La provincia aumentó la procuración de córneas un 75 por ciento en los últimos cuatro años


Los últimos datos del Cucaiba revelan que en el último año se logró un récord en la procuración de córneas al obtenerse un total de 635. Esa cifra significa un incremento del 75 por ciento en relación a 2009, cuando se procuraron 363 tejidos oculares.

Infecciones, traumatismos oculares, malformaciones congénitas o deformaciones del tejido pueden solucionarse con un trasplante de córneas. En la provincia de Buenos Aires hay unos 1.800 pacientes en lista de espera para someterse a estas operaciones.

Las autoridades del Centro Único Coordinador de Ablación e Implante provincial (Cucaiba), atribuyen este incremento de la procuración a la operatividad del equipo y a las nuevas iniciativas que estimulan la extracción de córneas luego del paro cardíaco del paciente.

           

El ministro de Salud de la Provincia, Alejandro Collia, destacó la mayor conciencia y compromiso de la población con respecto a la donación, aunque pidió “un mayor compromiso social y comprender la importancia que puede tener esta acción en la salud de una persona que puede hasta recuperar la visión gracias a ese acto solidario”. En ese sentido, pidió “redoblar los esfuerzos para mejorar estos resultados, ya que en la actualidad la demanda de órganos y tejidos aumenta en ritmo exponencial”.

Por su parte, el director de Cucaiba, Adrián Tarditti, explicó que para incrementar la procuración de tejidos, el organismo comenzó a hacer mayor hincapié en los donantes luego del paro cardíaco, porque si bien las acciones están centradas en las personas con muerte encefálica, en quienes se encuentra la mayor disponibilidad de órganos para la donación, éstos representan sólo el 3 por ciento de los fallecidos.

Pero además, el récord en la procuración de tejidos oculares está relacionado con la modificación que se realizó en la planta física del Banco de Córneas de Cucaiba, que adecuó sus procedimientos a nuevas normas de calidad internacionales, y requirió la compra de aparatología de última generación, como un equipo que optimiza las córneas para la donación mediante el filtrado de partículas, y que ya redujo el descarte de estos tejidos en un 10 por ciento.

Tarditti estimó que este año habrá un nuevo récord en la obtención de córneas y señaló que, si bien hay que seguir trabajando, el ministerio de Salud de la Provincia puso en marcha una serie de iniciativas de capacitación y logística para incrementar la procuración de órganos y tejidos.

 

Entre estas acciones, se destacan la especialización en Enfermería de la Procuración, a la que se vuelcan cada vez más profesionales recibidos dela Escuela provincial “Eva Perón” y el flamante Programa provincial para la Procuración (PPP), que tiene el objetivo de reforzar los operativos de donación y trasplante con un equipo interdisciplinario que incluye, además de los médicos y enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales y un referente trasplantado que ayude en el proceso con su experiencia personal.

 

EL TRASPLANTE

 La jefa del servicio de Oftalmología del hospital provincial Rossi de La Plata, Leticia Huarte, explicó que la córnea tiene una forma convexa “como el vidrio de un reloj”, y es una superficie curva regular y traslúcida, esencial por su capacidad refractaria, es decir, que permite el paso de la luz. Cuando una córnea se daña o se perfora, se opaca, y la persona pierde gradualmente la visión.

 

En tanto, la enfermedad que deriva con más frecuencia en trasplante es el queratocono, una condición que provoca que la córnea se deforme y adquiera un aspecto similar al de un cono, que modifica y altera progresivamente la visión haciéndola más borrosa.

 

No obstante, los traumatismos oculares, como heridas perforantes y las infecciones, también pueden ser causa de trasplante. En el hospital Rossi, por ejemplo, donde ya se realizaron 309 de estas intervenciones, son más comunes los trasplantes como consecuencia de secuelas por accidentes, debido a que ese establecimiento sanitario constituye un centro de emergencias para estos casos.

El director de Cucaiba señaló que cuando se produce un trasplante el rechazo de la córnea es prácticamente nulo “porque es un tejido no vascularizado, es decir sin vasos sanguíneos, que puedan complicar la intervención”.

 

Cabe señalar que el protocolo para la donación de tejido ocular del Cucaiba, indica que antes de cada procedimiento se debe realizar una correcta evaluación de cada donante, por ejemplo, están contraindicados quienes tengan operaciones previas en los ojos. No obstante, no se especifican límites de edad, ya que no se ha demostrado de forma definitiva una relación clara entre la calidad del tejido corneal obtenido y los años del donante. Incluso si quien la requiere es un niño, no hay inconvenientes de que provenga de un adulto.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×