Trabajadores informales de Once se encadenan y levantan parcialmente el corte sobre Pueyrredón


Luego de pasar la noche en la esquina de Mitre y Pueyrredón, los trabajadores informales de Once que reclaman desde ayer por un lugar donde trabajar, decidieron en asamblea levantar parcialmente el corte sobre la avenida Pueyrredón hasta las 17hs, momento en que sabrán que propuestas reciben del Gobierno porteño. En tanto algunas mujeres, entre ellas Flora de 79 años, y 43 como vendedora callejera en ese barrio, decidieron encadenarse hasta conseguir una respuestas definitiva a sus demandas laborales. Tres cordones de la Guardia de Infantería de la Policía Federal Argentina vigilan sus movimientos de cerca luego de la represión sufrida ayer.

Varias centenares de vendedores callejeros, o trabajadores informales y/o precarizados del barrio de Once, mantenían hoy por segundo día consecutivo el corte en la intersección de la calle Mitre y avenida Pueyrredón.

El dato del día, fue el encadenamiento que decidieron hacer algunas mujeres, entre ellas Flora, de 79 años y vendedora ambulante desde hace 43 años, que le dijo a IB24: “También soy una abuela de lo de Cromañón, acá Macri y Larreta están haciendo una discriminación laboral porque no nos dejan trabajar, en cambio en las calles laterales si se puede trabajar, ¿cómo es esto?. ¿Vos querés saber por qué me encandeno?, para defender mi derecho y el de mis compañeros a poder trabajar y ganarnos el pan como toda la vida hicimos”.

Luego, este medio dialogó con Lorena, otra trabajadora del barrio de Once, madre de siete hijos. Al preguntarle cómo ve la situación, dijo: “Seguimos negociando todavía, ayer la pasamos acá luchando, si tenmos que pagar el monotributo lo que sea lo vamos a pagar porque necesitamos laburar, nada más”.

En referencia a las primeras propuestas del Gobierno porteño dijo: “Supuestamente nos quieren mandar a la cancha de Huracán o acá a la Plaza (Once),que entran pocos vendedores, todos no entramos ahí, eso”. “Lo que queremos es volver a trabajar pero ordenadamente y algunos nos dicen que somos compinches de los delincuentes, pero nada que ver, acá lo único que queremos es trabajar”.

Respecto al despliegue policial, Lorena reflexionó: “Tendrían que concentrarse más en la gente que anda asesinando o que venden drogas, correr a los delincuentes de verdad, nosotros somos gente de laburo, nada más, ayer y hoy que no trabajé son dos días que mis hijos no comen, yo vivo en un parador, en el “Azucena Villaflor, con mis hijos y mi marido que también está luchando acá”.

Un dato que no deja de llamar la atención desde ayer, y más aún luego de la represión sufrida por estos trabajadores, es que ninguna organización social y/o política se hizo presente hasta el momento para solidarizarse con éstos trabajadores precarizados.

Fotos y texto: Maximiliano Borches

Comentarios

comentarios