Multinacionales quitan su publicidad de Google y Youtube por presunto racismo


Alejandro C. Tarruella

Si algo no imaginaban jamás los responsables de Google y Youtube (esta última pertenece al grupo de Google) era que  el descontrol de su funcionamiento, iba a conducir a una crisis global de sus ofertas. Sin embargo, el sistema que podría calificarse de caótico en sus emisiones, donde cualquier persona entidad puede colgar un mensaje de modo muy sencillo, tiene ese rasgo determinante.

La publicidad, por ejemplo, invade sus zonas de influencia como si el mercado fuese lo único en lo que creen sus propietarios, en una concepción que resbala hacia lo religioso o fanático. Ahora la natural preocupación de los directivos de esas empresas, pasa porque una serie de mensajes xenófobos, racistas y semejantes, llevó a que una cantidad de multinacionales, le quitara la publicidad a Google complicando la recaudación económica, tal vez el punto principal de sus objetivos globales.

Uno de los problemas que se presentan, es que un video xenófobo puede ser presentado con la previa de una publicidad corporativa que, sin duda, vincula a la firma que anuncia con los contenidos de esa producción. Así, ciertos anuncios subidos en videos por un tal Roosh V, autor de un blog titulado “todo hombre es un violador” y otros de un predicador homófobo, Steven Anderson, arrastraron a la crisis de Google que tratan ahora, los medios en todo el planeta.

la natural preocupación de los directivos de esas empresas, pasa porque una serie de mensajes xenófobos, racistas y semejantes, llevó a que una cantidad de multinacionales, le quitara la publicidad a Google complicando la recaudación económica

Las empresas que venden, precisan de escenarios sin riesgos de rechazo. Y ahora, sus publicidades de rigurosa elaboración y altos costos, aparecían al parecer, presentando videos que son considerados de carácter extremista. La medida común a varias multinacionales, perjudica a Google en varios millones de dólares. En Youtube se explica que fueron perjudicados multinacionales como Johnson&Jonson, Verizon, AT&T, Enterprise BBC, A&T, Audi, McDonald’s, L’Oreal, Walmart, General Motors, Starbucks, Pepsico, Volkswagen y el propio The Guardian y GSK, y la reacción sobrevino a un reportaje de la publicación de origen británico, “The Time”, edición del fin de semana pasado. También aparecen en esas emisoras de mensajes, a exmiembros del Ku Klux Klan, o el preocupante Wagdi Ghoneim, predicador islamista resistido por quienes pregonan las libertades públicas.

 De más está decir, que Google y Youtube recaudan millones y más millones con su publicidad que se difunde en el campo internacional. Empresas especializadas en publicidad, intermediarios entre Google-Youtube y las multinacionales que precisan de ella, reclaman ahora cambios en los sistemas de auditoría y controles de las cadenas al subir los videos a la red. El total de las empresas que han retirado publicidad ascienden a unas 300.

 

Google Youtube en Argentina

En la Argentina no ha habido mención del tema aunque hay un problema inminente. El gobierno de Mauricio Macri es un inversor fuerte en redes corporativas de uso social. Se ha establecido que en 2016, bajo la rectoría del ecuatoriano Jaime Durán Barba, pagó un total de 48 millones de pesos en publicidad solamente en Google. Desde el ámbito oficial nadie ha dicho “esta boca es mía” una vez surgida la controversia a nivel internacional. A su vez, numerosos portales de Youtube reclamaron al gobierno de Macri diversificar la publicidad en diferentes medios. Sin embargo, nunca tuvieron eco y la inversión fue dirigida a Google-Youtube y medios afines al gobierno del hijo de Franco.

en 2016, bajo la rectoría del ecuatoriano Jaime Durán Barba, pagó un total de 48 millones de pesos en publicidad solamente en Google

Google fue parco ante la situación e informó nada más que trabajarían en el asunto. Matt Brittin, director de Google en Europa, expresó: “Lamentamos que algo así haya ocurrido. No queremos que pase y asumimos la responsabilidad”. Se analizó con que Brittin quitó dramatismo a la situación y tal vez, guardaba un argumento para usar en el mano a mano con los Ceos de las multinacionales que se presentaban argumentando su perplejidad: los sitios en cuestión no tenían una número de entradas, visitas de usuarios, que pudieran representar una amenaza.

Si bien ese argumento es parcial, tal vez imaginaban ir hacia un sistema de auditorías, chequeos y control, de mayor rigor que al estrictamente alfanumérico que mueve al sistema. Ahora lo que viene es una negociación y la misma, seguramente observan, puede estar cruzada con interesantes de otros grupos insertos en internet, de hacer caer un sistema exitoso para subirse con un sustituto que atraiga las inversiones que entran en juego. Brittin en tanto, informaba que Google está haciendo una inversión millonaria y apelando a la movilización de miles de personas para volver a ser aceptado por los inversores que hoy se sienten afectados por la intrusión.

Macri y su pensador en comunicación, Durán Barba, tendrán que analizar, què hacer y qué decir.

 Facebook no desconoce que este problema surgió luego de la campaña electoral en los Estados Unidos, cuando las “fake news” (noticias falsas) que pasaron por la red corporativa de uso social ayudaron al triunfo de Donald Trump. En la Argentina, Macri y su pensador en comunicación, Durán Barba, tendrán que analizar, què hacer y qué decir.

Por lo pronto, en estos días, y el propio Barba en su momento, hicieron declaraciones que podrían ser semejantes a las que se repudian en la red Google. Ese es su problema o será, una vez que se remarque que la inversión del gobierno es muy alta en publicidad en ese medio. Hasta ahora, nadie dijo en el gobierno, esta boca es mía.

 

Comentarios

comentarios

×