¿Y la pelota dónde está?


J.M. Gorrochategui Escuchas para arreglar partidos, equipos endeudados, desplantes del gobierno nacional y una AFA sin rumbo provocan que el comienzo del torneo sea una incógnita.

El calendario del fútbol local tenía una fecha clara. El itinerario indicaba que el fútbol debía comenzar el primer fin de semana de febrero. Lejos de esto, con suerte se verá actividad a partir de marzo. El tire y afloje entre el gobierno nacional y la AFA parece nunca acabar. La decisión de Mauricio Macri de alejar al Estado de los destinos del fútbol provocó un quiebre en la situación. En primer lugar, porque el contrato del Fútbol para Todos estaba pactado hasta 2019 y al interrumpirlo, los clubes reclaman una indemnización por parte del Estado para poder sanear las cuentas de sus instituciones. El gobierno ofreció muy poco dinero y allí comenzó a dilatarse el comienzo del torneo.

Sin el dinero que aportaba el Estado, la AFA, hoy por hoy intervenida por la Comisión Normalizadora que puso FIFA, busca desesperada cerrar un acuerdo con las empresas privadas que pugnan por quedarse con los derechos para la televisación del fútbol. Fox-Turner y Espn son las dos empresas que compiten mano a mano. Realizaron ofertas  a “sobre cerrado” como parte de una licitación en la que la Asociación del Fútbol Argentino determinará el día 24/2 quien manejará la televisación del fútbol los próximos años (serían 10). Lo que está claro es que ya no será gratuito. El que quiera ver, que pague. La lógica Macri.

Esto no termina acá. En el medio se está dirimiendo quién será el nuevo presidente de AFA.  El mismo viernes 24 de febrero comenzará una carrera supersónica por ver quién será el nuevo pope del fútbol. Las elecciones serían el 16 de marzo. Allí votarán 22 asambleístas de primera y 21 del ascenso y las ligas del interior. Los 22 asambleístas de la primera división que irán a la Asamblea se definirán por promedio. El resto de los integrantes de la Asamblea se distribuye así: 6 de la B Nacional, 5 de la B Metropolitana, 2 de la C, 1 de la D, 2 del Torneo Federal A y 5 de las ligas del interior. Se elegirá un presidente y los otros 14 cargos restantes que integrarán el nuevo comité ejecutivo de AFA. Habrá un vicepresidente del ascenso y dos vices de la primera división. Sumado a ellos, 5 dirigentes de primera, 4 del ascenso, 1 del Torneo Federal A y 1 de las ligas del interior. Los principales candidatos en esta elección serían “el chiqui” Tapia, hombre fuerte del ascenso, y Marcelo Hugo Tinelli, figura televisiva y actual vicepresidente de San Lorenzo. Tapia, bancado por Daniel Angelici, puede verse manchado por el escándalo que esta semana protagonizó el presidente de Boca Juniors luego de que se filtraron escuchas del 2015 en las que pretendía sacar ventaja deportiva gracias a su vínculo con Fernando Mitjans, presidente del tribunal de disciplina y con Luis Segura, quien era presidente de AFA en aquella época. Sin ponerse colorado, Angelici en conferencia de prensa declaró “Lo volvería hacer”. Esta mancha que habla a las claras de la corrupción que rodea a la pelota, llega en un mal momento para uno de los jugadores todo terreno de Macri en la justicia y en el fútbol.

Repasemos. Si se arregla la rescisión del FPT entre AFA y el gobierno, si la oferta de la cadena de televisión extranjera convence a los dirigentes del fútbol y si las elecciones en AFA pueden encarrilarse sin mayores turbulencias, el fútbol podría volver el viernes 3 de marzo. Con este gobierno, con esta AFA y estos dirigentes, otro papelón puede estar a la vuelta de la esquina.

Comentarios

comentarios

×