Eva Sacco: “De ARSAT a UBER”


Eva Sacco Mientras estamos indignados -y estresados- con la coyuntura política y económica otro elefante amarillo nos pasa por delante: la pérdida de soberanía tecnológica que propone el plan de Cambiemos. ¿Por qué es tan grave perder soberanía tecnológica? Algunos ejemplos hablan por sí solos.
Colaboración especial de Ignacio Yebra, Especialista en gestión de la Innovación de las Tecnologías (Gtec)
En  numerosas oportunidades tocamos el tema de la restricción externa: la incapacidad que tienen las economías en desarrollo de conseguir los dólares suficientes para llevar delante un proceso de desarrollo con inclusión social sin necesidad de administrar el comercio exterior y la demanda de dólares. La solución a esta problemática en el mediano plazo viene de la mano de la sustitución de importaciones y la apuesta por sectores tecnológicamente de punta con capacidad de generar saldos exportables. Nuestro país generó condiciones para que la industria aeroespacial se desarrolle de la mano de ARSAT.  Esta empresa fue fundada en 2006, con la finalidad de aprovechar los slot geoestacionarios asignados a Argentina en el espacio. Los slots geoestacionarios son un recurso estratégico muy importante. Su valor radica en que son puntos sobre la órbita terrestre donde se pueden colocar satélites de larga duración y cobertura global los cuales giran sincrónicamente a la misma velocidad de rotación de la tierra. Los slot geoestacionarios son escasos y Argentina estaba a punto de perder los que le corresponden sobre su territorio en el año 2001.  El hecho de que Argentina tenga los satélites ARSAT implicó un ahorro de 20 millones de U$S anuales en concepto de alquiler de servicios , ya que previamente  se alquilaba el uso del satélite por donde confluían todas las comunicaciones y transmisiones Argentinas, además de permitir conectar regiones antes aisladas.

Uno de los principales accionistas de UBER es Goldman Sachs, Banco muy relacionado con la crisis mundial del 2008, y que fue rescatado por el gobierno de Estados Unidos, quedando este como socio del banco

El programa Conectar Igualdad fue otro importante paso en el afianzamiento de la soberanía tecnológica.  Consistía en entrega de una computadora por alumno en escuelas secundarias. Este programa es la versión local de un proyecto internacional de la ONG one laptop per child (una computadora por niño).  El enfoque propuesto consiste en igualar las oportunidades de acceso tecnológico, considerando a los alumnos como sujeto, brindando todas las herramientas para que tenga libertad de elección. Es por eso que las computadoras tenían tanto Linux como Windows. Durante el último año, se planteó el proceso de migración de todas las computadoras al sistema operativo nacional: Huayra, un sistema operativo de producción nacional orientado a la educación. Para la educación primaria existía un plan distinto: equipar a todas las escuelas de nivel primario con lo que se llamaba Aulas Digitales Móviles (ADM) para que todas las escuelas tuvieran su Aula de Computación con 30 computadoras por colegio, todo esto dentro del Plan de Inclusión Digital Educativo (PNIDE). Todo el desarrollo y gestión se realizaba íntegramente en el estado Nacional.

En Diciembre con la asunción del nuevo gobierno, estas políticas de Desarrollo Tecnológico Nacional quedaron de lado, tanto el ARSAT ( mas conocido como “Heladera”, o “satelite que saca fotos de las obras publicas”), como el Programa Conectar Igualdad y las Aulas Digitales Móviles, lo cual queda a la vista sus intenciones de des afectar estas políticas de crecimiento. Más grave es aún la iniciativa de imponer el voto electrónico, donde la fiscalización que da en manos de un “grupo de expertos”

Llevando el análisis a los días actuales, el 28 de marzo se lanzo en Argentina un controversial sistema para  pedido de automóviles privados, donde usuarios particulares pueden pedir un auto o poner su auto a disposición, donde se cobra su traslado, una tarifa ya pre establecida por la compañía: UBER. Pasar de hablar de ARSAT a UBER no es mas que mostrar la bajada de lineas que Instituciones globalmentes poderosas desembarcan en estas tierras.  Uno de los principales accionistas de UBER es Goldman Sachs, Banco muy relacionado con la crisis mundial del 2008, y que fue rescatado por el gobierno de Estados Unidos, quedando este como socio del banco.

UBER (Goldman Sachs) viene a hacer negocios con Argentina.

 

Comentarios

comentarios