Moyano sacó la plata de Camioneros del Banco Provincia y se la llevó al Ciudad


Mientras aceita cada vez más sus relaciones con Mauricio Macri, el líder de la CGT, Hugo Moyano, decidió mudar las cuentas del sindicato de Camioneros desde el Banco Provincia hacia Banco Ciudad.  Para la entidad que preside Gustavo Marangoni no es un tema menor, ya que el activo del gremio rondaba los 500 millones de pesos.

La operación se llevó a cabo hace alrededor de un mes, poco antes de que el Banco Ciudad cerrara el acuerdo con Moyano para ser el nuevo sponsor de Independiente, club que preside el secretario general de la CGT. En la presentación de la nueva camiseta, a principios del mes de septiembre, el presidente del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, sonrió junto a Moyano, a quien conoce desde hace años a través de su padre, Octavio, amigo personal del camionero.

“¿Cómo me hacés esto, Negro?”, le dijo Marangoni al camionero, cuando se enteró de la maniobra, que dejó al Banco Provincia sin un depósito de suma importancia para su andamiaje financiero. Moyano se limitó a explicar la movida con pragmatismo. Mayor rendimiento de la plata, más beneficios para los trabajadores del sindicato, créditos hipotecarios y adelanto de haberes, fue la enumeración que escuchó Marangoni del otro lado de la línea. Para entonces Macri ya había dado personalmente directivas a Frigerio para terminar de instrumentar el acuerdo con el gremio.

Pero el acuerdo entre Moyano y el Banco Ciudad no sólo responde a cuestiones de índole económico, sino que dejó en evidencia el fin del respaldo del camionero a Daniel Scioli, a quien viene presionando desde hace tiempo – ahora a través de su hermano, José “Pepe” Scioli, con quien mantiene una vínculo fluido- para que rompa con el kirchnerismo. La negativa del gobernador a tomar esa decisión fue desgastando el vínculo.

Moyano sabe que semejante cantidad de dinero depositado en un banco puede oficiar como salvavidas cuando la situación financiera provincial está en problemas o esperando el auxilio nacional, como sucedió, por ejemplo, cuando en 2012 llegó el momento de enfrentar el pago de los aguinaldos. El camionero decidió, entonces, dejar sin rueda de auxilio a Scioli para terminar de sellar con Macri la alianza que viene tejiendo prolijamente en los últimos tiempos.

El jefe de Gobierno y el líder de la CGT se reunieron la semana pasada, en secreto, para hablar sobre cuestiones relacionadas con la gobernabilidad, pensando en una hipotética futura presidencia de Macri. El artífice de la reunión fue el líder de los trabajadores municipales, Amadeo Genta. “Les guste o no les guste, el único que me da soluciones es Macri”, empezó a decir el camionero hace meses ante los popes de la CGT. Antes, el vicepresidente de la Legislatura y pata peronista del PRO, Cristian Ritondo, había blanqueado sociedad con Moyano al formar parte de la boleta del sindicalista en Independiente. Ahora forma parte de la comisión directiva, que conduce el moyanismo. El acercamiento del gremialista con Macri quedó ahora plasmado en la mudanza cientos de millones.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×