Un nuevo coloso hallado en la Patagonia argentina


Por: Guillermo Magadán

 

 

Los detalles del descubrimiento se publican hoy en la revista Scientific Reports.

El hallazgo incluye una vértebra del cuello de un metro de ancho, un hueso del muslo que es tan alto como un hombre, y las costillas del tamaño de tablas, que representan el esqueleto más completo de un titanosaurio herbívoro recuperado en todo del mundo.

Se trata de un ejemplar de saurópodo gigante de 26 metros de largo y con un peso de, aproximadamente, 59.300 kg en el momento de su muerte. Lo han denominado Dreadnoughtus schrani –que significa textualmente “que no teme a nada”– y es el animal terrestre más grande del que se han encontrado restos suficientes para calcular su masa corporal.

Estos colosos vivieron hace unos 77 millones de años en un bosque templado en el extremo sur de América del Sur. Su peso corporal equivale a una docena de elefantes africanos o más de siete tiranosauros rex, según Kenneth Lacorvara, paleontólogo de la Universidad de Drexel en Filadelfia.

Otro animal prehistórico gigante, el Argentinosaurus, era de un tamaño comparable, pero sus dimensiones se conocen sólo por un fragmento de columna vertebral, una tibia y un puñado de otros fragmentos óseos. El Diplodocus, que vivió 80 millones de años atrás, pesaba unas 16 toneladas, un peso comparativamente menor.

Lacorvara dió un primer vistazo a los restos durante una excursión al sur de la Patagonia en 2005, lo que parecía ser una pequeña colección de huesos, pronto se convirtió en un descubrimiento de más de 100 fragmentos de fósiles, exquisitamente bien conservados, de quien  se estima que aparentemente se ahogó en arenas movedizas.

 

                                                         

                                          Kenneth Lacovara posa junto al fémur de 1,8 metros.

 

Cerca de este dinosaurio encontraron otro ejemplar de menor tamaño. “Hemos confirmado que ambos pertenecen a la misma especie pero no es posible determinar si tenían algún parentesco”, explica Lacovara. Para desenterrar el centenar de restos óseos del más grande encontrados hicieron falta un total de cuatro campañas de excavación, que se desarrollaron entre 2005 y 2009 en la Formación Cerro Fortaleza, situada en la provincia de Santa Cruz, al sureste de Argentina.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×