LocalesNacionalesOpiniónPolítica

«Estado o narcotráfico: valor de la integración sociourbana en los barrios populares»

El día de hoy, martes 25 de junio, en el barrio IAPI del Partido de Quilmes, Cáritas Argentina organizó la Conferencia «Estado o narcotráfico: valor de la integración sociourbana en los barrios populares».

Con la participación de diversos actores de la vida social y política de nuestro país, el objetivo de la reunión fue pensar el presente y futuro de los barrios populares ante el avance del narcotráfico. En esta dirección, se hizo centro en la necesidad de la presencia inteligente del Estado, los consensos, el diálogo entre personas de diferentes sectores y el protagonismo de la comunidad.

En la amplia y heterogénea mesa que se conformó, los oradores fueron: Monseñor Oscar Ojea (Obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina); Monseñor Carlos Tissera (Obispo de Quilmes y presidente de Cáritas Argentina); Monseñor Gustavo Carrara (Obispo Auxiliar de Buenos Aires y vice-presidente de Cáritas Argentina); Mario Quintana (ex Secretario de Coordinación Interministerial de la Jefatura de Gabinete de Ministros); Sebastián Welisiejko (ex Secretario de Integración Socio Urbana de la Nación); Fernanda Miño (ex Secretaria de Integración Socio Urbana de la Nación) y Juan Maquieyra (Director Ejecutivo TECHO).

Los disertantes aportaron, desde su mirada, la importancia de contar con políticas públicas que nazcan del consenso para avanzar en la integración sociourbana de los más de 6467 barrios populares en donde viven alrededor de 7 millones de personas.

Al iniciarse la conferencia, Monseñor Tissera dio la bienvenida señalando: «Recuerdo al Santo Cura Brochero escribiéndole al gobernador cuando le decía ‘acá lo que abunda es la necesidad’. Lamentablemente, después de tanto tiempo, desde el conurbano profundo seguimos diciendo ‘acá lo que abunda es la necesidad’. Por eso convocamos a todas las personas de buen corazón a trabajar en este sentido. A mirar donde está la necesidad. En ese sentido, todos los proyectos son bienvenidos».

Romina Segovia, referente del Centro Comunitario San Francisco de Asís (lugar donde se llevó adelante la charla) dijo: “Acá trabajamos pensando en cosas concretas. Por ejemplo, el centro comunitario o la droga. Recibimos a los jóvenes porque creemos que eso es lo que hay que hacer. Vivimos momentos de extrema necesidad. Acá la mano de obra fue gestionada por los vecinos, con procesos de formación en oficio para todos los vecinos del barrio. Pusimos empeño en la transparencia de gestión, en abril terminamos de ejecutarla demostrando que la organización comunitaria es posible”.

Por su parte, los oradores vertieron las siguientes ideas para iluminar este camino. A saber:

Monseñor Oscar Ojea: “En el año 2016, me encontré con Mario Quintana, que era vicejefe de gabinete en ese momento, que me propuso que nos juntemos con las organizaciones sociales y la organización Techo. Quería que Cáritas participe de ese encuentro. Ese proceso duró dos años, donde estábamos sentados a la mesa personas que teníamos visiones diferentes. Se partió del concepto de integración, diferenciándolo del de separación. Ir a la integración significa asfalto, construir una habitación para no vivir hacinados.

Es imperioso, cuidando todos los mecanismos que hacen a la transparencia, que el Estado se encuentre en nuestros barrios. De lo contrario, nos entregamos al narcotráfico. Hacemos un llamado a todos para trabajar para que no se de en la Argentina lo que ya se dio en otros lugares en América Latina».

Sebastián Welisiejko: «Me quedo con la palabra encuentro. Sin encuentro no había nada… Lo más importante era que fue un encuentro de hacedores. Y de ese encuentro salió una política pública. La desintegración urbana es la manifestación de la desigualdad. No vamos a avanzar con una sociedad dividida. No se puede comerciar, no se puede transportar, no se puede circular. Antes se hablaba de erradicación. Hoy se habla de integración. Reivindicar el encuentro saliendo al encuentro de otros».

Mario Quintana: «Nos importa que no haya inflación, nos importa que no haya déficit fiscal. Ahora, nos importan también estos problemas. Y no se soluciona sacando los recursos a los que menos tienen. Tenemos que hacer la integración urbana porque es una de las decisiones más inteligentes. El consenso que se generó por ley fue unánime. No es poca cosa construir ese consenso. Y por eso lo tenemos que honrar. Hay que corregir errores sin demonizar, porque lo que está en juego es el sufrimiento de muchos hermanos. Lo que está en juego es el avance del narcotráfico. Mi llamamiento es a un abrazo, a ser serios en palear el sufrimiento humano. Tenemos que dejar la desconfianza de lado y llamar al abrazo entre hermanos».

Fernanda Miño: «Hoy que no está esa política (de integración sociourbana), lo que no podemos frenar es el avance del narcotráfico. Las personas que quedan sin trabajo quedan a merced de estas organizaciones. Eso es lo que logra la retracción del Estado. Hoy los barrios están en la desesperación de qué van a tener para comer. Pedimos que vuelva esta política en donde no hacíamos diferenciación de partidos ni de ideas para resolver los problemas de los vecinos y vecinas de nuestros barrios».

Juan Maquieyra: «Generar otra vez ese consenso (que se generó con las políticas de integración sociourbana). Hay que tender puentes y generar el encuentro hasta que duela. Eso es lo que pasó cuando esto nació y lo tenemos que volver a hacer ahora. El camino tiene que ver con el encuentro, con lo aprendido al animarnos a sentarnos con el que piensa distinto, creo que es posible animarse a esta patriada».

Monseñor Gustavo Carrara: «Cuando hablábamos de integración, queríamos decir que los vecinos de los barrios populares no sólo dan qué pensar, sino que piensan, no solo dan qué sentir sino que sienten, y no solo padecen las injusticias sino que generan soluciones para resolverlas. Ellos tienen que estar sentados en la mesa de las decisiones. Cómo quieren vivir, qué es lo que anhelan. Me parece luminosa esa idea de hacer dialogar la macroeconomía con las ideas concretas de un barrio popular. Hay que buscar caminos alternativos para hacerla dialogar. Porque hay urgencias, y es claro que no se puede recortar por los más pobres. Eso, desde el punto de vista cristiano, es un pecado. Una presencia inteligente y necesaria del Estado porque si no el narcotráfico va avanzando y mata personas en concreto, hipoteca la vida de niños y adolescentes».

En la conferencia también estuvieron presentes: Marcelo Julián Margni (Obispo de Avellaneda-Lanús); Eduardo Gonzalo Redondo (obispo auxiliar de Quilmes); Monseñor Juan Carlos Romanín; sacerdotes que viven y trabajan en las villas y María Migliore (ex Ministra de Desarrollo Humano y Hábitat de la Ciudad de Buenos Aires).

Colabora con Infobaires24
Suscribite a nuestro canal de youtube TIERRA DEL FUEGO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Tiene un bloqueador de publicidad Activo

Por favor desactive su bloqueador de anuncios, Infobaires24 se financia casi en su totalidad con los ingresos de lass publicidades