Griesa negó al fondo NML un pedido sobre el Citibank


Griesa consideró que existe un proceso de apelación en curso relacionado con el caso, por lo que decidió “no tomar ninguna acción en este momento”, debido a que el próximo 18 de septiembre la Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito llevará adelante una audiencia para escuchar los pedidos de revisión de medidas tomadas por él, formuladas por el Citibank, el gobierno argentino y bonistas europeos.

El fondo buitre NML había solicitado la audiencia de hoy, bajo el argumento de que el país busca evitar el cumplimiento de la orden emitida por Griesa para el pago del 100% de los títulos en default que tienen en su poder.

La audiencia arrancó a las 14.30 en punto, cuando Griesa ingresó a la sala, y el primer orador resultó ser Kevin Reed, abogado de NML, quien estuvo acompañado por su colega Robert Cohen y por el propio Jay Newman, la mano derecha de Paul Singer y administrador del fondo buitre.

Reed pidió que el Citigroup sea obligado a proporcionar evidencia relativa a que la Argentina busca desafiar la decisión tomada por el juez Griesa.

El letrado lanzó además la teoría de que el Citibank se niega a brindar información, debido a que Argentina está tratando de “coaccionar” a la entidad con amenazas de cierre de su oficina local si no le paga a los bonistas reestructurados, lo cual, para NML, sería violar la orden de pari passu de Griesa.

Reed citó además como evidencia la carta enviada por el ministro de Economía, Axel Kicillof, el pasado 6 de agosto al Citibank, donde instó al banco (al igual que al Bank of New York, BONY), a completar los pagos realizados por la Argentina el pasado 27 de junio, para que sean recibidos por los bonistas.

El documento enviado por Kicillof también les recuerda el pago del próximo 30 de septiembre, cuando se produce otro vencimiento del canje por 185 millones de dólares.

El abogado de NML también advirtió que la decisión de Griesa de darle vía libre al Citibank para pagar bonos en dólares “por única vez” (bajo ley argentina) sería el principio de la “grieta de la cúpula”, por donde la Argentina podría continuar pagándole a los bonistas del canje, eludiendo la orden del magistrado bajo su interpretación del pari passu (tratamiento igualitario de los acreedores) si antes no les paga a ellos.

Tras escuchar los argumentos de NML, Griesa consideró que dejar pagar al Citibank por “única vez” esos bonos bajo ley argentina no era la cuestión de fondo, y justificó nuevamente que lo hizo para no entorpecer los pagos hecho por Argentina a Repsol en resarcimiento por la expropiación de YPF.

A su turno, Karen Wagner, representante del Citibank, argumentó que NML en realidad buscaba apurar evidencia para tenerlas antes de la próxima audiencia de la Cámara de Apelaciones.

Sostuvo que no tenía sentido este pedido de información formulado por NML, cuando el proceso sobre estos asuntos estaba siendo apelado y ya había una audiencia pactada para el próximo 18 de este mes.

En este contexto, y al ver que la situación se ponía complicada para su fondo, Jay Newman le hizo llegar un papel escrito a mano a los abogados desde donde estaba sentado -en las gradas de la sala de audiencia, junto a terceros oyentes-, pero sus indicaciones tampoco lograron torcer la opinión de Griesa.

El juez neoyorquino esquivó los planteos de NML y dio lugar al pedido del Citibank, que en su argumentación reconoció que el Citi era una filial en Buenos Aires, y que obviamente tenía que tener intercambio de información con el gobierno argentino.

Además dijo que son bonos de la Argentina, bajo ley argentina, “algo completamente diferente” de los bonos en dólares bajo ley de Nueva York, que permanecen bloqueados en las cuentas del BONY, y que totalizan unos 539 millones de dólares.
Los fondos que corresponden a pagos del Citibank Argentina suman 5 millones de dólares.

En rigor, los bonos ley argentina que tiene el Citibank también son bonos del canje, y en sentido estricto su fallo impediría realizar esos pagos, pero Griesa tuvo que modficar su posición cuando se dio cuenta que había afectado también a los pagos de los bonos derivados del acuerdo con Repsol, que están en la misma cuenta, y son “indistinguibles” para la entidad bancaria.

“Este tribunal no debe tomar ninguna acción en este momento mientras la cuestión esté pendiente ante el Tribunal de Apelaciones”, dijo Griesa al cerrar la audiencia que se prolongó por una hora.

En la sala estuvieron presentes los abogados que representan a Argentina -Johnatan Blackman, Carmine Boccuzzi y Carmen Corrales- pero no fueron llamados por el juez a realizar algún tipo de presentación.

Griesa no dijo nada sobre el tratamiento del proyecto de ley de Pago soberano, que la Cámara baja argentina busca sancionar en una sesión que se prolongará hasta la noche de hoy.

El magistrado, una vez más, tampoco se pronunció sobre la cuestión de fondo, que es definir la suerte del dinero que pertenece a los bonistas, que están de rehenes en este juicio entre la Argentina y los fondos buitre, y que motivó preocupación internacional.

Esta inquietud se vio plasmada ayer en esta misma ciudad cuando en el seno de las Naciones Unidas 124 países votaron a favor de la concreción de un nuevo marco jurídico multilateral para el tratamiento de la deuda de países, y trasladó el tema por primera vez a ese foro, cuando hasta ahora la cuestión era manejada en el marco del FMI.

El próximo 18 de septiembre, la Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito citó a una audiencia ante el pedido solicitado por Citibank y la Argentina.

Las presentaciones se realizaron para que los jueces de segunda instancia analicen la decisión del juez Thomas Griesa de habilitar el pago a bonistas del canje “por única vez” de los títulos emitidos bajo legislación argentina.

Boccuzzi dijo en un escrito que el objetivo es que la Cámara dictamine “antes de que interfiera (Griesa) con la transferencia de los pagos de intereses programados con vencimiento del 30 de septiembre” próximo.

También apelaron los bonistas europeos para que suspenda la orden judicial que les impide su cobro, y por sentirse terceros afectados en la contienda.

Anteriormente, la Cámara se había excusado de analizar la situación de terceros, debido a que el hecho no había sido consumado, pero ahora la situación es diferente.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×