La Ley de Abastecimiento incluye a los que tienen menos posibilidades de defenderse‏


Declaraciones

La ley apunta a equiparar a quienes tienen poder y privilegios con quienes no lo tienen. Y es el Estado es que lo garantiza. No solo los consumidores: también aquellos que “pagan los platos rotos” cuando el poder concentrado avanza con políticas de concentración o devaluaciones, como son las medianas y pequeñas empresas.

El acto reflejo de rechazo de algunos dirigentes opositores a la propuesta de Ley de Regulación de las Relaciones de Consumo y Producción está ligado a la posibilidad de una mayor regulación estatal en la economía, en este caso tratándose de las cadenas de producción-industrialización–comercialización, y con ello, laposibilidad de perder privilegios.

El proyecto le da sentido homogéneo a una serie de leyes: lealtad comercial, defensa de la competencia, defensa del consumidor, ley de abastecimiento. Otorga herramientas a los consumidores y al Estado, empoderando a los primeros a través de información sobre sus derechos y permitiendo al segundo para que pueda actuar. Por eso, al margen de la grandilocuencia de las intervenciones de actores supuestamente afectados, la resistencia a la propuesta reside en impedir normativas que permitan a los consumidores pero sobre todo al Estado neutralizar las prácticas abusivas de actores concentrados que, tanto en la esfera de la producción como de la comercialización, han podido históricamente incrementar su margen de ganancia a través de distintas estrategias, sobre todo mediante el aumentos de precios. Esta ley confronta con el rol del Estado en el periodo previo (1976-2003): garante del negocio privado, del negocio de los poderosos, que impulso entre otras políticas económicas, la promoción industrial, los seguros de cambio, el fraude de las AFJP, las privatizaciones, las bruscas devaluaciones.

Como ha sido una constante con nuestra presidenta, esta ley apunta a incluir a los que tienen menos posibilidades de defenderse.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×