El presupuesto porteño y el síndrome de la subejecución


De está forma se promedia el destino de lo pactado en determinados programas a los que se les dio prioridad, y a otros a los que los consideró “menos importantes”

 

La tendencia está marcada por no haber priorizado gastos de capital: del 47% destinado con este objetivo , solo el 30% fue utilizado, tornándose más significativo si se tiene en cuenta que solo 17 de cada 100 pesos estaban previstos para este fin.

 

En los gastos por jurisdicciones es llamativo el bajo porcentaje de recursos ejecutados por el Ministerio de Cultura de la Ciudad: solo el 5% del total, la Jefatura de Gabinete solo un  10,7%, Ministerio de Economía 12,8%, Ministerio de Ambiente y Espacio Público 22,8% y Ministerio de Desarrollo Urbano el 26,8% siendo éstos dos últimos organismos los que cuentan con las obras más importante y por ende con el mayor presupuesto del GCBA.

 

En referencia al programa de “Gestión Riesgo Hídrico” – unidad de proyecto especial del arroyo Maldonado – la ejecución de gastos fue tan solo del 6,4%.

 

Continuando con la administración de Desarrollo Urbano, la rehabilitación de obras complementarias contra las inundaciones, se destinó el 35,3%, en Obras de Infraestructura Urbana el 41% y en el programa vinculado a la recuperación del barrio Donado-Holmberg tan solo el 26,8%.

 

El gobierno porteño cuenta con dos programas para la red pluvial: el más importante está a cargo del Ministerio de Ambiente y Espacio Público. En el presupuesto anterior proyectó mejorar 1.800.000 metros lineales de la red pero solo pudo alcanzar el 20% de lo propuesto. El otro programa que también trata la problemática depende del Ministerio de Desarrollo Urbano pero con resultado más negativo aún: solo cumplió con el 2,36%.

 

Si revisamos el tema salud, en los hospitales públicos el porcentaje sobre el total es de apenas el 22,2% representando tan solo 55.8 millones de pesos. Siendo de público conocimiento las necesidades de los nosocomios en cuanto a equipamiento, mantenimiento e insumos no es dificil detectar la desidia en esta problemática.

 

En otras áreas como “Agua Potable” y “Transporte” los resultados obtenidos sobre el porcentaje presupuestario resultó inferior entre el 26% y 34% respectivamente.

 

En Dirección ejecutiva  – recordemos que el análisis es al 30 de junio del corriente – se gastó el 50% mientras que en Seguros y Finanzas más del 57% del dinero previsto para todo el año.

 

En arbolado urbano, se aprobaron 23 millones para plantar y sanar árboles enfermos pero solamente se utilizó el 5% de ese presupuesto.

 

Podríamos seguir revelando este nivel de porcentajes en temas como residuos, metrobús, limpieza de la ciudad, subte, transporte señalización vial, etc.

 

Para resolver la crisis habitacional en la ciudad, destinó tan solo $2,14  de cada 100, exactamente la mitad de lo asignado para Seguridad.

 

Estos resultados dan la pauta sobre la tendencia marcada por una gestión  con capacidad de cuestionar lo ajeno pero no de hacerse cargo de lo propio.

 

Por: Mónica D’Assisi – Periodista

Fuente de datos: lafabricporteña.com

 

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×