Rachid: “Los líderes populares superan la vida biológica”

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

El docente explica que los referentes de las luchas sociales, cuando murieron dejaron un vacío importante, pero que su imagen continuó siendo una guía.

1- Cuando los “porteños” unitarios rivadavianos festejaron el exilio de San Martín, después de Guayaquil, pensando que habían derrotado al Libertador de la Patria Grande y podrían dedicarse a continuar el saqueo del país real, San Martín regresó como Padre de la Patria casi 50 años después.

2- Lo mismo pensaron los porteños al exilio de Artigas a quien no sólo persiguieron, denostaron sino que los condenaron a muerte ofreciendo recompensa a su cabeza “vivo o muerto”. “Me he quedado sin Patria” dijo Artigas cuando le comunicaron la independencia del Uruguay que nunca había querido, pensando el Patria Grande. Regresó como Padre de la Patria Oriental.

3- El mismo Rosas fue enterrado en vida por el mitrismo después de Caseros, lo borraron de la historia al destinatario testamentario del sable del Libertador, el mismo Rosas que había derrotado políticamente a los imperios ingles y francés en Obligado, pero que fue rescatado por el pueblo, el revisionismo histórico y luego por Perón y ahora por Néstor y Cristina.

4- Fue multitudinario el sepelio y entierro de Yrigoyen, cientos de miles lo despidieron a quien dos años antes había echado y encarcelado los militares argentino imbuidos de un colonialismo servil.

El radicalismo irigoyenista no murió sino que sigue vivo en sus militantes populares desde FORJA y Jauretche en adelante, hasta hoy.

5- Quisieron borrar y hasta se robaron su cadáver, tal era el odio que le tenían a Evita, que en su afán de borrar su memoria no dudaron en ultrajarla aún después de muerta, enterrarla como otra persona en Italia, pero no pudieron con su recuerdo en el pueblo que no sólo la amó, sino la rescató y la trajo de vuelta con amor profundo y reivindicación de su pasión revolucionaria.

6- Festejó EEUU y la CIA la muerte del Che Guevara, lo exhibieron como trofeo de quienes cazan un animal, se fotografiaban junto a su cadáver, no sabían que estaban generando un mito, una leyenda imborrable en la memoria de los jóvenes del mundo que rápidamente lo adoptaron como ícono de la moral revolucionaria, frene a la lógica del dinero y el poder.

7- Muerto Perón, muerta la rabia decían los gorilas históricos y modernos de nuestro país, sin embargo desde su retorno al país, a partir de 18 años de lucha revolucionaria del movimiento obrero y los grupos juveniles, el régimen tuvo que ceder, sabiendo que Perón moría biológicamente, no supusieron que seguiríamos las huellas profundas de la revolución peronista, mas allá incluso de traiciones y claudicaciones, siempre vuelve el peronismo a su compromiso profundo con el pueblo y la Patria, siempre Grande y Latinoamericana.

8- Tampoco murieron en otras latitudes Mao, Lenin, Nasser, Sukarno, Mandela, Gandhi, Khomeini, Arafat, entre otros y perdonen omisiones, que siguieron siendo guías de sus pueblos después de muertos con sus conductas e ideas emancipadoras, anticoloniales y revolucionarias. Siguen vivos como utopías siempre abiertas a los desafíos de los pueblos. No pudieron matar la Revolución Bolivariana muerto Chávez, ni enterrar el mito generado a la muerte biológica de Néstor, quienes vivirán por siempre, ante el odio de los políticos cipayos mortales.

9- No murió tampoco Fidel en estos días, sólo dejó de acompañarnos físicamente, como tantos otros revolucionarios del mundo, pero si de solidaridad internacional se habla, siempre aparecerá Fidel y el generoso pueblo cubano a la cabeza de la predisposición de ayudar y asistir a pueblos con dificultades, desde una concepción socialista, humanista y latinoamericanista, basada en el amor.

10- La reacción conservadora de todos los países, aliados cipayos de los imperios de turno, cualquiera sea su denominación, NUNCA tiene ni tendrá líderes que perviven después de muertos, sólo tienen líderes ocasionales del dolor, la guerra y la muerte. Pero todos sabemos que no morirán nunca Lula, Evo, Correa, Mujica ni nuestra Cristina, que han constituido liderazgos basados en el compromiso con el pueblo. Esa construcción actual es lo que preserva la memoria de los latinoamericanos que habremos perdido batallas puntuales en manos del imperio, pero que volveremos a ser Patria Grande y Soberana.

Comentarios

comentarios

Jorge Rachid

Jorge Rachid

MEDICO DE BARRIO Y DEL TRABAJO-MILITANTE PERONISTA-PROFESOR EN LA SOCIALES EN UNLZ-ESCRITOR-PRESIDENTE DEL IDEARIO ARTIGUISTA INSTITUTO DORREGO RELAP DE PPM