DestacadosOpiniónPolítica

Macri huye en pánico ante la justicia amarrando a Milei, que no sabe adónde va

El rehén de SOCMA

Alejandro C. TarruellaMacri no quiere que la justicia le toque SOCMA. Y ante el triunfo electoral del peronismo en Unión por la Patria con Sergio Massa en el liderazgo, tiene cinco causas por la cuáles temer a una recuperación de la justicia del Estado de Derecho.

Son Parques Eólicos, Peajes, Correo Argentino, Espionaje ilegal de uso personal y por último la Mesa Judicial que puede acabar con Comodoro Pro Sociedad Anónima. Lo expresó Rodolfo Tailhade, diputado nacional, integrante de la Comisión de Justicia de la cámara. Para ello, el hijo de Franco, al quedar fuera de juego la infortunada Patricia Bullrich, decidió tomar como rehén al desorbitado Javier Milei. Hoy en la cancha se dirime como Macri lo sostiene no para ganar la elección sino, en primer término, como negocia con el régimen (Círculo Rojo y establishment en general) la entrega de su rehén mimoso y perdido en la bruma de su propio drama personal. Esto es lo que se mueve en los espacios de la diáspora de Juntos por el Cambio y el derrumbe de Javier Milei, abandonado incluso por los factores de poder que prefieren salir de la incertidumbre y hablar con Massa para reordenar su camino.

La oposición fragmentada es la imagen viva de una conformación política en retirada en una nueva estructura simbólica que define el fin de una época. Por eso, Massa, con sensibilidad e inteligencia, planta su formulación política, en la unidad nacional y va reuniendo a su alrededor a radicales, socialistas, cierta izquierda progre que no quiere quedar afuera. Allí están el pueblo argentino, el movimiento obrero, las provincias, los municipios, incluso tal vez por primera vez en la historia, amplios sectores de la iglesia católica y otros cultos. Si Benjamín Disraelí decía que “la estrategia más peligrosa es saltar el abismo en dos veces”, Macri no lo escuchó porque, por lo visto a partir de sus causas judiciales, quiere hacerlo en cinco. La soberbia es uno de sus rasgos distintivos y puede llevarlo solito, sin acompañantes terapéuticos o de los otros, a arrojarse en el aire en un intento de saltar en el espacio sin escuchar a nadie.

Nadie duda de la inteligencia de Mauricio, pero casi ninguno de su soberbia. Recordemos que llegó a Boca de la mano de su papá. mi padre lo hace presidente a Macri, confesó Humbertito Grondona entrevistado por Andrés Ducatenzeiler en el programa de Flavio Azzaro “El loco y el cuerdo” hacia agosto de 2022 (“El Destape”, 24 de agosto de 2022). Y especificó Grondona que “El padre (Franco Macri) lo llamaba todos los días. ´Julio, mi hijo quiere ser presidente de Boca… Sacámelo de SOCMA (Sociedad Macri) que me la fundió, que me funde la empresa”. Franco veía a Boca como una suerte de entretenimiento para que Mauricio no se aburriera y no intentara abordar la política montado en su soberbia sin límites.

Machete o abismo

Si gana Massa, a Macri le interesa negociar previamente las causas que le producen pánico.

Macri no puede ir contra el Círculo Rojo, ni contra el establishment o el régimen, pero si negocia con el ganador de la elección, por votos o por caída del segundo en cuestión, su suerte sería otra. Evitaría estar solo, fané y descangayado frente a una justicia rediviva, dispuesta a recuperar los años perdidos situándose en la nueva realidad nacional, regional e internacional. Ahora bien, los tiempos no acompañan sus callados ruegos. Una señal la dio estos días la poderosa Fundación Mediterránea al separar de sus filas al angustiado Carlos Melconían, titular del Banco Nación en la cuestionada gestión de Mauricio presidente.

