“Son muy precisas las mentiras de Macri: devaluó, no protege el empleo”

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

Por Maximiliano Borches

El ex ministro de Trabajo de Daniel Scioli, Oscar Cuartango, que además lo asesoró en asuntos vinculados a políticas de Trabajo y Empleo para el debate que hace un año mantuvo con Mauricio Macri, conversó con IB24, en el marco del especial periodístico que denominados 15N Día Nacional de la Mentira.

-¿Cuál fue su rol durante los preparativos del debate que hace un año mantuvieron Daniel Scioli y Mauricio Macri?

Durante toda la gestión de Daniel Scioli al frente de la Provincia, fui su ministro de Trabajo y desde este rol lo asesoré en al área laboral, el área de empleo, y además como militante recorrí todo el país difundiendo y divulgando las bondades del proyecto de Daniel Scioli, que creo que todavía sigue teniendo vigencia entendiendo que no se pueden dejar de lados temas sustantivos que hacen al interés supremo del país a los avatares de la Economía. Fundamentalmente nosotros pregonábamos que el trabajo no es una variable de ajuste, que es un derecho, lo pregonan las Veinte Verdades Peronistas, que todo ciudadano tiene derecho al trabajo que le permita ganarse el sustento y el de su familia y que cada uno debe producir al menos lo que consume. Arrancando de ese principio nos diferenciamos mucho del concepto “Trabajo Mercancía”, o trabajo como variable de ajuste de la Economía, que es lo que precisamente se está propiciando e impulsando en éstos momentos, haciendo precisamente todo lo contrario de lo que en ese debate afirmó quien hoy nos preside desde el Gobierno nacional.

-Su rol fue entonces el de preparar a Daniel Scioli como un asesor en asuntos de Trabajo y Empleo

Claro. Daniel había tenido en su gestión como gobernador de la provincia de Buenos Aires, muy en cuenta el Trabajo, y cuando me convocó a ocupar la cartera laboral me manifestó, tal como decía Perón, que “gobernar es generar trabajo”, porque el trabajo es la principal herramienta de inclusión social y que permite a una familia darle sustento y educación a sus hijos y eso es lo que genera la movilidad social ascendente, de la cual, entre otros tantísimos, yo soy un ejemplo de esa movilidad social ascendente porque mi papá era un modesto trabajador del frigorífico Swift de Berisso, y gracias al trabajo, la educación pública y la movilidad social ascendente puede estudiar y llegar a ser ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires. Decir que el trabajo dignifica no es un slogan, es una realidad que sostiene hasta el propio Papa Francisco, cuando dice que “el pan dado por caridad sirve para cubrir una falencia, pero que no tiene la misma potencia que el pan ganado con el trabajo porque eso es lo que da dignidad”.

-¿Cuáles fueron a su entender las mentiras dichas por Macri durante su campaña y en aquel debate?

Son muy puntuales y muy precisas, primero dijo que no iba a devaluar, dijo que no iba a retirar los subsidios y a retirar las tarifas, dijo que iba a seguir protegiendo al empleo. Bueno, devaluó, impuso un tarifazo que fue en alguna medida morigerado por la intervención de la sociedad civil y la justicia, el empleo lo dejó liberado a los avatares del Mercado y se disparó la cifra de desempleo, mas aún, adoptó políticas de tipo arancelario que permitió la entrada de productos extranjeros que compiten con los productos argentinos y eso afecta directamente a la pequeña y mediana empresa que son las grandes dadoras de mano de obra en nuestro país, el 80% de la mano de obra está dado por las PyMEs y en función de eso se potencia el desempleo. Hoy estamos en un desempleo que ronda los dos dígitos, y no tengo ninguna duda que lamentablemente éstos índices se van a potenciar.

Oscar Cuartango; “Nosotros pregonábamos que el trabajo no es una variable de ajuste, como propicia e impulsa en éstos momentos el Gobierno nacional”

-¿Cómo se vivió en el círculo más cercano a Scioli, del que usted formaba parte, el día después de aquel debate?

Bueno, nosotros seguimos militando con toda intensidad porque hasta los últimos momentos de la elección había una paridad muy grande y para nada estaba definido el resultado, ¿me explico?, tengamos presente que en realidad perdimos por una diferencia muy chica: 678 mil votos, lo cual hace que la diferencia real haya sido de 350 mil votos, más o menos, debe haber sido la menor diferencia en toda la historia de elecciones presidenciales argentinas. Esto no impide que hayamos perdido, que Macri sea el Presidente legítimo y desde esa óptica nosotros respetamos la democracia, pero eso no nos condiciona para marcar esos puntos que nosotros vemos como problemáticos: este año se han perdido al menos 10 puntos del poder adquisitivo del salario en términos generales, y se han perdido varios puntos de empleo y esto es sumamente grave, incluso voy más lejos: hay un Estado ausente en materia de controles laborales que implica descuidar la salud y la seguridad en el trabajo, y esto en el mediano plazo se va a reflejar en las estadísticas de siniestralidad y mortalidad laboral que lleva a cabo la Superintendencia del Trabajo, y esto será muy grave.

 

 

Comentarios

comentarios