Ignacio Campos: Randazzo, Mercuri y el regreso de los muertos vivos


Ignacio Campos

El almuerzo del viernes 9 entre Randazzo, Duhalde y Alberto Fernández, primicia de Infobaires24, en el San Juan Tenis Club de San Telmo, desnudó la relación del ex gobernador como aliado del ex ministro del Interior de Cristina y Néstor Kirchner durante 8 años, con la estructura macrista de Cambiemos.

Lo que surge, como se adelantó  en la nota “Randazzo-Duhalde y el misterio de la ‘Cuarta Lista”, es que el ex gobernador es uno de los ejes principales de Cumplir (la sigla poco feliz a la que se apeló) a la hora de los aportes económicos encubiertos. Es la principal razón de ese encuentro entre bambalinas destinado a dejar el contenido del encuentro en un relativo secreto.

Pero eso no es todo porque luego de varias consultas realizadas luego del encuentro, surge que Duhalde es intermediario de otro ex integrante de sus gabinetes, parlamentario, ministro, a los efectos de trasladar fondos para la campaña de Randazzo desde el mismo corazón del macrismo gobernante. Ahí se aúnan dos referentes principales a la hora de tomar la decisión de pasar dineros para afianzar la recuperada “Cuarta Lista”. La misión a cumplir es la de intentar perjudicar la campaña del peronismo y el kirchnerismo que va a llevar como principal candidato en la provincia de Buenos Aires, a Cristina Fernández de Kirchner.

La misión a cumplir es la de intentar perjudicar la campaña del peronismo y el kirchnerismo que va a llevar como principal candidato en la provincia de Buenos Aires, a Cristina Fernández de Kirchner

El hombre que encubría Duhalde al no llevarlo al encuentro reservado en el San Juan, es Osvaldo Mercuri. Mercuri fue funcionario de Duhalde en Lomas de Zamora. En 1985, fue electo diputado provincial y continuó en los periodos 1989 -1997 / 1997-2001 y 2001-2005. Desde 1989 hasta 1997, como de 2001 a 2005, presidió la Cámara de Diputados bonaerenses y tuvo a su cargo el manejo de esa importante caja económica. En 1994 fue convencional Constituyente en Paraná y Santa Fe.

Tiene una Fundación Ecológica de actividades no siempre claras. Es padre de Gabriel que, como él, fugó del Frente Renovador al macrismo. Osvaldo hizo otras volteretas hasta siempre con éxito y en las cuales pudo generar una economía personal amplia en tanto el país se derrumbaba. En esos juegos tránsfugas, término tradicional español que identifica a quienes se deslizan de una sigla política a otra, la esposa de Mercuri, María Elena Torresi aspira a renovar en diputados con el apoyo de María Eugenia Vidal.

Señalan referentes de la política bonaerense, que Mercuri se acerca a Duhalde para asuntos específicos como bien puede ser apoyar económicamente a Florencio Randazzo, pero que en general se incomoda con las extensas peroratas del gobernador que creó “la maldita policía”

Randazzo quiere fe

Señalan referentes de la política bonaerense, que Mercuri se acerca a Duhalde para asuntos específicos como bien puede ser apoyar económicamente a Florencio Randazzo, pero que en general se incomoda con las extensas peroratas del gobernador que creó “la maldita policía”. Duhalde, dicen sus cercanos que se detiene en tiempos recientes a hacer presuntos análisis geoesgtratégicos multidisciplinarios, que fatigan a sus interlocutores. Mercuri en este caso estaría trabajando específicamente en la generación desde Cambiemos, de fondos con destino a Randazzo. Nada más.

Mercuri es parte del partido Fe de Gerónimo Venegas, un rejuntado que intenta dar un toque peronista a la reacción conservadora del gobierno de Cambiemos y Macri. También mantiene un vínculo singular con el titular de Diputados de Cambiemos, Emilio Monzó. En mayo de 2016, Mercuri y su mujer sufrieron un secuestro y pudieron salir ilesos luego de pagar una importante suma de dinero.

Randazzo dejó en claro por què su objetivo no consiste en ganar una elección, ni reinsertarse en el Justicialismo luego de abandonar la acción durante casi dos años

Sin duda, en el encuentro del viernes, Randazzo dejó en claro por què su objetivo no consiste en ganar una elección, ni reinsertarse en el Justicialismo luego de abandonar la acción durante casi dos años. Su función, y ahí los laderos que elige y los contactos a la vista y tras bambalinas, es la de procurar obstaculizar la construcción política de Cristina Fernández de Kirchner en campaña.

No en vano,  colaboradores del diputado Oscar Romero, que hoy no representa a nadie sino tan solo a su ardor por ser reelegido diputados para lo que carece de apoyos, dicen abiertamente que el candidato de Cumplir, carece de votos y en dos meses de movimiento “no mueve el amperímetro”. Tal vez el electorado, luego de un fiasco histórico que paga con dolor, ha comenzado a despertar.

 

Comentarios

comentarios

×