Infobaires24 expresa su solidaridad con Gustavo Sylvestre


Por Alejandro C. Tarruella

 

Un episodio grave y sospechoso contra el conductor de “Mañana Sylvestre”. La cuestión es que mientras los que lo seguimos en la radio íbamos a la espera, frente a su casa del barrio de Saavedra, tiempo antes, Gustavo vivía momentos de tensión difíciles de explicar puesto que se ponía en riesgo tanto a él como a su familia. El episodio contó luego, se registraba en las cámaras de seguridad que tiene instaladas en el comunicador de su casa. Cuando pudo comunicarse con la Radio del Plata, Gustavo sintetizó su sensibilidad diciendo: “Estoy en estado de shock”. En la noche del martes, Gustavo dejó su camioneta frente a su casa. Eran “las 5:30 cuando salía para la radio como todos los días, lo primero que hago es ver que habían entrado y roto toda la parte delantera, el tablero y la guantera”. Sin imaginar lo que sucedía a su alrededor, buenamente se diría, decidió seguir con el movimiento de rutina. No quería llegar tarde, de manera que fue en busca del auto de su esposa. Revelaba en la radio que “Le aviso a Marcela que me voy en el auto de ella. Me voy y como soy muy obsesivo con el tema de la seguridad miro para todos lados y cuando estaba en camino a la radio, me llama Marcela y me dice se estaba incendiando la camioneta. Cuando llego, ya habían llegado los bomberos y la Policía”. Suponemos que sube el auto de Marcela, se dirige a la radio, y en ese recorrido ella le avisa.

 

Gustavo regresa en un estado de tensión complejo, va a ver el video de la cámara de seguridad. Al ver el video, observar que al decidir trasladarse en el auto de su esposa, Marcela, regresa a su casa por las llaves. Ve en el video, que  una persona entra en ese momento a la camioneta más o menos al tiempo que el partía en el otro vehículo. Poco después, según el video, el hombre que abordó su automóvil, sale, y de inmediato sucede la explosión. Hasta ahí el video y una certeza, el hecho estaba organizado por lo tanto era posible suponer, que se trataba de una acción contra él. “Los vecinos escucharon varias explosiones”, recordaría y prosiguió Gustavo: “Empezamos a ver el registro y 5:34 veo que cuando yo estoy en el interior de mi casa hay una persona que se acerca hacia el costado derecho del auto, abre la puerta trasera, se mete adentro y está aproximadamente unos 7 minutos ahí”. “Se ve que cuando sube trae algo en la mano izquierda, adentro de la camioneta se ven dos o tres destellos, se va dejando la puerta trasera abierta, y a los dos minutos se produce la explosión”, explicaba sensibilizado, el hombre “Estaba solo y no se ve ningún cómplice”, agregó. Alcanzó a decir lo justo, “fue intencional” y dijo que en su familia estábamos todos asustados, “Nunca me pasó algo así”, finalizó.

 

Horas después, al revisar el video, y hasta casi las 5, relevó la camioneta auxiliándose con una linterna, y regresa a las 5,30 con toda impunidad. Por lo visto, el hombre (del que tiene una imagen del rostro) tiene amistades que le permiten tal vez, manejarse en zonas liberadas. No iba a robar, tenía otro motivo. Y tal vez contaba con los que le garantizaban su seguridad para instalar la inseguridad. La Presidenta esta tarde, caracterizó al hecho como intencional y habló personalmente con Gustavo. Hace dos años, una denuncia suya sobre la acción de un sitio de internet de servicios de inteligencia que actuó contra su familia, no fue jamás investigada por la justicia. ¿La justicia volverá a repetir la actitud?

 

En primer término, desde “Infobaires24”, le expresamos nuestra solidaridad a Gustavo Sylvestre, periodista y persona de bien. Él Gato, como se lo conoce en el medio periodístico, es una persona con una ética sin fisuras, un profesional medido, informado, que tiene un rasgo no muy común en nuestra tarea, la responsabilidad. Capaz de reconocer lo que vale y criticar a quien fuera, por algo que no es correcto, adecuado o viable. Tengo la suerte de haber estado en casa de sus padres, en Concepción del Uruguay (“Arroyo de la China”, le recuerda por el nombre original de su pueblo, algún oyente de “Mañana Sylvestre) cuando la Convención Constituyente, y tener una idea de su mundo sencillo y profundo.

 

El sacudón de un hecho inesperado, malicioso, lanza a las personas a imaginar el dolor de situaciones que, por suerte en este caso, y ese instante de duda y zozobra, es la sensibilidad que expresaba en su estado de shok, Gustavo. Algo semejante le debe haber sucedido a su esposa. No fue más que eso, pero fue eso. Alguien a nombre de otro fue a hacerle daño y dejó una sensación que hoy padecemos con él. Por eso nuestra calidez, la palabra acompañar, que sigue a la que expresa la sensibilidad común ante el episodio, y nuestra solidaridad con él y su familia, son lo que expresamos en estas líneas. Y que se haga lo necesario para que no se repita.

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×