Desmentida a González Fraga: la falta de inversiones es culpa de la desmundialización, incluso antes del triunfo de Trump

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

“Los intercambios comerciales están en baja desde hace cinco años”, confirma el economista especialista en mercados emergentes en CITI, David Lubin. Para sobrevivir, estas economías deben apoyarse fundamentalmente en su mercado interno: las políticas nacionalistas defensivas a lo ruso, resultan mas eficaces en ese contexto, más que el liberalismo que aplican ciertos países de América Latina.

Fuente: Delphine Cugny, corresponsal en Londres para La Tribune. Fr

Traduccion de Ana Sosa, especial para InfoBaires24.

¿La elección de Donald Trump nos va a hacer entrar en una era de proteccionismo, de guerras comerciales? Es una de las variables desconocidas de la política venidera del futuro presidente norteamericano, de la que se ignora hasta qué punto se va a alejar de la retórica de la campaña. Los más expuestos a este probable endurecimiento de las relaciones comerciales internacionales son, indenegablemente, los países emergentes. David Lubin, el economista responsable de los mercados emergentes en el banco norteamericano Citi, lo explica claramente:

«Los mercados emergentes, en tanto que clase de activos, sólo existen por el hecho mismo de la mundialización. Una presidencia de Trump intentando deshacer la mundialización es una muy mala noticia para ellos. En general, son economías pequeñas que reposan sobre un crecimiento importante de los intercambios comerciales, de los movimientos de capitales y de individuos igual de sólidos.»

Sin embargo, este economista diplomado en Oxford, que se expresaba este jueves con la prensa londinense, constata, tomando el tema en perspectiva, que:

«La caída estrepitosa del comercio mundial esta presente desde 2012. Durante cinco años corridos, el crecimiento de los volúmenes de intercambio mundiales fue inferior al crecimiento del PBI mundial, mientras que el comercio mundial había conocido un crecimiento explosivo en el curso de los últimos treinta años Esta caída es sin precedente desde la Segunda Guerra Mundial. La desmundialización ya empezó, incluso antes que Trump gane la presidencia».

(Crecimiento mundial del comercio mundial de mercaderías en volumen y crecimiento del PBI desde 1981. Fuente: OMC)

Solo la India estaría preparada para sobrevivir

Problema: las economías emergentes tienen poco margen de maniobra para recurrir al gasto público para compensar esos efectos. Entonces, el riesgo es que puedan quebrarse, a menos de poder sostenerse en sus propias fuerzas para compensar estos efectos:

«Para sobrevivir a la desmundialización, los países emergentes deben cumplir varias condiciones: una tasa de ahorro elevada, un balance de pagos corrientes estructuralmente excedentarios y UN IMPORTANTE MERCADO INTERNO, que pueda sostenerse en el CONSUMO INTERNO, más bien que sobre la demanda externa. Hay un solo país que reúne todas las condiciones: India.»

Los países emergentes implementaron dos tipos de estrategias para resistir a los efectos devastadores de la desmundialización: el LIBERALISMO ECONÓMICO o EL NACIONALISMO ECONÓMICO.

«Brasil, Argentina y Perú cuentan con nuevos gobiernos que aplican una política económica liberal, con bancos centrales dirigidos por ex del MIT, que siguen un esquema muy tradicional de estabilización de finanzas públicas para llevar confianza a los mercados y estimular la inversión de capitales extranjeros, con la esperanza de iniciar un circulo virtuoso. Es prácticamente un esquema anacrónico, que recuerda los años ’90, la crisis argentina y el consenso de Washington.

A la inversa, Rusia, Hungría y Polonia, eligieron el nacionalismo económico, diferente del populismo por un enfoque mucho más defensivo: se trata de reducir o suprimir la dependencia del país, de los capitales internacionales. Rusia encarna perfectamente esta política: su objetivo es maximizar el excedente de su balanza corriente.»

El nacionalismo económico, más «eficaz» que el liberalismo

Este economista, cuyo oficio consiste en aconsejar en qué país invertir sin perder y más bien, ganar, se lamenta de lo que constata:

«Mi inquietud es que las estrategias nacionalistas son las que mejor funcionan en este contexto.»

Ahora bien, esas políticas no son buenas para el crecimiento y son aplicadas de manera brutal: Rusia, por ejemplo, congeló su gasto publico en términos nominales, respecto de la inflación. Y esas tensiones sobre el comercio mundial tienden a autoalimentarse.

El economista es muy poco optimista:

«Desde 2012, se observa por primera vez señales de proteccionismo: hubo más medidas restrictivas que anuncios de liberalizaciones. Y el proteccionismo aumenta en función de la caída de intercambios mundiales: cuando la torta es más chica, los países se ponen nerviosos y tratan de conservar su parte. Esto crea un circulo vicioso.»

Comentarios

comentarios