“Este acto se da en un momento de retroceso de Nación y Provincia en políticas de Derechos Humanos”


A 40 años del fusilamiento de la calle Rosetti, en el barrio de Piñeiro, Avellaneda, se realizó un emotivo homenaje a las víctimas del que participaron familiares de los seis militantes populares asesinados el 4 de enero de 1977 contra un paredón y decenas de vecinos. El acto lo cerró el intendente local, Jorge Ferraresi. IB24 estuvo presente allí, y conversó con el secretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de Avellaneda, Claudio Yacoy

-¿Qué significa un acto de estas características en la actual etapa del país?

Primero, el acto hay que analizarlo desde distintos lugares, uno de ellos es que hemos podido aportar nuestro trabajo institucional al esclarecimiento de este hecho terrible, que se mantuvo en silencio por casi cuarenta años, finalmente hoy sabemos quienes fueron fusilados y que no fue fruto de un “enfrentamiento” sino que fueron asesinados, y el otro tema, para nosotros, este acto se da en un momento donde hay un retroceso innegable por parte de los gobiernos Nacional y Provincial con el desfinanciamiento, la discontinuidad de programas de políticas públicas de Derechos Humanos, y que a contra mano de esto en Avellaneda se mantienen firmes como también se mantienen firmes las políticas públicas, y esta es también la manera de mostrar que algunos de los bastiones que han quedado en pie después de lo que fue el triunfo del macrismo, todavía no se resigna y aquí vamos a seguir sosteniendo las política de Memoria, Verdad y Justicia, y también manifestando que nosotros no nos reconciliamos, no creemos que tengamos que olvidar, al contrario, sino que finalmente esta memoria colectiva nos permita alumbrar la verdad para llegar a la justicia, así que me parece un acto muy importante el realizado en este lugar.

-¿Cuáles fueron los programas que se desafectaron en Provincia respecto a los Derechos Humanos?

Concretamente no ha habido ninguna vez una reunión del Consejo Provincial de Derechos Humanos, se ha minado la territorialidad, con lo cual se desregionalizó la política de Derechos Humanos, para poder descentralizar recursos de tipo material y humano de parte de la Secretaria de Derechos Humanos y no ha salido en todo el 2016 una sola ley reparatoria, esto habla claramente del paso atrás en lo que se había avanzado en cerrar de alguna manera las heridas que produjo el terrorismo de Estado.

Yacoy: “Nosotros llevamos adelante todo lo referido a implementar una verdadera política pública de Derechos Humanos en Avellaneda”

-Uno de los hitos en materia de Derechos Humanos que se produjo últimamente en Avellaneda fue la recuperación de lo que fue el Centro Clandestino de Detención “El Infierno”, ¿que proyectos tienen desde a Secretaria de Derechos Humanos municipal para este año?

Lo estamos remodelando producto de una orden judicial, de una acción de amparo, que me pone a mí como responsable de la preservación del lugar, y la remodelación es para mudar todas las áreas de nuestra Secretaría de Derechos Humanos allí, donde funcionó “El Infierno”, y después, en materia de Derechos Humanos hoy, este acto es el primero de una serie de 18 señalizaciones que vamos a realizar en cada uno de los lugares de la ciudad donde se fusiló de manera clandestina, para también tratando de interpelar a los vecinos desde ahí, avanzar con el archivo de la Memoria, cosa que te cuento como dato no anecdótico: pasamos de 79 nombres a 606 hoy, es el único archivo municipal de estas características en el país, y después las políticas públicas que nos caracterizan, seguir manteniendo el Programa ILID que es el Programa de Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Desaparecidos, que se realiza a partir de la extracción de sangre los martes y jueves en el Hospital Fiorito, todo lo que tienen que ver con el Programa de Asesoramiento Jurídico Comunitario, estamos los días miércoles y viernes con esto en Plaza Alsina con seis abogados asesorando a las persona que lo necesiten, y todo lo que tenga que ver con niñez, violencia familiar, de género, represión institucional y también con el abordaje de las nuevas formas de violencia: bullying, grooming, noviazgos violentos, embarazos adolescentes, bueno, todo lo referido a llevar a cabo una verdadera política pública de Derechos Humanos.

Por Maximiliano Borches

Comentarios

comentarios