Una Marcha sin diputados ni senadores


INCAA: Renunció Pablo Rovito.  Escribe Alejandro C. Tarruella

Alejandro C. Tarruella

El Congreso no está, no sabe, no contesta

   Fue Pino Solanas, en calidad de cineasta, quien expuso frente a la sede del Instituto Nacional de Cinematografía, que injerencia de un poder sobre otro al producirse la intervención pedida por Eduardo Feinman y Alejandro Fantino, y ejecutada por el ministro de Cultura, Pablo Avelluto. La idea de los mandantes de ambos y Avelluto, es destruir la estructura que da a la Argentina un rasgo propio desde su creación en 1948, gobierno del general Perón, y facilitar al monopolio Cablevisión la destrucción de los derechos inherentes al ejercicio industrial de la cinematografía. Fue durante la movilización realizada este mediodía.

  La marcha fue llamada por los estudiantes del ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica), frente a la sede del INCAA en la calle Lima al 300. Dentro del INCAA, muchos empleados se encontraban al borde del pánico, atemorizados ante la alternativa de próximos despidos y solo algunos se atrevieron a sumarse a la movilización. Solanas explicó que la Autarquía de la entidad deriva de una ley de la Nación, razón por la cual para realizar modificaciones estructurales, hay que ir al Congreso. Curiosamente, en la movilización no había, salvo Solanas, no había ni un solo diputado o concejal de la Ciudad. “Es insólito, no puedo creer que no vengan a ayudarnos”, se escuchó una y otra vez. Alguien recordó que en el último recordatorio de la masacre de Iron Mountain, un domingo en la mañana, tampoco hubo ni concejales, ni diputados, ni senadores. Liliana Mazure, diputada nacional, ex titular del INCAA tampoco fue de la partida.

   Se veía a Arturo Bonín, Dario Grandinetti, Cristina Banegas, Ana Celentano, Tristan Bauer, Luisa Kulioc, Rafael Spregelburd, Alejandra Darín (hizo la adhesión de la Asociación Argentina de Actores), Fernán Mirás, Andrés Gato Martínez Cantó, Daniel Burak, Virna Molina y Claudio Remedi.

Un ataque al cine nacional

   “Esto es gravísimo y puede barrer con el cine argentino de un plumazo. Todos los que hacemos cine estamos unidos en esta pelea para explicarle a la gente. Acá no es solamente la renuncia de Cacetta sino que el Gobierno Nacional, empujándolo en nombre de Avelluto, va detrás de los fondos del cine”, expresó la directora Lucía Puenzo, horas antes de la marcha. Circulaba ya  en redes sociales un spot en el que se reclama que “no se destruya la ley de cine o se vacíe el fondo de fomento cinematográfico”.  Se veía en la producción a Natalia Oreiro, Griselda Siciliani, Dolores Fonzi, Graciela Borges, Esteban Lamothe, Pablo Rago,  Juan Minujin y Leonardo Sbaraglia. La Asociación Directores de Cine señaló entonces que “El cine nacional se autofinancia, no le quita recursos ni a los jubilados, ni a los maestros, ni a los hospitales. Por cada espectador que compra una entrada al país, el 10% va a un fondo de fomento cinematográfico. Pero el mayor aporte se recibe del canon que todas las empresas de televisión abierta, cable y radiodifusión pagan por hacer uso de las señales de todo el país. Ese canon es mucho dinero, de ese canon se quieren liberar”.

    El INCAA a cargo de Ralph Haiek, vicepresidente de Alejandro Cacetta, había informado al personal del INCAA que no habría despidos en la planta aunque los hay en la cúpula. Hoy fue separado sin embargo, el gerente de Administración, Raúl Seguí y lo sucederá Nicolás Yocca, ex ejecutivo de Radio Continental y Radio Mitre, hombre del grupo Clarín; también se fueron el gerente de Relaciones Institucionales, Rómulo Pullol y el de Unidad de Auditoría Interna, Rolando Oreiro. La renuncia del rector de la ENERC, Pablo Rovito, cierra un inició de semana sombrío. Infonews a través de “El Argentino” de la Zona Norte, vinculó Yocca en octubre de 2014, a un emprendimiento inmobiliario en el Tigre sostenido por Sergio Massa.

   Pablo Luis Rovito, presentó su renuncia y calificó al informe periodístico que dio origen a la crisis “plagado de falsedades e inexactitudes”, y parte de una “burda operación de prensa” para “legitimar un pedido de renuncia” de Cacetta. Recordó que llegó al cargo por concurso y “no tomó contacto o formó parte” en actos administrativos y acciones económicas de la ENERC.
También acusó a Haiek de “callar” con respecto a las acusaciones de desmanejos presupuestarios. Es posible, que haya en los próximos días la presentación de amparos ante la justicia debido a que, el régimen de autarquía precisa para realizar acciones de la intervención del Congreso. Preocupa, que ni diputados ni senadores, se acercaran –salvo del caso de Solanas que es cineasta- a participar de un hecho que hiere profundamente a la cultura nacional.

   La intervención del gobierno se considera que es contra la Ley del Cine e implica un avance en la destrucción del Estado de Derecho. Y ese es el punto central que vulnera el gobierno. Los cineastas creen que hay voracidad en hacerse de las cajas del INCAA favoreciendo a grupos económicos interesados, tal el caso de Clarín. Además, hay interés en no pagar derechos de todo tipo que hoy favorecen a realizados, cineastas y actores, y para eso necesitan pasar por encima de la ley y la Constitución.

Comentarios

comentarios