Gobierno deroga recursos de abastecimiento y puede subir el precio del pan


Para poder exportar, los productores primero debían abastecer el consumo interno y el sobrante venderlo. Ahora pueden comercializar todo y dejar al país sin el cereal para producir panificados. 

El Gobierno derogó tres resoluciones dispuestas por el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno para aplicar la ley de abastecimiento del trigo que buscaba contener el precio del pan.

“Tales medidas desalentaron la producción de trigo y provocaron el desplazamiento de los productores hacia otros cultivos, generando escasez y el consecuente efecto inverso al deseado en los precios internos de dicho producto y sus derivados”, sostiene la resolución 24 publicada hoy en el Boletín Oficial.

El secretario de Comercio, Miguel Braun, dejó sin efecto la resolución 67 dictada en julio de 2013 por su antecesor que establecía la obligación de los distintos sectores del proceso productivo del pan de “ejecutar las acciones comerciales tendientes a proveer adecuadamente al mercado interno”.

La medida se había adoptado en medio de una puja entre el ex funcionario de Cristina Fernández y los exportadores de cereales y molineros ante la escasez de harina en el mercado interno que hizo disparar el precio del pan en ese año.

El actual secretario de Comercio también derogó las resoluciones 325 y 360 dictadas por Moreno, pero en los últimos meses del gobierno de Cristina Fernández, que ordenaron la creación de un “Registro de oferta de trigo disponible para su comercialización”.

En este registro podían inscribirse pequeños productores de la Provincia de La Pampa y del sur de la Provincia de Buenos Aires que tuvieran disponibilidad de trigo en condiciones de comercialización y que hubieran alcanzado una producción máxima de 1.600 toneladas en la campaña 2014/2015.

Como contrapartida, también se creaba el “Registro de demanda de trigo disponible para su comercialización”, destinado a aquellos que tenían la capacidad de comprar el trigo disponible a los productores y lograr su efectiva comercialización, ya sea en el mercado interno o externo.

Para el actual gobierno, estas resoluciones “lejos de haber alcanzado los objetivos planteados, demostraron ser ineficaces para corregir las distorsiones que, a la fecha de su dictado, afectaban la fluidez de la oferta y la demanda de trigo y sus derivados”.

Comentarios

comentarios