MENTIROSO, MENTIROSO


     Mauricio Macri quiere resolver los conflictos en la AFA aplicando la fórmula del ajuste y tiene cada vez  más enemigos. Con Tinelli y Gámez a la cabeza, el presidente de la Nación es acusado de mentiroso y lo apuntan como el máximo responsable de la crisis que atraviesa el fútbol argentino. Hoy por hoy no se sabe cuándo volverá a rodar el balón de manera oficial en nuestro país. 

J.M. Gorrochategui

    “El fútbol está en una crisis terminal”. Aún retumban las palabras de Macri en su primera conferencia de prensa luego de sus extensas vacaciones. Si bien el diagnóstico no está del todo errado, el gobierno nacional es uno de los culpables del drama que vive la asociación del fútbol argentino. Clubes endeudados, incertidumbre en la fecha de elecciones, patética labor de la Comisión Normalizadora que nombró la FIFA y un abrupto corte de financiamiento de parte del estado para con el fútbol, un cóctel explosivo. Cualquier similitud con lo que ha sucedido en otros organismos del estado desde que la alianza Cambiemos ganó las elecciones no es pura coincidencia. A saber: habían prometido que el programa “Fútbol para todos” iba a seguir hasta el 2019 de forma “gratuita” para los televidentes. Con los fondos que el gobierno le pagaba a la Asociación del fútbol argentino para televisar los encuentros, los clubes de fútbol de todas las categorías afrontaban sus gastos. Sin embargo y continuando con el brutal ajuste que el gobierno está llevando adelante, sobre fin del año pasado y de forma intempestiva, decidieron poner en marcha la rescisión del contrato con el Futbol para Todos, algo que aún no pudieron cristalizar. Sumado a esto, la Comisión Normalizadora, en sintonía con Cambiemos, no abonó los 350 millones de pesos correspondientes al mes de diciembre incumpliendo el contrato aún vigente con el FPT. Los dirigentes, si bien concuerdan en que el estado se aleje de la pelota, pretenden que la transición sea ordenada y que la rescisión del contrato con el “Fútbol para Todos” conlleve una indemnización superior a los magros 180 millones de pesos que ofreció el gobierno. Además, los dirigentes buscan llevar a cabo la creación de la Superliga, un ente que establezca un torneo con nuevo formato y  mejor reparto del dinero. Confían en que la Superliga sea un mayor atractivo para las empresas internacionales que quieran comprar los derechos de televisación del fútbol argentino. Con este desmadre y con muchos clubes sin poder pagarles los sueldos a sus jugadores, la B Nacional decidió ir al paro y frenar las actividades de la segunda categoría que debían empezar a fines de enero. Los dirigentes de los clubes de primera división todavía no tomaron una decisión al respecto pero parecen tener el mismo destino que sus pares del ascenso ya que están furiosos con Mauricio Macri. Así lo demostró Raúl “Pistola” Gámez, actual presidente de Vélez, quien haciendo honor a su apodo, disparó “Es una vergüenza la presión que está haciendo para que en lo clubes seamos más pobres mientras sus amigos saquen más plata haciendo sociedades anónimas. Lo que hizo con el fútbol es pedante, es un hijo de p., soberbio, basura. Es un cachivache total”.  Marcelo Tinelli, rápido de reflejos, hizo un retweet en su cuenta oficial de Twitter (@cuervotinelli) bancando la postura de Gámez y haciendo hincapié en que si el gobierno no abona la deuda que posee con los clubes, no arrancará la competencia oficial planificada para el 10 de febrero. Tinelli quiere ser Presidente de AFA  en las elecciones siempre y cuando se llegue a una lista de consenso. Luego de aquel bochornoso e histórico empate 38-38 cuando los votantes eran 75, no quiere enfrentarse con otro candidato y volver a pagar un fuerte costo político en caso de que algo falle. Por otra parte, Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors y ladero de Macri, quiere que el sillón de la calle Viamonte sea ocupado por el “Chiqui” Tapia, líder del grupo llamado “Ascenso Unido” y presidente de Barracas Central. Veremos si se vendrá una nueva disputa por el cetro de la AFA o se pondrán de acuerdo para formar una lista de consenso en las elecciones que si bien no tienen fecha confirmada, serían el 28 de abril por pedido de la FIFA.

         Para concretar la pintura de lo que pasa hoy por hoy en el fútbol argentino, vale aclarar que los dirigentes de las instituciones de nuestro fútbol no son carmelitas descalzas ni mucho menos.

Si bien ahora parecen ser las víctimas, han despilfarrado enormes sumas de dinero asfixiando a sus clubes económicamente  y siendo también responsables de la crisis que se vive hoy en día. Se suele decir que muerto el perro se acabó la rabia. Este no parece ser el caso. Tras el deceso de Don Julio Grondona los conflictos se multiplicaron y los escándalos están a la orden del día en un fútbol que está cada día peor. En menos de un mes debería volver el fútbol de primera división. Hoy, parece imposible.

Comentarios

comentarios

×