Verdades y mentiras sobre los dichos de Esteche

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

Ignacio Campos Mentir, mentir, mentir hasta la mentira final.

Esteche en la radio

Fernando Esteche expresó en el programa “Dame una señal” que emite Radio Cooperativa, una opinión basada en el supuesto de una detención de Cristina Fernández de Kirchner desde el Poder Judicial, a partir de las innumerables denuncias que se impulsan desde el establishment. La misma se refería a la situación que podría producirse en caso de consumarse ese hecho y Esteche especulaba con que el sistema no soportaría un episodio semejante y que, eventualmente, el juez interviniente que se atreviese podría sufrir las consecuencias de una acción en su contra desde el mismo poder del Estado o el poder político. Esta es la esencia de su alegato.

La información que se difundió, intencionalmente sin duda, fue que el dirigente de Quebracho y el partido Miles, había dicho, sin matices, que si Cristina Fernández de Kirchner fuese detenida, el juez podría ser muerto a raíz de su decisión. Lo que se pretende ahora es colocar en boca de Esteche que -en buen criollo- podía ser muerto como reacción de sus partidarios.

Poco después, bajo una interpretación antojadiza el Ministerio de Seguridad, a cargo de Patricia Bullrich, se presentó la demanda contra el líder de Quebracho por decir –supuestamente- que si detienen a Cristina Kirchner “algún juez podría aparecer muerto”. En un comunicado expresaron que “desde el Ministerio de Seguridad de la República Argentina no se tolerarán actos que busquen generar en la sociedad un clima de pánico, miedo y violencia colectiva. Los repudiables dichos de Esteche, además, intentan infundir temor contra quienes son los encargados de impartir Justicia”.

Sin duda, la intención del Ministerio que ostenta la ex dirigente de Montoneros ahora en Cambiemos, es la de hacer una interpretación antojadiza de los dichos de Esteche a los fines de cargar las tintas sobre un tema de incidente mediática, para borrar asuntos mucho más serios y preocupantes para la sociedad argentina. Este fin de semana, por ejemplo, se conoció que la deuda pública alcanzó en el año un 55% del PBI menos de la mitad del 120% previo a la reestructuración del 2005, según información del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano. Nadie podría poner en duda de que esa Universidad es cercana al gobierno. También se supo que la deuda del sector público nacional ascendía al cierre del segundo trimestre a u$s 258.892 millones, con un alza del 68% respecto a fines de 2005 y del 7,6% con relación a fines de 2015. Y se conoció que hasta el último día de octubre la nueva deuda emitida en once meses de gestión de la dupla Alfonso Prat Gay – Federico Sturzenegger totalizaba 87 mil millones de dólares.

El tema no tuvo en ningún caso, pese a la gravedad que representa, ningún comentario por parte de funcionarios del Gobierno que, en cambio, como Prat Gay, sostienen que ya no hay inflación y que el país se encamina al crecimiento. Un discurso semejante a los que históricamente daban Martínez de Hoz o Domingo Cavallo.

Inventarle a Fernando Esteche dichos que no expresó, puede ser parte del mismo carnaval de lo siniestro, una nueva jornada dedicada a la simulación

¿Qué dijo?

Consultado por el periodista del programa sobre una posible detención de Cristina Fernández de Kirchner, Esteche fue sintético y preciso. “No puede pasar”, aseguró. “Argumentos no tienen, son inventados”, sintetizó. Además, dijo que se trata “de una variable insostenible” y que el juez que podría ensayar una acción semejante, “sería sacado el juego” y en ese contexto, suponiendo una acción desde las corporaciones (que no señaló específicamente sino como parte del poder en ejercicio), expresó: “Podría aparecer muerto”. Está claro que el dirigente expresaba que el poder no soportaría hoy una detención de Cristina y que, en ese cuadro de situación, desde ese mismo poder, podrían existir acciones que consistirían en atacar al juez que lo hizo. Una de las mismas podría atentar contra su vida.

Para profundizar su posición, sostenía Esteche que a esa detención “no la soporta el sistema político” y por eso el juez sería “sacado del juego”. “Podría pasar cualquier cosa”, resumió.

El sistema judicial tiene una presión intensa del poder político, recuérdense incluso las denuncias de Lilita Carrió sobre el trabajo de zapa del presidente de Boca, Daniel Angelici, como operador de Cambiemos sobre jueces y cortesanos. De manera que los dichos del dirigente tienen visos de realidad desde el propio relato surgido del poder político en ejercicio del gobierno. También es cierto que hay preocupación oficial ante un episodio que sea resultante de denuncias como las de Margarita Stolbizer, y de la intervención de algún juez ya que por lo visto, no hay necesidad de tener pruebas para llevar a prisión a un inocente. Obsérvese el caso de Milagro Salas, cuya detención ha tenido el rechazo y pedido de liberación de cientos de entidades políticas y sociales, Naciones Unidas y Amnistía Internacional.

Para el Gobierno, la técnica consiste en llenar de causas a sus adversarios políticos para tenerlos amarrados a una asistencia permanente a la justicia, y trabajar sobre las imágenes que proveen los casos para actuar mediáticamente sobre ellos. De ese modo además, se tapan los Papeles de Panamá, los subsidios del Poder Ejecutivo a Ángelo Calcaterra, el festival de bonos, el crecimiento de la pobreza y los despidos. Luego, inventarle a Fernando Esteche dichos que no expresó, puede ser parte del mismo carnaval de lo siniestro, una nueva jornada dedicada a la simulación. Y es inevitable que así sea aunque no represente el escenario que desean, también al fracaso que no pueden ver. “Cada vez se arman más operaciones para ocultarte la realidad”, explicaba Gustavo Sylvestre al analizar casos semejantes.

Comentarios

comentarios