“Puto y ladrón, lo queremos a Perón”


Jorge Rachid La consigna de miles de pintadas y murales de la Resistencia Peronista de 1955.

1- Así reaccionaba el pueblo argentino ante la embestida desatada contra Perón por sus supuestas relaciones íntimas con un boxeador famoso y por haber robado al país. Era “la segunda tiranía”, según el slogan de la reacción conservadora y asesina, que sin saberlo, favorecía al revisionismo histórico, al hacer preguntarse al pueblo cual había sido la primera: la de Rosas según la historiografía mitrista, del diario La Nación, que enterró desde la Vuelta de Obligado al fusilamiento de Dorrego, desde el legado del sable del Libertador hasta la revolución orillera de Campana en 1811. El mismo diario que hoy insiste en querer enterrar al peronismo.

2- En esos mismos momentos en que se mostraban los “lingotes de oro” de los pasillos del Banco Central, robados por el “dictador”, surgido de elecciones democráticas, hasta los cientos de zapatos de Evita y sus joyas como ícono del robo peronista, con compañeros encarcelados, exiliados, confiscados en sus bienes, estigmatizados, como Aloe, Carrillo, Bramuglia o Mercante, como antes habían llevado en su ofensiva salvaje, a la condena social contra Discépolo, por peronista. El pueblo no les creyó, la historia los reparó.

3- Ayer como hoy, la reacción crea odio persiguiendo, estigmatizando, avanzando sin pudor, brutalmente sobre todo aquello que huela al “régimen anterior”, como editorializan los sesudos columnistas de una prensa que oculta, como ayer, la entrega colonial del país, a expensas de tapar la misma, gestionando el pasado, con la “herencia recibida”, mientras arrasa, tapando el presente de ajuste y dolor.

4- Con jueces adictos que “salen de pesca”, impulsados por una prensa canalla, militante de sus propios intereses, que son capaces junto a los servicios secretos de armar causas, como ayer desde Irigoyen, de inventar procedimientos, de titular los diarios sin respaldo jurídico, donde sólo interesa la condena social que preserve su política y cerrar los caminos de futuro a las experiencias heterodoxas como el “populismo”, estigmatizado por defender los intereses nacionales y de la Patria Grande.

5- En ese orden son capaces de agitar el tema Nisman, personaje gris cuya muerte les permitió una agitación, un ataque al gobierno popular de Cristina, que con criterio y miedo al papelón jurídico, los jueces de entonces y de hoy se niegan a habilitar en su ridícula denuncia. Sin embargo, ante el nuevo gobierno títere de los poderes nacionales e internacionales, quieren reinventarse, atacando a un juez que ha demostrado con sus fallos, su independencia y capacidad. Mientras tapan el juicio por encubrimiento del caso AMIA, que justamente pone en el banquillo al gobierno de entonces, los directivos de la entidad judía y los jueces del juicio corrupto, que hace 13 meses se desarrolla en silencio mediático.

Parlamentarios electos por peronistas, que como hubo en el 55, eligen transitar la vida por coyunturas fáciles, antes que ser actores de la historia de lucha, compromiso y sacrificio, como proyecto de vida, al servicio de los pueblos de la Patria Grande.

6- El mismo juez que procesó al vicepresidente anterior, igual que investigó la Banelco y la denuncia de la apropiación, bajo tortura, de papel Prensa en la dictadura, verdadero motivo del armado de la tacks force de la solicitada, una verdadera vergüenza de la institucionalidad argentina, que tiene por motivo presionar a los jueces de Cámara que deben fallar sobre la viabilidad de la armada denuncia del fiscal. La justicia cómplice, infectada de servicios de informaciones, calla y tolera semejante afrenta y presión.

7- Sin embargo, esa misma monarquía judicial, no se priva de atacar, junto al gobierno nacional y la prensa a Justicia Legítima, asociación de jueces, que quieren democratizar los fueros, de una justicia intrusada por los intereses económicos, las presiones políticas y la embajada que festeja a los propios y denosta a los rebeldes, como los adheridos a esta corriente de pensamiento jurídico. Los tildan de kirchneristas, garantistas, populistas, como ayer juzgaban a los supremos que juraron la Constitución de 1949, expulsándolos por decreto en 1955.

8- Lo mismo quieren hacer con la Procuradora General de la Nación, elegida hace menos de 4 años, por el voto unánime del Senado de la Nación, como marca la Constitución Nacional, que hoy la quieren correr con los repasadores, disminuirle mandato, sacarle poder con la misma presión, la misma “adhesión” a los mecanismos institucionales, que mostraban los fusiladores del 56, al borrar la CN, del constitucionalismo social de Perón y Zampay por decreto, lo mismo que fusilar a los compañeros desde Valle a Livragra, todos detenidos antes del decreto marcial, que autorizaba esa medida asesina, única en la historia nacional…

9- No trepidan en el gobierno en aplaudir a coro los jueces perseguidores, que son capaces de avanzar sobre las familias de los compañeros que condujeron al país, para sacarlo de la peor crisis de la historia, provocada por estos personajes que recitan el combate a la corrupción como excusa, cuando fueron los que vaciaron al país en las etapas mas negras de la dictadura y el neoliberalismo de los 90, con empresas pujantes de negocios sucios con el Estado y el pueblo empobrecido. Empujan, retan, direccionan su odio de clase sobre todos los funcionarios de nuestro gobierno, intentando crear el imaginario que somos todos corruptos. Ayer como hoy, como mañana, no cejan en querer borrar la memoria.

10- Por eso cuando el gobierno actual, legalmente electo, pierde legitimidad ante su acción corrupta sobre las instituciones de la democracia que dice defender, no sólo arrasa lo que se opone a sus decisiones, recibidas de la embajada, las empresas transnacionales y los fondos de inversión, sino que quiere eliminar la política como herramienta, reinstalando el eficientismo privatista, en reemplazo del estado, como en los 90. Para eso necesita juzgar, encarcelar desde Milagros por el litio jujeño, hasta Cristina por el liderazgo popular, mientras trata de cooptar personajes lamentables, parlamentarios electos por peronistas, que como hubo en el 55, eligen transitar la vida por coyunturas fáciles, antes que ser actores de la historia de lucha, compromiso y sacrificio, como proyecto de vida, al servicio de los pueblos de la Patria Grande.

Comentarios

comentarios

Jorge Rachid

Jorge Rachid

MEDICO DE BARRIO Y DEL TRABAJO-MILITANTE PERONISTA-PROFESOR EN LA SOCIALES EN UNLZ-ESCRITOR-PRESIDENTE DEL IDEARIO ARTIGUISTA INSTITUTO DORREGO RELAP DE PPM