Macri y la licitación de la limpieza del metrobus, un negocio entre amigos


Entre los ganadores de la licitacion está un amigo de Macri del colegio Cardenal Newman, Nicolás Caputo, y otra empresa involucrada en el caso Skanska Asimismo el gobierno porteño emitió tres circulares aclarando el alcance de los trabajos que deberán hacer las empresas: sólo deberán hacerse cargo de la mano de obra, dado que todos los materiales correrán por cuenta y costo del Estado.Esto quiere decir que el gobierno porteño costeará desde la reposición de baldosas hasta los tubos de luz. Todos los materiales se los comprará a un único oferente: la misma empresa contratista. Además, es la empresa la encargada de fiscalizar qué materiales hay que comprar, sin supervisión del Estado.

“Una vez más queda claro que para el PRO el Estado es un facilitador de empresas parasitarias, que sin invertir un peso se alzan con grandes negocios”, denuncia la comunera socialista Julieta Costa Díaz.

Amigo del jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri desde los seis años, Nicolás Caputo ha cultivado casi en partes iguales el perfil bajo como los activos vínculos con la obra pública de la Ciudad de Buenos Aires.

Caputo creció como empresario de la mano de Franco Macri, y con su hijo Mauricio compartió pasiones y negocios desde muy jóvenes, compartiendo el paso del ex presidente de Boca Juniors no sólo como consejero, sino también como contratista de algunas de las obras que el Gobierno de la Ciudad exhibe como logros de gestión.

A través de SES S.A. y de Caputo S.A., fundada en 1932 y con negocios con la Ciudad desde 1970, llegó a ganar la adjudicación de millonarias obras en los últimos años, desde la construcción de un nuevo hospital en Villa Lugano, hasta la renovación integral de un pabellón en el Hospital José T. Borda.

La preadjudicación estableció un costo total de 59 millones de pesos, aunque puede estar sujeto a redeterminaciones de precios. Incluye los 78 paradores de los carriles exclusivos. Cada uno tendrá un costo promedio de 31 mil pesos. Por mes, el gobierno porteño pagará dos millones y medio de pesos.

“Si la Ciudad más rica del país no puede hacerse cargo de limpiar y mantener los 78 paradas del metrobús, ¿qué les queda al resto?”, se pregunta Costa Díaz.

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×