Video: Funcionarios hicieron una fiesta en la Ex ESMA con baile y alcohol


Desde la cartera de Derechos Humanos amenazaron a los trabajadores por publicar una filmación. Una mujer, que aparece en la grabación, fue despedida.

Un video que se hizo viral muestra a funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos en medio de un fiesta con alcohol realizada en la ExEsma, el principal centro clandestino de detención, tortura y asesinato que utilizó la dictadura militar entre 1976 y 1983.

Desde la Asociación de Exdetenidos Desaparecidos (AEDD) denunciaron que los empleados del lugar recibieron amenazas de las autoridades de la Secretaría de Derechos Humanos, luego de que el video fue publicado.

“Si caigo yo, caen todos”, con esas palabras amenazó un funcionario de la Secretaría de DDHH de la Nación a los empleados que participaron en la fiesta de fin de año del 2016 que se “celebró” en la ESMA.

Por su parte, desde la Secretaría de Derechos Humanos sólo difundieron un comunicado de dos párrafos en que anunciaban que el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, pidió el apartamiento de la funcionaria que aparece en el video.

“La Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural remarca una vez más que el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex ESMA) es un ámbito que, por su trágica y dolorosa historia, debe ser motivo de reflexión y respeto por parte de toda la sociedad, y que en virtud de ello los funcionarios que se desempeñan en el mismo deben guardar, más que nadie, el debido decoro en el ejercicio de sus funciones. Conscientes de esta situación, se adoptó la medida referida”, dice el comunicado subido a la página de Facebook de la Secretaría.

A continuación, el comunicado de AEDD acerca de las amenazas a los trabajadores de la Secretaría de Derechos Humanos:

PEDIDO DE MÁXIMA DIFUSION. GRACIAS.
BOLETIN AEDD N° 1250
9 enero 2017

SI CAIGO YO, CAEN TODOS ….
Con estas palabras amenazó un funcionario de la Secretaría de DDHH de la Nación a los empleados que participaron en la fiesta de fin de año del 2016 que se “celebró” en la ESMA.

El exabrupto fue la respuesta a la publicación en las redes sociales de una filmación tomada con un teléfono celular, que mostró los efectos “etílicos” que produjo la celebración sobre los funcionarios de dicha Secretaría, que hasta se animaron a bailar sobre las mesas.

Finalmente, la amenaza hizo efecto y el video “desapareció”.

Es sabido y conocido el “fervor” hacia las bebidas alcohólicas que manifestaron siempre los marinos, forman parte del acervo histórico de los navegantes, y no para combatir el frio necesariamente, tal como quedó demostrado en las noches entre el 24 de diciembre y 1°de enero de 1979, cuando el Contralmirante Supisich (Director de la ESMA) se presentó, visiblemente borracho, en el sótano del Casino de Oficiales y se dirigió a los/as prisioneros/as y les dijo: “Señoras y señores, felices fiestas”.

Con grilletes en los pies, algunos esposados, otros todavía encapuchados, vivimos con espanto esa imagen en la que “el señor de nuestra vida y nuestra muerte” podía tomar una decisión según el dolor de cabeza que le produjese la ingesta de tanto alcohol.

Hoy, 38 años después, lo que pende sobre la cabeza de los que participaron de esta nueva “fiesta”, no es el traslado en un avión para ser arrojado vivo al mar. No, la amenaza de los borrachos, de esta ocasión, es la pérdida del trabajo.

En aquella oportunidad, varios de los que fueron “saludados” por Supisich (hoy muerto) fueron finalmente trasladados y nunca se supo más de ellos.
No les quepan dudas a los “amenazados” de hoy, que algunos serán despedidos y perderán sus trabajos, otros no.

La historia, si no aprendemos de ella, suele repetirse, al principio como tragedia y luego como farsa.

Una y otra vez hemos sostenido que los sitios de memoria deben dar cuenta no solamente de los horrores cometidos por la dictadura, sino también del proyecto económico y político por el que se llevó adelante el genocidio, los proyectos políticos que ese genocidio quiso destruir y los intereses económicos a los que ese genocidio benefició.

Durante años hemos planteado que la ESMA, Centro Clandestino de Detención y Exterminio por el que pasaron más de 5000 compañeros, no podía ser utilizado para fiestas, asados y prácticas de murgas. Ese sitio sigue siendo el lugar donde desaparecieron a nuestros compañeros, y repudiamos cualquier intento de cambiar el sentido y significados de ese espacio.

Hoy los funcionarios del gobierno que niega el genocidio, que pretende imponer una vez más la política de los dos demonios, bailan alegres y borrachos en el Centro Clandestino de detención donde miles de compañeros sufrieron las peores torturas.

Repudiamos este nuevo ataque a la memoria y a la historia del pueblo argentino.
Exigimos una vez más:

-Se instrumente el inmediato cese de actividades ajenas a su funcionamiento específico.
_Restitución del Casino de Oficiales y todo el predio a su condición original tal como fue entregado en 2004 a los gobiernos Nacional y CABA.
_Se integre en forma efectiva e inmediata el Campo de Deportes al Espacio Para la Memoria ESMA.

_Retiro inmediato de todas las oficinas públicas.
_Que se separe de su cargo a la máxima autoridad del organismo que organizó esta “fiesta”: el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj.

PORQUE NO PERMITIREMOS QUE SE BANALICE LA MEMORIA, NI SE PRETENDA EL OLVIDO, NI SE INTENTE LA RECONCILIACION CON LOS GENOCIDAS, POR QUE EXIGIMOS JUSTICIA PARA TODOS LOS COMPAÑEROS DETENIDOS DESAPARECIDOS, DECIMOS COMO SIEMPRE:
NO HABRA OLVIDO, NI PERDÓN, NI RECONCILIACIÓN.

Contactos de prensa:
Osvaldo Barros: 15 4447 6144
Carlos Sueco Lordkipanidse: 15 6335 3979

Comentarios

comentarios

×