EXCLUSIVA – Mario Secco: “La gente tiene esperanza porque vuelve Cristina”

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

En exclusiva para InfoBaires24, el intendente de Ensenada, Mario Secco, dio su visión sobre la coyuntura política actual.

IB24: – A pocos días del aniversario del debate, ¿cuál es tu reflexión al respecto?

La verdad no estoy sorprendido de que haya ganado el liberalismo con la mentira y que sigan desarrollándolas. Después de ese reality show donde se dijeron tantas promesas y no se cumplió ninguna -pobreza cero, empleo, unir a los argentinos-, hubo un segundo plano de mentira, ya en el Gobierno: el impuesto a las ganancias, un millón de viviendas y muchas más. Pero hay una que sobresalió más del común. Ellos liberaron el dólar y la gente pensó que podía comprar lo que quisiera; pero resulta que eso escondía una devaluación y ahora tenemos el peor sueldo de Latinoamérica. ¿Qué dólares vas a comprar si no tenes trabajo, si no llegas a fin de mes? Fue alevoso lo que se hizo.

“Nos endeudamos para sacar a la Provincia adelante”, nos dicen ahora. ¿Dónde está esa plata? Porque nosotros no la vemos. Y tienen un blindaje mediático que es increíble, tanto Macri como la gobernadora Vidal. Está muy claro que a medida que van pasando los meses se les va cayendo el velo y nos damos cuenta que, como decíamos, venían a saquear el país. La derecha de la Argentina es la peor de Latinoamérica. Recorriendo la historia sabemos que para llevar adelante un modelo económico persiguieron, secuestraron, torturaron y desaparecieron a un montón de compañeros. Hoy el neoliberalismo se nos metió a través del Partido Justicialista, de la Unión Cívica Radical también. Es transversal. Pero dieron un paso adelante y tienen un frente propio.

IB24: – ¿Cómo ves el panorama para las fiestas?

Lo veo pésimo. Perdemos trabajo, crece la pobreza. Y en esta ciudad, que había dado un salto de calidad tremendo, con un crecimiento extraordinario, convirtiéndose en el segundo polo industrial que más aporta al PBI provincial, ahora en 4 o 5 meses nos dejaron 5 mil compañeros en la calle, pararon todas las obras públicas, todos los emprendimientos. Los obreros especializados salen a hacer la changa, y los que hacían la changa están condenados a la pobreza. Se abren comedores y ollas populares, ferias del trueque. Eso que había terminado está volviendo a aparecer. Todo lo que hacemos para contener a la gente no alcanza. Es una foto clara de lo que es el neoliberalismo en la Argentina porque lo único que hacen es concentrar la riqueza entre los que más tienen. El ajuste para que le cierren los números a los millonarios los paga el pueblo. Hay un triunvirato muy poderoso -sector financiero, medios, Justicia-, al que se le suma la SIDE jugando para ellos. Pero no van a poder. En este Gobierno no hay militantes: son empresarios gobernando un país. Los empresarios dan órdenes y la gente no las va a aceptar.

La verdad es que no veo una buena situación para fin de año, pero tampoco veo un estallido social que termine como en otros tiempos se ha visto, porque la gente tiene esperanza porque Cristina vuelve. Y en esa esperanza, no va a hacer las macanas que se cometieron en otros momentos, esa reacción popular que ya vivimos. Cristina va a volver con un proyecto y va a solucionar todo esto, pero va a costar, porque el daño que se está haciendo en Argentina es muy grande.

IB24: -¿Qué visión tenes sobre el accionar de la CGT en esta coyuntura?

La CGT está manejada por la derecha hace mucho tiempo. Este triunvirato ya estaba en las elecciones, siempre estuvo manejada por ‘los gordos’, como se le decía en los ’90. Yo vengo del movimiento obrero, estuve cuatro períodos, sé lo que es la CGT. La lucha fue muy grande: nos tocó armar el argentinazo, la marcha federal, el paro y medio, y ya entonces había muchos dirigentes que bancaron el ajuste contra los trabajadores. Siempre estuvieron los que priorizaron sus intereses personales como empresarios. Por eso no me extraña que vuelvan a tomar esas actitudes, porque ya las viví. Nosotros tenemos que ser claros; no perdamos los objetivos, porque son muchos los dirigentes gremiales que no creen en ese triunvirato y en cualquier momento las bases los pasan por arriba como ya sucedió. Creo que se están viendo expresiones muy importantes. La marcha federal de la CTA y parte de la CGT expresó que esa unidad tenía mucha claridad en el mensaje. ¿Cómo seguimos? Organizándonos todos los que creemos en un modelo diferente, en un sindicalismo diferente, en un proyecto de país diferente.

