Griesa confesó que perdió la memoria y no sabe ni qué firmó


Un fragmento de las siete páginas de transcripción del diálogo entre la abogada del Citibank Karen Wagner y el juez neoyorquino, que publicó  Tiempo Argentino, deja en claro el estado físico y mental de Thomas Griesa.

 

El juez le anticipó al banco que en la reunión de este viernes 26, al señalar que “los bonos emitidos en Argentina, pagaderos en Argentina y sujetos a la ley argentina, son diferentes a los bonos sujetos a la orden del 23 de febrero”.

 

Con esta confesión a Wagner, el juez se contradice -antes entendió que su fallo abarcaba también a los pagos realizados en nuestro país-, y es una incertidumbre si aceptará el stay (amparo), el próximo viernes.

 

El tragicómico diálogo

 

Wagner: –Usted emitió una orden primero, su Señoría, que decía que el fallo no se aplicaba al Citibank. Después emitió otra orden al final de julio que decía que sólo se permitía un pago por una vez, y esa es la que apelamos.

 

Griesa: –¿De qué tema surgía la apelación?

 

–La cuestión en la apelación era si la orden que decía que el pago podía ser por única vez, si… me refiero, la corte decidió que era una solicitud de aclaración en lugar de una solicitud de modificación.

 

–¿Cuál era la apelación? Usted apeló, ¿cierto?

 

–Apelamos sobre la misma motivación que elevamos ante usted su Señoría, que creemos que su orden no se debería aplicar a nosotros.

 

–¿La orden del 23 de febrero?

 

–Correcto.

 

–¿Esa fue su motivación para apelar?

 

–(…) Su señoría estuvo de acuerdo con nosotros al principio, pero después emitió una orden diciendo que la exclusión sería efectiva sólo para un pago y después de eso la orden empezaría a aplicarse a nosotros. Apelamos porque creemos que el fallo no se debe aplicar a nosotros.

 

–Usted se refiere al fallo del 23 de febrero.

 

–La orden del 23 de febrero, sí.

 

–¿No hubo un problema similar en 2013, o mi memoria está mal?

 

–En 2013 pedimos clarificación del fallo del 23 de febrero, pero su Señoría se abstuvo de pronuciarse en ese momento porque la decisión estaba en apelación.

 

–Entonces yo no emití ningún fallo en absoluto…

 

–No, en ese momento no, su Señoría.

 

–En 2013.

 

–Correcto, su Señoría.

 

–¿Y ustedes volvieron este verano o fue otra de las partes?

 

–Fuimos nosotros. Volvimos en mayo porque la Corte Suprema declinó el pedido de revisión y la cautelar sobre la orden fue levantada.

 

–¿La cautelar de qué orden?

 

–La cautelar de la orden del 23 de febrero.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×