“Queremos cambiar esta ciudad y no solo lo pensamos sino que tenemos los recursos necesarios”


Ante nuestra consulta sobre el proyecto alternativo al macrismo desde “Convocatoria Popular”, -espacio que representa –  respondió:

-“Queremos cambiar esta Ciudad. La verdad que no solo lo pensamos, sino que tenemos los recursos humanos, sabemos como, y además la administración porteña tiene capacidad económica. Es decir; se puede cambiar. Nosotros soñamos con una Ciudad más justa, más inclusiva, más igualitaria; que vivas donde vivas tengas los mismos derechos y las mismas posibilidades.  Hoy lamentablemente por el hecho de nacer en el sur de la Ciudad de Buenos Aires hay condiciones de hacinamiento no siendo así en la zona norte.  Hay comunas como la 8, donde el 21%  de sus habitantes vive en condiciones de hacinamiento. Es decir más de tres personas por habitación. En el norte es solo el 3%. Lo que es más duro y más grave es el problema de la educación: faltan vacantes en el sur  sobran vacantes en el norte; en las zonas “bajas” 3 de cada 10 pueden ir a doble escolaridad, en las del norte 7 de cada 10. Pero lo que más indigna es el tema de la mortalidad infantil: por año cada mil chicos que nacen, 11 mueren antes del año de vida y 5 en el norte. Solo por el hecho de vivir en el sur de la CABA  tenés el doble de posibilidades de fallecer antes del año de vida. Eso es absolutamente injusto porque estás estadísticamente condenado. Y el año que viene va a pasar lo mismo, porque Macri ha dejado en el abandono éstas comunas. Entonces nosotros queremos que todos tengan las mismas posibilidades, los mismos derechos, el mismo transporte, la misma seguridad, la misma iluminación, las mismas plazas, los mismos juegos, los mismos cines, el mismo teatro y tenemos con qué hacerlo. En una Argentina que construyó 400 mil viviendas nuevas en diez años con más de un millón de soluciones habitacionales la Ciudad no llegó a 100 viviendas sociales. Nosotros tenemos un presupuesto per cápita de 41 mil dólares por habitante por año. Chaco tiene uno de 2 mil dólares por habitante por año e hizo en los últimos diez años 40 mil viviendas sociales, y nosotros no llegamos a 100. Es decir, ¿a dónde va a parar la plata? ¿en qué se invierte? ¿a beneficio de quién va? Entonces venimos a contar que tenemos planes de viviendas  para erradicar las villas y convertirlas en barrios obreros, pero también para que la clase media pueda acceder a la vivienda que hoy es imposible, no porque se gane poco, sino porque el valor del inmueble es inalcanzable. Si la gente mañana ganara el triple el valor del inmueble volvería a multiplicarse. Entonces nosotros tenemos un plan de construcción de 20 mil viviendas en terrenos propios para los sectores medios de esta ciudad. Lo que hay que tener es políticas, porque si esas políticas no están las cosas igual se hacen, pero las hace el mercado. Entonces esto es lo que venimos a plantear.”

Si bien la problemática expuesta por López es conocida y hasta criticada por muchos porteños Infobaires24 preguntó el porqué reiteradamente éstos mismos ciudadanos apoyan posturas contrarias a la inclusión y a los planes de gobierno que contienen a todos los sectores, por lo que expresó:

-“Es muy loco. Voy a mencionar dos charlas: una en la facultad de arquitectura, 400 alumnos. Yo iba a hablar de los planes para la ciudad y un docente pregunta cuál de los 400 podía comprarse un departamento con su propio sueldo. Uno sobre 400. Al día siguiente voy a dar una charla a la Asociación Cristiana de Jóvenes y comento que queremos construir 60 mil viviendas (40 mil en las zonas de las villas y 20 mil para los sectores medios) y una persona después de que digo todo esto me dice “y para la mayoría, ¿qué planes tiene?” Entonces digo… Como existe esta disociación entre construir viviendas y que eso no le importe a nadie pero cuando les preguntas quién puede comprar una vivienda nadie puede. Es una disociación muy grande entre lo que sucede y lo que uno cree que sucede. Entonces los problemas de alquiler o con el alquiler son importantes en esta ciudad, los problemas de viviendas son enormes. Ahora vos decís que vas a avanzar sobre las viviendas y te dicen “No. Pero eso es para los pobres”. No se dan cuenta que esa persona que me hizo la pregunta seguramente debe tener un hijo, un sobrino, un primo o el hijo de algún conocido que no accede aunque tenga trabajo. Yo creo que a Macri lo protegen los grandes medios, esos que hacen vivir una sensación que no existe, y el fue beneficiado por el crecimiento del país. Fijate  que en 23 de los 24 distritos en el 2011 ganaron los oficialismos. Oficialismos contradictorios. Cristina ganó en todo el país. En Buenos Aires ganó Macri, en Santa Fe Bonfatti, en Córdoba  De la Sota – que también era un oficialismo contrario a Cristina – porque la gente no quería cambiar  ya que estábamos bien, entonces no distingue el “estar bien” de dónde viene. Nosotros le queremos decir a la gente que el “estar bien” viene de una política nacional, que Macri aplicó una política exactamente contraria en la Ciudad de Buenos Aires, y que  somos nosotros los que tenemos la posibilidad de transformar esta ciudad en un lugar más justo. Así que  de acá al año que viene vamos a caminar, caminar y caminar para decirle al vecino que hay otra propuesta.

También hay cuestiones que son elementales de ver si uno quisiera. Por caso, el próximo lanzamiento de un satélite propio que nos ubica dentro de los únicos ocho países del mundo en poder fabricarlo. ¡Cómo le cuesta al gobierno establecer este mensaje en las ciudades donde se benefician con los planes del gobierno nacional y no se puede acceder en materia de votos!

Pensá que perdimos las principales ciudades de la Argentina;  Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Mar del Plata. Los sectores medios (a los que pertenezco, porque soy un tipo de clase media, pero razono de manera diferente) votan gobiernos progresistas o gobiernos populares cuando la cosa no da para más. Luego la economía crece, a ellos les va mejor, y votan gobiernos que luego los termina desplumando y quitando todo para volver a votar a gobiernos populares o progresistas. Entonces es un contrasentido, es una especie de vocación suicida que tenemos en estas ciudades. Y me parece que tiene que ver con la cuestión cultural, alguien dijo una vez que la Ciudad de Buenos Aires es la capital del imperio que nunca existió, y se ve que nos creemos otra cosa. Yo digo que la verdad que en el 2001, 2002, 2003 la gente no tenía para pagar las expensas, les iban a rematar los departamentos, y algunas personas muy pobres comían de la basura que revolvían previamente. Esta ciudad cambió porque este país cambió, gracias a las políticas nacionales. Yo espero que el nivel de consciencia, que se recuperó en el 2011 con ese gran triunfo de Cristina, podamos recuperarlo en el 2015” concluyó.

Por: Mónica D’Assisi (Periodista)

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×