No podemos acompañar al liberalismo porque no nos representa. Algunos dicen “hay que garantizar la gobernabilidad”. ¿La gobernabilidad de quién? ¿De la derecha ajustando? ¿Eso nos piden que acompañemos? No lo vamos a hacer. La segunda que nos dicen es que “no somos democráticos”. Lo que pasa es que no nos prestamos a ese juego extorsivo. Yo he ido 11 veces a las urnas y he ganado: me siento plenamente democrático. Pero no voy a acompañar un gobierno que le da la espalda a los pobres. Y al provincial tampoco. “Vidal es distinta”, dicen. Y Vidal es la que abandonó los territorios; nosotros nos tenemos que hacer cargo de las 76 escuelas, de los insumos de los hospitales y centros de salud, de la seguridad. ¿Qué nos dio la provincia de Buenos Aires? Nada. Esta es la realidad. No voy a acompañar a una mujer que se saca fotos pero no se hace cargo de los problemas. Eso se llama desertar la responsabilidad. Nosotros tenemos un 50% de responsabilidad; el otro lo tiene el gobernador de turno. Lo discutíamos antes con Daniel y hoy lo discutimos con ella. Vidal pregona el diálogo pero cuando le digo que me debe 82 millones de pesos del Astillero Río Santiago, no me contesta más. Mientras vos le sonrías y le votes el endeudamiento, el diálogo existe; cuando le decís que se haga cargo de lo que le corresponde, se acabó. A mí me gusta discutir los intereses de los ensenadenses y no me han dado ese lugar. Así que no me voy a sacar ninguna fotito con aquellos que nos dan la espalda. Generan una situación económica pésima que está lastimando al pueblo pero me llaman para sacarme una foto. Dejame de joder.

Vidal pregona el diálogo pero cuando le digo que me debe 82 millones de pesos del Astillero Río Santiago, no me contesta más. Mientras vos le sonrías y le votes el endeudamiento, el diálogo existe; cuando le decís que se haga cargo de lo que le corresponde, se acabó.

IB24: – Es notable que muchos intendentes crecieron al calor de las políticas kirchneristas y hoy coquetean con otros sectores. ¿Qué pensas sobre eso?

En Lobos hubo un planteo muy bueno. Estábamos casi los 50, algo muy difícil de conseguir. Los más nombrados y los del Patria, que no nos nombran porque decimos lo que pensamos. Otros no pueden hacerlo porque les pagan los salarios o no pueden romper ciertos acuerdos. Ahí yo dije que muchos intendentes nuevos llegaron porque hubo un proyecto nacional que se los permitió, así como también nos permitió la reelección a muchos otros, y que teníamos que ser agradecidos. Todos estuvieron de acuerdo. Lo que pasa es que algunos decimos “Cristina conduce” y la otra mitad especula porque quieren conducir ellos. No está mal, tienen todo el derecho. Pero para nosotros, Cristina es la candidata. Lo dijimos en esa y en todas las reunieron y notas. Hace unos meses yo decía “cuando aparezca Cristina se ordenan todos los patitos”. Y así fue. Pero ojo: hay patitos que no queremos más, que para nosotros son el límite. Los Diego Bossio son el límite, los Massa son el límite. Hay otros compañeros que no jugaron con claridad y se confundieron, pero podrían ser parte de este gran armado. Cristina mide 44 puntos en el conurbano bonaerense, y 38 promediando con el interior. Claramente está en condiciones de ganar, así que inevitablemente eso ordena mucho más.

Los Diego Bossio son el límite, los Massa son el límite. Hay otros compañeros que no jugaron con claridad y se confundieron, pero podrían ser parte de este gran armado.

IB24: – Fuiste protagonista central del episodio violento que se produjo en Comodoro Py hace unos días. ¿Cómo fue ese momento?

Llegué a eso de las 9, 10 de la mañana para acompañar a a Cristina porque tenía la necesidad de hacerlo. Yo no voy a los cumpleaños, voy cuando hay problemas, estoy preparado para eso. Apenas llegué ya no me gustó que me hagan un puentencito los gendarmes; no había necesidad de tratarme como me trataron. Te puede gustar o no mi criterio pero ese recibimiento no puede ser. Ví un ejército armado, realmente un papelón. A mi me enseñaron de chico que la justicia era lo más serio y hoy me doy cuenta que esto es una barrileteada. Fue un circo que roza lo bizarro.

Cristina se sube al auto, yo iba caminando adelante y de repente veo que empiezan a garrotear a los pibes y a las pibas… terrible. No sos ningún héroe de la patria por pegarle a un militante. ¿Cuál es el problema si querían saludar a Cristina? ¿cuál es el mensaje que quisieron dejar? Si se corrían, el auto pasaba en medio de los militantes y listo. Si vos me decís que fueron 10 mil personas a insultarla está bien, hay que poner un marco de seguridad. Pero los que fueron querían una foto, abrazarla, se sentían felices de verla. Yo me puse adelante de los compañeros porque no podía tolerar eso y fue ahí que Cristina se baja del auto, los para y les dice “peguenme a mí, cobardes”. Su decisión y su coraje pararon la violencia. Yo creo que nos quisieron dejar un mensaje, pero no se esperaban la reacción de nuestra conductora.

Comentarios

comentarios