con base en Gualeguaychú, no quieren las plantas y señalan la presunta contaminación del río Uruguay y el Río de la Plata, sometidos a un uso intensivo del agua. El gobierno de Pepe Mugica dejó que UPM incrementara su producción en 1,3 millones de toneladas al año. La producción de papel tiene uso suntuario en países de la Europa más desarrollada. El temor de los pueblos costeros de ambos países, temen la construcción de una tercera planta y se aventura que los acuerdos avanzan con el viaje del presidente Mugica a Finlandia la próxima semana.

El presidente Pepe Mugica dijo que “Es la fábrica más importante que se ha hecho en el país. Hay entre 300 y 400 camiones diarios que ingresan ahí” sostuvo el mandatario esta semana. En las recientes inundaciones que afectaron a varios departamentos orientales, Montes del Plata donó 1.800 colchones, 2.000 acolchados, 1.800 almohadas, 2.000 frazadas, 5.000 juegos de sábanas y 2.800 toallas, al Sistema Nacional de Emergencias. Muchos consideran que la política de aportes social de la empresa, intenta generar una imagen que contrasta con los perjuicios ambientales que produce su actividad. Ganancias fabulosas para las empresas, contaminación creciente, en Europa no se permite la instalación de estas industrias, y recaudación para el Estado oriental, son ingredientes de diferencias que es necesario atender para alcanzar negociaciones justas con los intereses de ambos países.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×