A Macri no le preocupa la suerte de Milei, solo mide cuánto le dura como rehén antes de un acuerdo que le aminore la tensión del pánico. Por eso ni se inmutó al enterarse que para el debate, sus responsables dispusieron que Milei no pueda presentarse con machetes dado que no retiene una frase en público. Su disyuntiva está entre machete o precipicio. En términos de escena teatral estaríamos ante a un drama. Macri observa con cuidado temor lo que vendrá, y observa que se le suma a los requerimientos de la justicia, el caso de Sebastián Marset, narcotraficante uruguayo dado que el canciller de Lacalle Pou, Francisco Bustillo, facilitó un pasaporte cuando era buscado por la justicia y se hallaba preso en los Emiratos Árabes. Marset trabajaba con el ex presidente del Paraguay Horacio Manuel Cartes, amigo y “socio” de Macri en temas del fútbol. Cartes está cuestionado por los Estados Unidos en asuntos narco.

Macri no trepidó en usar a la justicia en su gobierno para beneficiar a sus intereses. Recuérdese la causa contra Cristóbal López y Fabián de Sousa, de quienes pretendía, como lo hacían Martínez de Hoz y autoridades militares de la dictadura, sus empresas. Su estrategia consiste en aminorar las pérdidas que va a sufrir a partir del cambio de gobierno y el cambio de época. Para ello, ya entregó a Pepín Rodríguez Simón como “muestra” de su voluntad basándose en el principio conocido que salta a la vista, “sálvese quien pueda”. El líder de JxC pretende una vez más hacerse amigo del juez y presentar una ofrenda para asegurarse una vez más que la ley “es tela de araña”, como se dice hasta en canciones. “Imagino que tendrá que volver al país y explicar todas las causas”, dejó deslizar hace una semana para pasar el aviso acerca de su “ofrenda” a la justicia. Pepín respondería desde su área hasta hoy protegida por Lacalle Pou en Uruguay, que vendría a hablar… Es decir, que se quiebra hasta la intimidad.

La deuda eterna

El otro asunto que tiene sin dormir a Mauricio y justifica mantener amarrado a Milei es la deuda externa. Los U$S 57 mil M que recibió su gobierno del FMI como sus negociaciones, no pasaron por el Congreso Nacional. El gobierno de Massa estaría llamando al ex endeudante a exponer sobre ese grave problema. Dado que en su momento Macri afirmó que pagó con esos fondos deudas de los bancos, se le podría exigir detalle adónde fueron, quienes los recibieron y cuáles fueron los fundamentos legales de ese proceder. Ni hablemos del préstamo de Catar a su gobierno, garantizado con fondos del ANSES. Por eso, el hijo de Franco quiere arreglar, acercarse, hacer amistad y a su modo, masacrando una sonrisa, piensa que puede facilitar el adelantamiento del ballotaje ofrendando al triste Javier, en carácter de gatito mimoso de los grandes poderes como lo calificó Miryam Bergman.

Por eso, Mauricio, en su carácter de jefe de la oposición, pretende entregar para salvarse. Hay algo de infantilismo de su parte porque en su soberbia da la impresión de que no mide los tiempos y, como decía Disraelí, quedaría pataleando en el espacio en su intento de saltar el abismo en varios intentos lo cual, si apelamos a datos elementales de la ciencia, es prácticamente imposible. A todo esto, Macri no comprende que la soberbia nunca es para siempre. Alguna vez se estrella contra su propia sombra.

La Argentina es un país muy serio. Cuenta con un pueblo que tiene reserva de valores, paciencia, humildad, y aun cuando es protagonista principal de este momento histórico que es observado por la humanidad con interés, prefiere no mostrarse y dar su próximo paso para confirmar que entramos en un nuevo tiempo recuperando la justicia. Sergio Massa representa a un liderazgo que expresa ese ideario que hace a una decisión que va del pueblo más pequeño, pasando por ciudades, provincias, regiones y llega al puerto para “dar vuelta la tortilla” e inaugurar el restablecimiento de la democracia, el Estado de Derecho, la justicia social y la soberanía política.

 

 

Colabora con Infobaires24
Suscribite a nuestro canal de youtube TIERRA DEL FUEGO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Tiene un bloqueador de publicidad Activo

Por favor desactive su bloqueador de anuncios, Infobaires24 se financia casi en su totalidad con los ingresos de lass publicidades