CulturaDestacados

Murió Roberto “Tito” Cossa, pilar de la cultura popular argentina

La cultura popular argentina, un territorio imposible de delimitar entre disciplinas artísticas y compromisos políticos sino más bien una amplia zona en la que coexisten en tensión las ideas, las raíces, la vanguardia y el compromiso, perdió en la madrugada de hoy a un referente gigantesco como el dramaturgo Roberto “Tito” Cossa. 

Con 89 años y todavía en actividad, Cossa fue un autor prolífico, comprometido y exitoso que además trajinó consecuentemente en pos del teatro independiente nacional y que, desde las palabras, las ficciones, los escenarios y los hechos se atrevió a ponerle el cuerpo a una concepción cultural vital, poderosa y contestataria. 

La triste noticia fue difundida a través de Argentores, la entidad que supo encabezar y de la que murió siendo presidente honorario, e inmediatamente se amontonan títulos surgidos de su pluma en llamas: “La Nona”, “Yepeto”, “El viejo criado”, “Nuestro fin de semana”, “Tute Cabrero”, “Gris de ausencia”, “Ya nadie recuerda a Fréderic Chopin”, “Angelito” y “Pingüinos” varias de ellas alcanzaron tal suceso que no solamente justifican que su mentor sea considerado el mayor autor teatral de la segunda mitad del siglo XX sino que merecieron versiones cinematográficas.

Pero, además, el artista nacido el 30 de noviembre de 1934, en Buenos Aires, fue un ferviente impulsor y actor de la escena independiente desde donde lanzó buena parte de su obra y también como titular de la Fundación Somigliana entidad que se propuso rescatar y darle sede propia al emblemático Teatro del Pueblo, icono de la actividad que desde noviembre de 2019 logró instalarse en Lavalle 3636 de la Ciudad de Buenos Aires. 

“El teatro independiente es un fenómeno cultural único en el mundo que tiene Buenos Aires y dentro de ese movimiento el Teatro del Pueblo es una referencia que nosotros recibimos de la gente del teatro y todos los que hacemos teatro independiente nos reconocemos en ese faro fundado por ese obstinado anti-fascista de Leónidas Barletta”, señaló “Tito” en algunas de las muchas entrevistas con periodistas de Télam que los archivos personales salvaron del oscurantismo y la censura que niega esa memoria desde el 3 de marzo pasado. 

“El teatro independiente se trata –dijo en noviembre de 2019- de un fenómeno solidario y novedoso porque la plata no puede ser el motor que lo sostenga”.

Y como acabado ejemplo de esa acción cultural donde sueños y voluntades entran en acto aún en los contextos más hostiles, Cossa recordó en aquella charla el acontecimiento político de Teatro Abierto, del que fue uno de sus motores, que desafió la censura y el horror en tiempos de la dictadura cívico-militar iniciada en 1976. 

“El teatro sobrevivió como espacio de resistencia porque es grupal y eso hace que te sientas más apoyado, más seguro. Aunque como herramienta de transformación es minoritaria porque no les llega a las clases bajas, es un arte de las clases medias y de poca clase media”, reflexionó entonces. 

En esa línea, el dramaturgo no esquivaba ni la queja ni la autocrítica: “Los empresarios teatrales le dan bolilla a las obras cuando ven que hay éxito, sean de la nacionalidad que sean. En general, tienen más confianza por un éxito en Nueva York o Londres, aunque no la lean bien, y compran el proyecto”, se quejó en noviembre de 2010. 

Durante la misma charla añadió con pesar: “Aunque tampoco los autores de mi generación estamos escribiendo para salas grandes. Nos hemos encapsulado en las pequeñas salas, en cosas más experimentales o menos comerciales (aunque la palabra comercial siempre suena a barato). Ese autor argentino que trabajaba para salas grandes, al que le importaba que hubiera mucho público y tenía talento para meterse en proyectos masivos y mucho sentido del teatro, no está”.

Consultado en aquel momento sobre su relación con los nuevos referentes escénicos, negó tener algún ascendente sobre ellos. “Estamos viejos, pasados. La relación es cordial con algunos, pero bueno, tienen otra mirada, no aquella preocupación política que teníamos nosotros, vinculada a lo ético y a la resistencia. Estos jóvenes han entendido que hay que recorrer el mundo, y algunos lo lograron; estrenan afuera, viajan a Europa, son reconocidos… Conmigo la relación es cordial, correcta, pero por lo pronto nunca vienen a ver mis obras”. 

Hombre ligado a la izquierda y al denominado “campo socialista”, comenzó su carrera profesional trabajando como periodista y colaborador en medios como El Cronista Comercial, Prensa Latina, Clarín, La Opinión y, más recientemente, Página 12. 

Por designios del destino esta noche el Teatro Nacional Cervantes será sede de una nueva puesta de “Un guapo del 900”, clásico argentino de Samuel Eichelbaum con adaptación de Cossa y dirección de Jorge Graciosi que desde las 20 podrá verse en la sala María Guerrero del complejo y que sin duda funcionará a modo de homenaje a su partida.

También en cartel se encuentra “Ya nadie recuerda a Frédéric Chopin”, que los sábados a las 17 sube a escena en el Teatro La Máscara bajo dirección de Norberto Gonzalo y con un elenco integrado por Stella Matute, Amancay Espíndola, Claudio Pazos, Daniel Dibiase, Leonardo Odierna y Brenda Fabregat. 

HONRAR LA VIDA

Tito Cossa será velado mañana viernes de 10 a 14 hs en el hall de Argentores en Pacheco de Melo 1820.


FUENTE: somostelam.com.ar

Colabora con Infobaires24
Suscribite a nuestro canal de youtube TIERRA DEL FUEGO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Tiene un bloqueador de publicidad Activo

Por favor desactive su bloqueador de anuncios, Infobaires24 se financia casi en su totalidad con los ingresos de lass publicidades