Massa maltrató al Papa para perjudicarlo


El Papa jamás dijo una palabra del gestor del Nordelta. Sin embargo, la animosidad arrogante del candidato del Frente Renovador, habría llevado al Papa a adoptar una posición lógica, no encontrarse con él.

 

El posterior intento de Massa por llegar al Vaticano, pudo ser así un intento de imponerle a Francisco en agenda, un encuentro imposible. La nota expresa lo siguiente:

 
En noviembre del 2013 Sergio Massa fue recibido en Madrid como el futuro presidente de la Argentina. El Partido Popular lo consideró un verdadero estadista, pero también cosechó elogios del PSOE y de los matutinos El País y ABC. A pesar de lo triunfante de su estadía, España era sólo una escala. El verdadero objetivo consistía en llegar a Roma y obtener una foto con el Papa Francisco. Para ello, el actual diputado José de Mendiguren había seguido viaje a Italia para asegurar la audiencia.

 

El deseo de Sergio Massa era ser recibido en privado. Cuando De Mendiguren llegó al Vaticano, se encontró con la amarga sorpresa de que su líder político ni siquiera figuraba en la lista de las citas privadas del Papa. Cuando Massa fue notificado con la triste noticia, solicitó al menos ser parte de los besamanos habituales de los miércoles. Este pedido también fue rechazado de plano por Francisco. Fue así que, al final de su visita por España, Massa tuvo que cancelar el resto de la gira y volver cabizbajo a Buenos Aires.

 

La historia del desencanto del Sumo Pontífice con el diputado se remonta al 2008, cuando Sergio Massa asumió la jefatura de Gabinete. Al llegar, nombró a Jorge O’Reilly como asesor ad honórem. Esta es una figura tan enigmática como importante en torno a la relación entre Massa y el Papa. O’Reilly es un empresario multimillonario de 44 años, dueño de Emprendimientos Inmobiliarios de Interés Común, con unas quince mil viviendas en unos cuarenta countries, especialmente en Barrio Norte.

 
Padre de cinco mujeres y de un varón, O´Reilly es supernumerario del Opus Dei. Con un grupo de matrimonios amigos formó una organización para dar respuesta al “declinamiento ético y cultural del país”, según lo expuso en un seminario en Washington, en 2007. Con ellos, estudia un sistema de educación alternativo para inculcar a los chicos “valores culturales tradicionales”.

 
Apenas comenzó su trabajo junto al otrora jefe de Gabinete, O’Reilly se propuso la tarea de borrar del mapa a Bergoglio. Su posición era firme: había que tratar con la Iglesia pero no a través del Episcopado, sino a través de la Nunciatura. No sólo ello, sino que había que desplazar a Bergoglio de toda la estructura directiva de la Iglesia en el país. Para ello, propuso llevar a Bergoglio a Roma, para poder entronar en Buenos Aires al entonces titular de la diócesis de Zárate-Campana, su buen amigo Oscar Sarlinga. En aquella empresa, recibió el apoyo de los sectores de ultraderecha de la Iglesia, entre los que se destacan el arzobispo de La Plata, Héctor Aguer, y el de Rosario, José Luis Mollaghan.

 
Bergoglio logró esquivar aquella maniobra y, para desesperación de los conspiradores, llegó a ser el primer Papa argentino en la historia. Massa intentó desesperado dar marcha atrás con todas sus estrategias y acercarse al ahora líder de la Iglesia Católica en el mundo. Lamentablemente para él, los allegados al Papa Francisco afirman que el Papa perdona, pero no olvida.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×