Camarista recusó a fiscal por participar de la marcha Ni una menos

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

El juez la Cámara Federal de Casación Penal Juan Carlos Gemignani recusó a la fiscal federal Paloma Ochoa, a quien acusó de participar de un “escrache” en su contra dentro de los tribunales de Comodoro Py, en referencia a la marcha “Ni una menos” .

El incidente se produjo en el marco de una causa que tramita el juez federal Rodolfo Canicoba Corral en la que la fiscal imputó al camarista por el delito de “abuso de autoridad” al haber hecho detener a una secretaria de su tribunal que no obedeció una orden administrativa suya.

El hecho ocurrió el pasado 28 de julio durante la feria judicial de inverno, y ya está en el Consejo de la Magistratura porque Gemignani fue denunciado por la secretaria de la Cámara de Casación, María Amelia Expucci, con el respaldo del sindicato Unión Personal de la Justicia Nacional (UPJN) y la Procuración contra la Violencia Institucional (Procuvin).

El camarista pidió el apartamiento de Ochoa de esa causa aduciendo que la fiscal había promovido un escrache en su contra pegando carteles que denunciaban su actitud dentro del edificio de los tribunales federales de Retiro.

La fiscal pidió que se desestime el reclamo de Gemignani, que integra el máximo tribunal penal del país, al recordar que la manifestación a la que se refería el juez fue el Paro Nacional de Mujeres del pasado 19 de octubre.

Ese día, entre las 13 y las 14, hubo un cese de actividades de mujeres bajo la consigna “Ni una menos”, que se cumplió ruidosamente dentro en los tribunales, donde el porcentaje de personal femenino es muy alto.

Ochoa, titular de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional Federal 10, consideró que el planteo de recusación esta “basado en la confusión si no extravagante, violatoria del derecho a la libertad de expresión y para nada respetuosa de los derechos humanos de las mujeres, que supone entender una movilización en defensa de tales derechos como un ‘escrache'” .

La fiscal negó haber pegado carteles en el primer piso del edificio, donde funciona la Cámara Federal de Casación, pero admitió haberlo hecho en el quinto piso del edificio, donde se concentran las fiscalías sin que “ninguno de los fiscales varones lo sintiese como un escrache”, según relató.

En un escrito, la fiscal relató: “Durante el recorrido que hicimos en el edificio nadie llevó pancartas con el nombre del juez Gemignani, imputado en la causa en la que soy recusada, nadie lo acusó de violento, nadie lo insultó, nadie rompió nada que le perteneciera a él o al Estado”.

“Sentirse escrachado cuando se manifiestan las mujeres en defensa de sus derechos, se convierte en un fuerte argumento que torna aún más verosímil, la vinculación del hecho por el cual está siendo investigado el doctor Gemignani, con la hipótesis de un abuso de poder, basado precisamente en el desequilibrio de poder entre varones y mujeres”, añadió la fiscal.
Entre las pruebas presentadas por Ochoa figura la declaración que hizo el mismo “Miércoles Negro” del paro de mujeres la ministra de la Corte Suprema, Elena Highton de Nolasco, brindando su respaldo a la medida.

La fiscal pidió también que se cite como testigos del incidente a varios periodistas acreditados en los tribunales de Comodoro Py.

Comentarios

comentarios