Audiencia clave en Nueva York entre Argentina y los fondos buitre


El encuentro es a pedido del Citibank, que había respondido apelando a la orden del juez de primera instancia Thomas Griesa de pagar “por única vez” a los bonistas del canje. Los abogados del banco, el país y los holdouts querellantes se encontrarán en la sala de la Cámara de Apelaciones para dirimir si el banco tiene que pagar o si los bonistas se verán imposibilitados de recibir el dinero, al igual que en el caso del Bank of New York Mellon (BoNY).

La Corte puede, por lo tanto, autorizar para siempre a la entidad que distribuya el dinero, quedando fuera de la sentencia original, o aceptar la postura de Griesa. Si ocurre lo primero, sentará un precedente para todos aquellos tenedores de bonos que se encuentran con el cobro bloqueado y no pertenecen a Ley Nueva York, por lo que abriría la puerta a nuevos reclamos. En cualquier caso, la situación de cesación de cobros continuará para aquellos títulos pagables en el BoNY con legislación estadounidense. El 30 de septiembre se realizará el pago de los bonos Par, por lo que el tratamiento de la Cámara ha sido expeditivo para resolver el inconveniente en el menor tiempo posible.

Los argumentos que esgrime el Citibank para pedir la autorización son similares a los expuestos en el escrito a Griesa el 25 de julio, y que permitieron que el juez habilitara el 28, a tan sólo dos días de la fecha límite la distribución del monto depositado. El primero de ellos recuerda al magistrado que los títulos sobre los cuales se está fallando son de legislación argentina, por lo que quedarían fuera de jurisdicción para las cortes de los Estados Unidos. El mismo argumento esgrimen los magnates George Soros y Kyle Bass, entre otros tenedores de bonos argentinos en legislación europea. El segundo punto consiste en que algunos títulos que no pertenecen al canje han sido emitidos con el mismo número de serie, y por lo tanto son indistinguibles de los bonos que Griesa pide bloquear. En consecuencia, al aceptar tal orden, el Citibank estaría impidiendo el cobro de títulos que nada tienen que ver con el juicio.

Por último, y con posterioridad a la orden del juez, el banco presentó un tercer argumento. Dado que quien distribuye el dinero es el Citibank Argentina, debe responder a la legislación y a las regulaciones de la República Argentina. Tal como explicó la entidad en un escrito, de cumplir con la orden, podría correr el riesgo de perder la potestad para operar en el país, entre otras graves sanciones. El fondo buitre NML Capital ha denunciado ante Griesa este argumento, y pidió que realizara una maniobra llamada Discovery, que consiste en obligar al banco que a que presente los datos de los activos comerciales de Argentina en el mundo con el objetivo de embargarlos. También pidió que expusiera cuáles eran las penas concretas con las que Argentina amenazaba al Citibank si acataba el fallo. Griesa decidió postergar todo a la espera de la resolución de la Cámara de Apelaciones.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×