Golpean y torturan presos en Jujuy: recluso puede terminar paralítico


Los familiares piden poder entrar a la cárcel y aseguran que el gobierno de Jujuy quiere tapar la represión. Hay presos quebrados y cortados que no reciben atención médica.  Acusan que los atacaron con balas de plomo. 

Familiares de presos del penal de Gorriti, en Jujuy, denuncian torturas y golpizas del servicio penitenciario a los privados de la libertad. Piden poder ingresar a la cárcel para conocer el estado de salud de sus familiares. Además, acusan que los atacaron con balas de plomo.

Todo ocurrió después de que en el penal de Gorriti se conociera que el  preso Mariano Cardozo había muerto. En un principio, el Servicio Penitenciario de la provincia dijo que se había suicidado, pero la presión de los medios alternativos y de los familiares llevó a que deban hacerle una autopsia que develó que falleció por golpes: tenía moretones, hemorragias y órganos destrozados. Nadie que se cuelga, puede tener esas marcas.

Los familiares denuncian que luego de que el caso se hiciera público, los tormentos contra los presos se intensificaron. En una entrevista con IB24, la esposa de uno de los detenidos aseguró que les dispararon balas de plomo, los golpearon y los ataron en el patio bajo la lluvia durante cinco horas.

“Mi suegro entró a la cárcel. Están todos golpeados, hay muchos que están quebrados y no recibieron atención médica”, dijo la mujer, quien además contó que no reciben apoyo de ninguna organización y que los agentes del servicio penitenciario provincial no dan respuestas claras.

Algunos familiares temen que la represión sea para obligar a que los presos se hagan cargo de la muerte del recluso Cardozo. “A los del pabellón tres los quieren hacer declarar que mataron al preso”, dijo otro familiar.

“Ellos le dan el té hirviendo y se lo hacen tomar de un solo golpe. También le hacen comer alimentos podridos” , detalló la mujer, quien pidió que los medios difundan la noticia, debido a que no llegó ni siquiera a los pueblos del interior de Jujuy.

“Uno se tiró del segundo piso y su hermano fue brutalmente reprimido. No sabemos bien, pero aseguran que puede terminar en silla de ruedas”, alertó la familiar.

“Los tuvieron bajo la lluvia, atados con precintos en el patio. Si se movían, los mataban a palos”, afirmó.  Los familiares piden entrar a la cárcel para ver a sus familiares, ya que no creen el relato del Servicio Penitenciario.

Hay cientos de heridos, algunos con fracturas visibles. El servicio penitenciario los sigue golpeando, según los testigos. Además amenazan con tenerlos en las celdas de aislamiento durante más de cien días. Esto no sólo impediría que los familiares vean la situación de salud en la que se encuentran, sino también que declaren en la causa por el asesinato del interno Cardozo.

Por el momento, el gobernador de Jujuy permanece inmutado, hablando del pago del bono de fin de año. Milagro Sala -la presa política detenida por luchar- pide no bajar los brazos y hacer visibles los atropellos.

 

 

Comentarios

comentarios

×