Reprimen a trabajadores de la empresa Este

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

Los trabajadores habían tomado la terminal de la empresa Este en ruta 11, kilómetro 8, de Villa Elvira, cuando un grupo de policías se acercó al lugar para reprimirlos y desalojarlos. Hubo corridas y balas de goma. Los empleados pedían por la reincorporación de despedidos.

El operativo dejó 20 demorados -que cerca de la medianoche quedaron en libertad- y heridos leves. Al cierre de esta edición, integrantes de la compañía evaluaban el panorama en el predio, ya que al parecer se registraron daños en decenas de unidades. Al menos, en las primeras horas de esta jornada, el servicio seguiría cumpliéndose con el esquema de emergencia que se implementó en los últimos días.

Personal policial se apostó en las inmediaciones de la terminal tomada el 17 de octubre pasado. Según se pudo saber, el diálogo entre los efectivos y los ocupantes del predio se pulverizó. Hay algunas versiones que indican que distintos piedrazos arrojados a los policías desató la reacción de los uniformados, quienes arrojaron gases lacrimógenos y balas de goma.

“De acá no nos mueve nadie”, había anticipado uno de los ocupantes de la terminal, cuando el desalojo estaba a punto de ejecutarse. La medida dictada por el juez Juan Pablo Masi, quedó sellada pasadas las 15. Tras notificar a la Municipalidad, al ministerio de Trabajo y a la empresa -como lo había pedido el magistrado-, llegó el momento de hacerlo con quienes ocupaban el predio. Fue en esa instancia que las palabras fueron reemplazadas por la acción y el descontrol se apoderó del predio de Villa Elvira.

Corridas hacia distintos sectores, estruendos, densas nubes provocadas por el gas lacrimógeno y gritos, coparon la escena, junto a cubiertas encendidas, que completaban un panorama cargado de tensión.

Los ocupantes del predio, la protesta se originó por el despido de choferes. De esta movida no participó el gremio del sector, la Unión Tranviaria Automotor. Los ocupantes del predio querían la reincorporación de los despedidos, la posibilidad de habilitar una votación de delegados gremiales y mejoras en el ámbito laboral.

Desde la empresa Expreso La Plata -que explota el servicio de la empresa Este- nunca reconocieron la situación como un problema gremial y lo plantearon como un episodio penal, por lo que hicieron una denuncia ante la Justicia y presentaron un recurso de amparo, el jueves pasado, para que se liberen el predio y las unidades con la finalidad de normalizar el servicio.

El conflicto había generado serios problemas para unos 70.000 usuarios de la línea Este y la 520 que también tiene parada en el predio liberado anoche por el desalojo, según informó El Día.

El dueño de las empresas es Osmar Corbelli, quien además es propietario de una importante cantidad de líneas que surcan la Plata y la región. Su poder político creció con la llegada de Cambiemos.

Comentarios

comentarios