El Bauen es de los trabajadores


¿Cómo pensamos responder a ello? Trabajando como hicimos siempre”, explicaron a través de una publicación en las redes sociales los referentes del hotel recuperado.

El Desalojo amenaza con dejar en la calle a los 130 trabajadores que mantienen en pie el hotel. En 2007, pasaron por una situación similar, que se revirtió gracias al acompañamiento popular.

En esa oportunidad, más de 4.000 personas se movilizaron hasta las puertas del hotel y participaron de una acción para impedir el desalojo.

En junio de este año, un número similar de personas se convocó nuevamente frente a las puertas del hotel para expresar su solidaridad con los trabajadores autogestionados que realizaron un acto festival con la presencia de numerosos artistas entre quienes se destacó la presencia de los músicos de Attaque 77 y La Beriso.

La Historia del Hotel es en grandes pasos la siguiente:

En el año 1978, el empresario Marcelo Iurcovich inauguró el Bauen Hotel para el Mundial de futbol de ese año, con un crédito del Banade, que terminó en un juicio millonario, del que solo se cobró un pequeño porcentaje.

En 1997, vende el inmueble a la empresa chilena Solari S.A., que también contrajo deudas por no pagar los impuestos por más de 5 millones.
El 22 de Febrero de 2001 la justicia decretó la quiebra de la empresa Solari S.A., que hasta ese momento administraba el hotel. La causa comenzó a acumular pruebas y reclamos de los acreedores en el Juzgado Comercial número 9, secretaría 18, a cargo del juez Javier Duboise.

Solari S.A., había comenzado a comprar el inmueble de Hotel Bauen y por eso suscribió un boleto de compra/venta frustrado: sólo pagó algunas cuotas a Iurcovich, quien reclamó ante el juez la nulidad del contrato.

Tras la quiebra, Iurcovich ofreció devolver los cuatro millones recibidos (de los 12 millones que cotizaba el total de la venta ) a cambio de que la justicia le devolviera el inmueble. El juez accedió al pedido, pero Iurcovich nunca pagó.

Es por estas razones que legalmente la propiedad no es de nadie: el que la compró no terminó de pagarla y el que la vendió no restituyó nunca lo cobrado al fondo de la quiebra. Semejante situación genera una indefinición legal sobre a quien le pertenece el inmueble.

El 21 de Marzo del 2003, un grupo de trabajadores del hotel toma poseción del mismo, ante la inminente situacion de quiebra de la antigua empresa y deciden conformarse como cooperativa. Comienzan siendo 35 los socios y pronto iran incorporando a más trabajadores, en las diferentes areas del hotel.

Ahora, el grupo económico que construyó el hotel con fondos del Estado que nunca devolvió y que dejó sin trabajo a más de centenar de personas quiere volver a adueñárselo.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×