DestacadosOpiniónPolítica

FILA DEL HAMBRE para una ARGENTINA DORMIDA

Por GASTÓN HARISPE. Impresionó nuevamente la fuerza arrolladora de la solidaridad. La Fila del Hambre fue una actividad que en dos días de preparación, convocó a decenas de miles de mujeres y hombres que sostienen la imprescindible organización comunitaria de la Argentina dormida.

Es la reserva de la Argentina profunda, que hace las cosas necesarias para que los pibes y pibas del 60% de pobreza nacional proyectable -récord histórico- no se mueran de hambre, tengan sus apoyos escolares y aunque sea, que alguien escuche y ayude a las familias en crisis. Esas heroínas y héroes de los barrios están en todo tipo de problemas domésticos. Sin embargo reciben todo tipo de desatención, desplantes, estigmatizaciones y hasta violencias por parte de otros sectores de la sociedad, medios de comunicación, políticas estatales y otras instituciones. Esa es la expresión más amplia de la desigualdad. Organizar al Pueblo y atender sus principales necesidades hace a los poetas sociales -como los bautiza el Papa Francisco- un sector imprescindible en la estructura social de Argentina.

Que unos tengan poco y otros mucho, no es la única forma en que se expresan los desniveles sociales. El acceso desigual a los recursos simbólicos y materiales se encarna en la nula visualización de los descartados del sistema en la agenda pública. Esos imprescindibles son también perseguidos. Mientras que la sociedad blanca y hegemónica habla de si tiene que haber Ley Ómnibus o no, o si el DNU es procedente, urgente y necesario, sólo los movimientos populares y la Conferencia Episcopal Argentina -la iglesia católica- y algunas iglesias evangélicas, tienen en su agenda principal el tema de la comida urgente de más de 4 millones de argentinos y argentinas. El gobierno y sus seguidores plantean iniciativas de desregulación laboral para que los empresarios puedan despedir, a la vez que proponen achicar el gasto del Estado, para darles más recursos a los empresarios, para que haya más “inversión”. También proponen más desregulaciones, que aumentan los precios de los alimentos, porque la comida se exporta ahora sin límites y se vende en dólares en países extranjeros.

Entre los sectores del trabajo y la producción nacionales, integrados en un sistema asediado por el campo ideológico y mediático del liberalismo, los grupos económicos multinacionales y los sectores financieros especulativos, todos luchan por mantenerse a flote y se defienden como pueden, tímidamente.

El peronismo institucional está desorganizado y disperso, respondiendo con ganas pero sin uñas a la revolución anarcocapitalista con los métodos republicanos en las cajitas orgánicas de la división de poderes de la República como el Congreso, los municipios y los lugares de gestión conquistados. Los peronistas tenemos un Partido Justicialista que tiene a su Presidente en el exterior en silencio. La ley nunca escrita de que los gobernadores e intendentes son los pilares del partido, pero sobre todo autoridades, desmovilizan y desconectan de la realidad, a la fuerza política que tiene que defender a los sectores nacionales, entre ellos y especialmente, a los humildes y descamisados de Evita.

Sólo el Pueblo salvará al Pueblo, dijo el General Perón, conminándonos a unirnos como un sujeto social todo, único, grande e integral, a ponernos cada uno en el lugar correspondiente para una estrategia nacional, que nos distancie de ese destino irreparable a que nos tienen sentenciados las políticas de desindustrialización, hambre y atraso. Y ¡ojo! Que esa desintegración social es precedente a una desintegración territorial que marcha a ritmo de concentración económica y guerras imperialistas en el mundo. Si este Pueblo laborioso de un Nación próspera como fue, actualmente no reconoce sus partes y la pérdida de poder de la clase trabajadora, que es su trabajo, pueden sobrevenir catástrofes mayores, como la separación de las partes de la Argentina colonial. Aunque sea para otras notas más explicativas, no debe dejar de mencionarse, como dice nuestro compañero Horacio Tettamanti, que la visión geopolítica de Milei se apoya en la construida desde hace siglos por los ingleses y que mientras las iniciativas del gobierno imponen respuestas urgentes, la Canciller Mondino aprobó los 14 metros de calado en el Puerto de Montevideo, con lo cual, Argentina entregó la soberanía en los Ríos Paraná y de la Plata, condenando a nuestros puertos y vías navegables a supeditarse al puerto de los uruguayos -en realidad, de los ingleses, kelpers y las multinacionales-. Tema difícil de entender, que requiere más largas explicaciones, pero que somete al comercio exterior argentino a una logística exportadora y extractivista, que nos aleja del control del comercio exterior por parte del Estado. Los precios de los alimentos en nuestro país, tienen que ver especialmente con esto: con el comercio exterior. Aunque digan tonterías como que los aumentos del morfi argento tienen que ver con cuestiones de oferta o demanda en el mercado interno, la verdad es que si los alimentos cuestan en dólares y no hay controles ni restricciones a las exportaciones, los precios serán sujetos a lo que puedan pagar los chinos o los europeos. La Argentina entregó la mesa de su Pueblo, ya que esta es una tendencia que se profundiza con Milei, pero que viene de tiempo atrás, por lo que decimos que la pérdida de la soberanía afecta a la soberanía alimentaria, en tanto los alimentos estén atados a las cadenas logísticas y financieras extranjeras, que dominan el mundo.

La agenda de los movimientos populares es trascendente porque es de resistencia alimentaria, productiva y cultural. Nada más urgente que comer todos los días. Esas madres movilizadas por sus propios hijos y los de su barrio, son el corazón popular que con acento humanista y manos apretadas, abrazan necesariamente la causa nacional que salve la Nación, porque están en el centro de la Patria aunque la Argentina esté dormida y en proceso de colonización acelerado. Si no, veamos al hombre que besa banderas de otros países pero no la nuestra.

El autor

Gastón Harispe. Movimiento Octubres, integrante del Peronismo de la Soberanía.

Colabora con Infobaires24
Suscribite a nuestro canal de youtube TIERRA DEL FUEGO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

Tiene un bloqueador de publicidad Activo

Por favor desactive su bloqueador de anuncios, Infobaires24 se financia casi en su totalidad con los ingresos de lass publicidades