Escandaloso decreto: Macri ignora al Congreso y beneficia a familiares con el blanqueo

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

El Gobierno incorporó a cónyuges, padres e hijos al régimen de sinceramiento fiscal. Un decreto a la medida de la familia Macri, históricamente evasora. Su exclusión había sido uno de los puntos que tanto Carrió como Massa habían exigido para la aprobación de la ley. Analizan presentar una denuncia penal.

El artículo 83 de la ley de blanqueo establece que “quedan excluidos de las disposiciones los cónyuges, los padres y los hijos menores emancipados de los sujetos alcanzados –es decir, de los políticos que hayan desempeñado cargos desde 2010–”. A contramano de lo que plantea en forma explícita la ley y de lo que había exigido la oposición, el Gobierno definió ayer que los familiares sí pueden integrarse al sinceramiento.

El decreto aclara que los familiares podrán blanquear los bienes que acrediten que se encontraban incorporados en su patrimonio con anterioridad a la fecha en que asumieron el cargo político los cónyuges, padres y/o hijos, según el caso.

Desde el FpV advirtieron a través de una conferencia de prensa que la situación beneficia directamente a Franco Macri, padre del presidente, integrante del directorio de gran cantidad de empresas radicadas en paraísos fiscales, entre las cuales se destacan las que salieron a la luz luego de los Panama Papers, razón por la cual está investigado por la Justicia. Advirtieron que podrían realizar una denuncia penal por el dictado de “un decreto contrario a una ley”.

La exclusión de los familiares de la posibilidad de blanquear bienes y dinero, al igual que la imposibilidad que rige para funcionarios y ex funcionarios que hayan desempeñado funciones desde 2010, fue un reclamo de la oposición casi en conjunto.

La modificación al proyecto oficial para excluir a los familiares directos fue negociada en su momento entre el Gobierno y el legislador del Frente Renovador, Felipe Solá. Varios diputados opositores consideraron que la exclusión se quedaba corta. Julio Raffo (FR) pidió que la imposibilidad se extendiera al conviviente, mientras que Axel Kicillof (Frente para la Victoria) planteó durante el debate que la exclusión llegara a los parientes hasta cuarto grado de consanguinidad o afinidad ascendente o descendente, alertando sobre el vínculo del presidente Macri con su primo Ángelo Calcaterra, empresario top de la obra pública.

Ante la “evidente contradicción entre la ley votada por el Congreso y el decreto” que lleva la firma del presidente Macri, del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, la diputada María Emilia Soria adelantó que el bloque del FpV analiza la posibilidad de avanzar con una denuncia penal.

La imposibilidad de ingresar al sinceramiento se extiende hasta los funcionarios que hayan desempeñado funciones desde 2010. Con el decreto de ayer, los familiares de esas personas sí podrán ingresar al blanqueo.

Comentarios

comentarios