Posadas: lleva 120 días detenido, sin motivo


Se trata de Guillermo Acosta, un hombre de 36 años que permanece en un hospital psiquiátrico sin conocer los motivos de su detención.  Los médicos piden su salida del hospital.

Guillermo Acosta, de 36 años,  lleva 120 días internado en el hospital psiquiátrico  Carrillo de Posadas, Misiones,  con custodia policial, pese a que no le comunicaron los motivos reales de su detención, surgida por una aparente denuncia familiar.

El Juzgado de Instrucción número 1, a cargo Juez Marcelo Cardozo, no argumentó que tipo de cargos se le endilgan y hasta el momento no da respuestas a reiterados informes médicos que aseguran que el joven en cuestión no debe permanecer alojado en ese centro de salud mental.

“Estoy en calidad de detenido, por un oficio del juez, pero el equipo médico que me está tratando mandó cuatro informes para que el magistrado revea mi situación”, explicó el hombre, quien contó que fue detenido porque el 9 de agosto sufrió una descompensación psiquiátrica.

“Los motivos que dan mi detención dice que es por una ´denuncia´. Pero es una denuncia por qué. No es un motivo eso”, dice Acosta, quien contó que está sufriendo su detención en el psiquiátrico debido a que tiene que compartir el alojamiento con internos que “gritan, defecan y tienen relaciones en cualquier lado”.

Acosta es  amante de la música, de la política y de la vida tranquila.  Su vida que dio vuelta campana el 15 de agosto de 2016 cuando fue detenido por personal de la comisaría 3ra de Posadas.

Los uniformados ingresaron al domicilio que compartía con su mamá cerca de las cinco de la tarde de un lunes feriado, a causa de una denuncia formulada por su propia madre Laura Esther Ojeda y acompañada la decisión, en todo momento, por su hermana Laura Raquel Acosta.

El derrotero de Guillermo Acosta comenzó en la comisaría 3ra de Posadas y luego, en el Hospital psiquiátrico Dr Carrillo, siempre esposado.

Desde que ingresó al centro de salud mental, tiene una custodia policial que lo acompaña permanentemente dentro de las instalaciones del nosocomio y así transcurrieron 120 días sin explicaciones, sin argumentos sólidos, sin respuestas.
detenido

Según cuenta Acosta, los informes emanados por el cuerpo médico del hospital han sido siempre favorables a su externación. Allí, los médicos detallan que Acosta “no tiene criterio de internación”. Sin embargo, la denuncia nunca fue retirada por los familiares y esto genera una situación viciada.

La familia que no retira la denuncia, el juez que no se expide ordenando la libertad, los médicos que insisten en recomendar su no permanencia en el hospital.
Toda esta frustración recae como efecto dominó sobre Guillermo Acosta, que bien podría hacer uso de su libertad lejos de su familia, lejos del Hospital y junto a los que lo quieren y esperan.

“Ya pasaron 123 días. Estoy internado en un psiquiátrico, donde no debo estarlo. Merezco estar en libertad, esta detención está afectando mi salud”, dijo Acosta.

Comentarios

comentarios