Cristina y Francisco, una idea común y una esperanza


Escribe Ignacio Campos

“Es un encuentro singular donde a la profunda sensibilidad que genera el ver a la Presidenta de la Nación y el Papa Francisco, juntos se le une el hecho de considerar a ese acto como un gesto común que se resume en pocas palabras. La Argentina vive un momento muy particular, y reunirse ambos en El Vaticano, no precisa de muchos análisis. Están unidos en una búsqueda de respuestas comunes sobre la base de la fe, de las ideas que profesan y de un compromiso con el país en el que se juega la suerte de la humanidad”, sintetizó ante una consulta, el ex vicecanciller Eduardo Valdés, quien llevó a Buenos Aires, la invitación de Francisco para que Cristina lo visitara antes de hablar ante la Asamblea de las Naciones Unidas. Valdés tuvo la actitud de siempre, solidaria y amistosa, de atendernos telefónicamente a poco de finalizar el encuentro en Santa Marta.

Los quince minutos en los que habló a solas con el Papa, precedieron a una jornada de intercambios con la Presidenta y la comitiva que llegó hasta la residencia, sirvieron con toda seguridad para afirmar una comunión de impresiones que rara vez tuvieron dos representantes de la magnitud de Cristina y Francisco. “Tengo la impresión por algunos llamados que hice a Buenos Aires luego del encuentro, que ha sido una conmoción para millones de personas que en nuestro país siguen desde el silencio creativo de sus vidas, este peregrinar de nuestra mandataria”, sintetizó Valdés en conversación telefónica. Ser protagonista de un hecho como el que se gestó en la residencia de Santa Marta, es en cierto modo una responsabilidad que Valdés aceptó una vez más, en la conversación telefónica que tuvimos.

Valdés comentó la emoción del Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Julián Domínguez, que integró la comitiva y aunque su vínculo con el Papa es anterior, en cada ocasión que vuelve a generarse un contacto, lo vive con una particular intensidad, agradecido en ese instante de poder ser parte de una realización que finalmente, aborda la convicción de cada uno de los protagonistas en un país mejor en un mundo mejor. En las fotografías difundidas, Domínguez se ve metido hacia adentro, como si reflexionara en silencio, en ese estado que nos describió Valdés.

Los jóvenes de La Cámpora, el Cuervo Larroque y Wado de Pedro, Juan José Mussi, fueron con el joven radical Leandro Santoro, y porque no decirlo, Victoria Montenegro, expresiones de generaciones que son el presente de una dirigencia responsable que sabe que este episodio es protagonismo pero también es compromiso. El mismo de cada día y un poco más porque se robustecen los principios luego de escuchar las sencillas palabras del Papa que sonríe porque comparte la esperanza.

Cristina reafirmó que la preocupación del Papa pasa en gran medida por el contexto internacional en el que el país, su país, sufre la embestida de los fondos buitres.  Ese tema fue excluyente en el intercambio entre los dos mandatarios. La experiencia de Francisco le dice que el clamor mundial en favor de la Argentina, va a revertir los momentos difíciles y permitirá que se abra el horizonte para los argentinos. Lo que es hoy, hacerlo en el marco de la Patria Grande, concepto que Francisco utiliza frecuentemente en el sentido que le dio el pensador oriental, Methol Ferré. Dijo Cristina que el Papa “considera la necesidad de una reforma profunda en todo el sistema financiero global y un mundo más justo y equitativo”. Lo dijo en una conferencia de prensa que dio en Roma antes de emprender viaje a Nueva York.

No sorprendería a nadie que en el marco de su paso por la ONU, Cristina utilizara términos de Evangelii Gaudium, propuesta papal para la paz. Allí se sintetiza el pensamiento sencillo y hondo de un dignatario que concibe la unidad de los pueblos como un camino posible que tiene como dato peculiar, que los pasos hacia esa búsqueda, se dan –sin temor a la redundancia- a cada paso.

El Secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilli, hombre de convicciones que trae de su experiencia en el sur del país, Carlos Zanini, Aníbal Fernández, José Ottavis (diputado bonaerense), el vice gobernador Néstor Mariotto, se veían inmersos en un quehacer que era diferente al que encaran en el día a día. Para ellos, la actividad en la que los puso la Presidenta, era una rara dimensión de la experiencia política, donde saber lo que se quiere equivalía a sentir lo que se quiere. Como decía Homero Expósito, significaba tal vez, “andar sin pensamiento” percibiendo en la fe los efectos de saber que se va hacia adelante con ideas y logros que hacen a un conjunto, el país que representan.

“La conversación que pidió el Papa a Larroque, quien lo comunicó con su abuela, revela un costado casi increíble de la sensibilidad del Papa –reflexionó Valdés-, que considera en cierto modos que en un encuentro estamos todos, incluidos los que están fuera del recinto que nos contiene. Él tiene la mirada en ese universo y de pronto, quiere que alguien más –la abuela de Larroque en este caso- se sume a la amenidad que implica tratar con él un asunto de Estado o un tema de la vida cotidiana. Me atrevería a decir que una vez que no ve al Papa, conversa con él, sale siendo otro o con otra sensibilidad. Creo con fervor, que nuestra Presidenta y Francisco, unen hoy sus esfuerzos en el país mejor que vamos a vivir porque estamos en camino”.

El próximo paso de la Presidenta Cristiana es la Asamblea de las Naciones Unidas. Ayer a la mañana, este cronista caminaba rumbo a una reunión cuando un abuelo iba con su nieta. De pronto, frente a nosotros, un cartel con la figura de Cristina Fernández de Kirchner, anunciaba la presencia de un centro cultural. “¡Cristina”, estalló la niña sorprendiéndonos. Pregunté su edad y su abuelo me dijo: “20 meses”. Cristina se encontraba en ese momento en su extensa reunión con el Papa y la niña parecía dispuesta a realizar un gesto que la percibiera aquí, en la Patria, un día de sol intenso, con el cielo despejado.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×