“Empezamos el año con optimismo”, dijo Macri y defendió al empresario inglés Joel Lewis, a Morales y Arribas


El presidente Mauricio Macri brindó una conferencia de prensa en Casa Rosada, donde defendió a sus amigos: el empresario inglés Joel Lewis, quien se apropió del Lago Escondido en Río Negro; el gobernador jujeño Gerardo Morales, que impone un estado de terror en su provincia y encarceló arbitrariamente a la dirigente social Milagro Sala; y al jefe de los espías, Gustavo Arribas, denunciado por haber recibido casi USD 600 mil en una cuenta suya en Suiza, por parte de un lobbista de la gigante brasilera Odebrecht, cuestionado por corrupción y pago de coimas.

El presidente Mauricio Macri brindó la primera conferencia de prensa del año en Casa Rosada, donde desplegó sus cualidades de cinismo e hipocresía.

Entre otros aspectos (ver video de la conferencia de prensa completa, más abajo), dijo que “no entiendo cómo se relaciona a (su amigo personal, y jefe de la AFI, Gustavo) Arribas con Odebrecht, a ese link no lo puedo seguir”.

Luego, con respecto al empresario y magnate británico Joel Lewis -cuya mansión ubicada en Río Negro suele visitar el actual presidente-, y quien se apropió del Lago Escondido y posee vínculos -si no es dueño encubierto- de la empresa Laderas S.A, que pretende lotear las reservas de bosques nativos para realizar negocios inmobiliarios, precisó: “Lago Escondido tiene ahora un mejor acceso que cuando no estaba en manos de él”, y “es un empresario que le da trabajo a la gente”.

Respecto al gobernador radical jujeño, Gerardo Morales, afirmó: “El federalismo que gobierna al país posibilitó que la Justicia de Jujuy encarcele a Milagro Sala por una cantidad de causas en las que cree que ha convertido una cantidad de delitos” (sic).

Por último, dio el tiró de gracias al programa Fútbol Para Todos, quitando otro derecho del pueblo, y dijo que: “Empezamos un año con optimismo”, a pesar de las represiones que se vienen sucediendo a diario contra trabajadores, inundados y minorías étnicas en todo el país, la inflación que no cesa, los nuevos tarifazos confirmados, la desocupación que se incrementa, el cierre de empresas y la destrucción sistemática del entramado productivo nacional y de los derechos adquiridos de la población argentina. 

Luego, en su afán de imitar los gestos comunicacionales del presidente estadounidense Barak Obama, almorzó en el comedor de la Casa Rosada, como si fuera “uno más” de quienes trabajan allí.

Comentarios

comentarios

×