La última estación antes de llegar al río


Luego de publicación de “A Momentary Lapse of Reason”, el primer disco de los británicos desde la partida de Roger Waters, las peleas y acciones legales por la utilización del nombre Pink Floyd, en 1994 sale a la luz “The Division Bell”. La banda estaba compuesta por David Gilmour (guitarra y voz), Nick Mason (batería), Rick Wright (teclados) –quién volvía a ser un miembro oficial después de que fuese despedido durante la grabación de “The Wall” y reincorporado esproádicamete solo para tocar en vivo por un sueldo fijo- y Guy Pratt (bajo).

A diferencia del disco anterior que se considera que debía ser de Gilmour en solitario por la escasa participación del resto, en esta ocasión la composición fue en conjunto, a tal punto que hasta Polly Samson – su novia y actual esposa- escribió varias de las letras. El álbum gira entorno a la temática de la comunicación entre las personas o la falta de ella y en relación al dialogo como medida conciliadora. Esto se ve reflejado además en el arte de tapa, donde Storm Thorgerson fotografía dos esculturas que representan dos caras vistas de perfil frente a frente, que forman a modo de ilusión óptica otra cara.

El trabajo fue criticado duramente por la prensa especializada por proponer un estilo monótono y hasta Roger Waters dijo que era “una basura, una tontería de principio a fin”, aunque de todas maneras se posicionó rápidamente como número uno en las listas de ventas de Estados Unidos y Gran Bretaña y fue reconocido con varios premios entre los que se destaca al Grammy por la canción “Marooned” como “la mejor actuación de rock progresivo”. Cabe destacar que con el pasar de los años las críticas cesaron y hoy tiene cierto reconocimiento.

Durante la gira de presentación un hecho curioso hizo que todos posaran su atención en esta grabación. Una persona bajo el pseudónimo “Publius” comenzó enviar mensajes a una agencia de noticias que alertaba sobre un enigma oculto en el disco. Durante algunas de las presentaciones se pudo visibilizar en las pantallas las palabras “Pablius Enigma” o solo “Enigma”, pero la banda esquivó hacer declaraciones sobre aquello y hasta el día de hoy sigue sin resolverse.

Por Agustín Maidana

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×