¿Cambios en el gobierno de Macri? Malcorra va la ONU y Sanz podría ser Canciller


Se avecinan tiempos de cambios en el Gabinete de Mauricio Macri. Algunos por fisuras internas, otros por meras alianzas. Las novedades llegarían el próximo viernes.

Escribe Alejandro C. Tarruella

Si el viernes, el gobierno anuncia por boca del jefe de gabinete, Marcos Peña, que Susana Malcorra se postula como candidato a Secretaria General de las Naciones Unidas, se producirán cambios en  el gabinete del presidente Mauricio Macri. Habría entonces dos instancias a observar. Una es la del propio gobierno que podría utilizar el hecho para realizar un cambio.

Se especula en estas horas sin que se conozca la decisión aún, con el pase de Marcos Peña a Secretaría General de Presidencia y el de Rogelio Frigerio, hoy ministro del Interior, a la Jefatura de Gabinete. La situación le permitiría a Macri mover las piezas del gabinete sin tener que sufrir ante la impresión de que hay fisuras en el armado del gobierno.

Macri planea mover figuras en su Gabinete y no reconocer las fisuras internas de sus principales allegados.

Sin embargo, estas mutaciones no son tan sencillas porque, por ejemplo, Marcos Peña viene cascoteado en la interna del Pro porque su exposición pública no es compartida por quienes opinan, en primer término, y por quienes quiere su posición, en segundo término. Camaradas de ruta propios en el Pro y analistas, caso Rosendo Fraga, cuestionan su capacidad de comunicar y piden cambios o modificaciones en los argumentos. Peña es uno joven político en cuya trayectoria logró calificaciones que rondan lo “brillante” hasta que llegó a la Jefatura de Gabinete. Transacciones, exposición, brillos y otras consideraciones no explícitas, se reúnen para que un ministro sea cuestionado. Además del hecho de que en la actualidad, vía regresión mágica, muchos estén dispuestos a creer que lo que no se logra en la acción de gobierno, puede alcanzarse en el chasquido evanescente de las metáforas.

De manera que para Macri, mover a Peña en el contexto de un anuncio como de la Malcorra yendo a disputar con el caballo del comisario, la titularidad de la ONU, podría verse como una adecuación en el camino y no como una herida. Así, además, Rogelio Frigerio podría dar un perfil más cercano al peronismo, una necesidad que se acentúa frente a diferentes acechanzas que tiene el gobierno en el campo propio. Esto sin embargo, da lugar a la probable apertura de otro frente: el radical del pueblo, como palpitan las siglas del partido centenario.

Para Macri, de resolver a favor de todas las variantes expuestas, Cambiemos lograría una mayor imagen de coalición lo que podría darle algunos réditos al formular que conduce un frente de voluntades políticas, y no la iniciativa de un solo núcleo político. A la vez, superaría las diferencias de los primeros momentos de su gobierno cuando Sanz se mancó por su iniciativa, cuando alumbraba como responsable de su gabinete. Si bien no es de agrado del Presidente aparecer en un movimiento que pudiera expresar debilidad, le daría espacio mediático frente a un tema que lo preocupa, la resolución del debate y aprobación de la ley antidespidos. Entonces, desde la comunicación, presentar la postulación de Malcorra con cambios en el gabinete, podría atenuar los efectos de una votación o una prolongación del debate ante la escalada de despidos en la industria, las pymes y el Estado. Los radicales se reunieron en Comité Nacional el martes con la presidencia de su titular, el intendente de la ciudad de Santa Fe, José Corral, la vice, Silvia Elías de Pérez, que está a cargo del Plan Belgrano en el gobierno, y referentes como Ricardo Alfonsín, Juan Nosiglia y José Cano. Se desconoce que el tema haya sido abordado junto a la reforma política, como anunciaron. Ernesto Sanz debe haber seguido con atención el encuentro, y recordó tal vez, que en el gobierno hay una deuda con su silencio al ser reprobado como integrante del gabinete de Cambiemos cuando se largó su tiempo en diciembre pasado. La ocasión de anotar la postulación de Malcorra al organismo mundial puede ser entonces, el punto de partida para una recomposición que ayude a creer. Y también, como lo postula la comunicación que remite a Durán Barbas, a ser felices al menos una vez. Habrá que esperar hasta el viernes.

Comentarios

comentarios