Carta Abierta a Marcos Aguinis y sus cómplices de la DAIA por banalizar la Shoá


Por Maximiliano Borches

Al banalizar los crímenes contra la humanidad, como suele hacerse en varios casos con el Holocausto (Shoá), se los naturaliza, y esta peligrosa acción se transforma en la segunda muerte de las víctimas; más aún, en la muerte histórica de las víctimas, cuya resignificación ya no pasa por la conmemoración de la memoria de las mismas, sino, por la utilización ruin de quienes fueron sus verdugos -en este caso los nazis- para miserablemente intentar estereotipar a los adversarios políticos. Esto es lo que hacen el intelectual de la Alianza Cambiemos, y novelista, Marcos Aguinis y los funcionarios de la DAIA, cómplices de peligrosos silencios sobre este asunto, y de mediáticas operaciones, en otros.

Días pasados, el intelectual de la Alianza Cambiemos, y autor entre otros libros de “La Matriz del Infierno”, participó del programa de chimentos, donde algunas veces hablan de política, “Intratables”, conducido por Santiago Del Moro. Allí, Aguinis, una vez más volvió a banalizar uno de los crímenes más aberrantes del Siglo XX: la Shoá, que se cobró la vida de más de 6 millones de judíos, 1.5 millones de los cuales eran niños y niñas de 1 día de vida a 12 años, al comparar al kirchnerismo con el nazismo.

“Viajé a Alemania porque fui becado”, comenzó contando Aguinis, y recordó: “Me encontré en un restaurante con un grupo de personas que defendían a Hitler. Yo quedé paralizado, decían que Hitler hizo también algunas cosas buenas: las autopistas, creó la Volkswagen, y le devolvió la dignidad al pueblo alemán. Esos elementos comparados con la ruina general, quedan a un nivel microscópico. Y acá pasa lo mismo: no sé como pueden defender el saqueo que fue la última década”, expresó el intelectual de Cambiemos, utilizando los términos propagandísticos que su gobierno intenta imponer (saqueo, robo), en referencia al kirchnerismo.

Pero sus peligrosas y banales comparaciones de los gobiernos democráticos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, con el régimen totalitario y criminal encarnado en la monstruosa figura de Adolfo Hitler, guardan otros antecedentes en los últimos años, que sus socios de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), la representación política de la comunidad judeo-argentina, nunca se atrevieron a condenar ya sea por hipocresía como por complicidad con el PRO. Recordemos que Waldo Wolff, quien hasta mitad del año pasado era vicepresidente 1º de la DAIA, es hoy diputado nacional del PRO por la Primera Sección Electoral.

Como otro ejemplo, en el año 2012, Marcos Aguinis publicó un artículo en el Diario La Nación, en su edición del 21 de agosto de ese año, donde expresó: “Las fuerzas (¿paramilitares?) de Milagro Sala provocaron analogías con las Juventudes Hitlerianas. Estas últimas, sin embargo, por asesinas y despreciables que hayan sido, luchaban por un ideal al fin, como la raza superior y otras locuras” (sic).

Sólo el resentimiento más profundo, y el odio de clase que este señor propaga, pueden dar cuenta de que material esta hecho su espíritu. En su momento se generó un pequeño escándalo, cuando estas palabras hasta reivindicatorias del ideal nazi por parte de este novelista de origen judío, salieron a la luz. Y la DAIA, una vez más, permaneció en silencio.

En cambio, y para medir la hipocresía y la doble vara con la que mide la DAIA, como ejemplo tenemos lo sucedido con el ex ministro de Defensa, y actual diputado del Parlasur, Agustín Rossi, quien en junio de este año denunció que: “En Argentina se ha desatado una cacería sobre los dirigentes del kirchnerismo, lo único que falta es que les pinten las puertas de las casas como hacían nazis a los judíos”.

Por este comentario, la DAIA sacó en su momento un comunicado firmado por su titular, Ariel Cohen Sabban, y su Secretario General, Santiago Kaplun, que entre otras cosas, decía que es “inaceptable la comparación porque agravia la memoria de las víctimas del nazismo y constituye una banalización de la mayor tragedia de la historia del pueblo judío”.

¿En esta opotunidad, y por lo expresado por Marcos Aguinis en el programa Intratables, la DAIA emitirá un repudio al intelectual de la Alianza Cambiemos, con palabras similares?

Durante diez años dirigí la revista “Horizonte, para una convivencia en Medio Oriente”, que se editaba en el marco del extinto Departamento de Hagshamá, de Sojnut. También, he brindado varias decenas de disertaciones en el ámbito de la AMIA y otras instituciones de la comunidad judeo-argentina, y además, presté servicios en el Centro Ana Frank Argentina, siempre, y en todos éstos ámbitos, trabajando en la concientización sobre los crímenes cometidos durante la Shoá, y los efectos posteriores del mismo, entre ellos su banalización.

Por este motivo, y a pesar de tener en cuenta los antecedentes encubridores de la DAIA, que con su silencio en muchos casos avala nefastas comparaciones como las realizadas por el señor Aguinis, les pido que tomen cartas en el asunto y condenen esta brutal banalización de uno de los crímenes masivos más aberrantes del último siglo.

Comentarios

comentarios