Bolivia convoca los días 20 y 21 la Conferencia Mundial por la Ciudadanía Universal


El gobierno y la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam) llaman a los movimientos sociales y gobiernos progresistas del mundo asistir a una Conferencia de los Pueblos sin Muros por la Ciudadanía Universal que se realizará en Tiquipaya (Cochabamba), entre el 20 y 21 de junio del año en curso, y cuya convocatoria estará a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores en coordinación con los movimientos sociales. 

El presidente Evo Morales señaló que “no es posible que hayan muros para los migrantes, para los latinos y refugiados, y no haya muros para las intervenciones militares, para que no saqueen los recursos naturales. Por eso, de manera conjunta, el Estado y pueblo debemos hacer un profundo debate mundial sobre la migración en estos tiempos”.

Explicó que la realización de la Cumbre de los Pueblos sin Muros por la Ciudadanía Universal fue respaldada por los presidentes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), en el marco de la reciente XIV Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP que se efectuó en la ciudad de Caracas.

La convocatoria señala a lo largo de la historia muchos pueblos se han visto obligados a migrar huyendo de desastres, guerras, dictaduras militares e incluso del exterminio entero de pueblos enteros, por lo que destaca que la migración es inherente a la humanidad y, por lo contrario, la construcción de fronteras es un fenómeno hiriente.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 13 establece que toda persona tiene derecho a circular libremente y elegir su residencia en el territorio de un Estado y el derecho de salir de cualquier país, incluso del propio y de regresar a su país, bajo este precepto acordamos por unanimidad, por la comunidad internacional no existen personas ilegales por su concepción migratoria, todo ser humano es sujeto de derechos sin importar el lugar de donde se encuentren o residan.

Y entre las principales causas que impulsan la migración están las crecientes desigualdades del capitalismo contemporáneo y la globalización neoliberal que produce grandes contingentes de pobres que huyen de países buscando trabajo o mejores condiciones de vida.

El documento expresa una profunda preocupación por las políticas restrictivas en el cierre de fronteras con la construcción de nuevos muros, la criminalización de la migración por parte de los países ricos del norte, en contra de los migrantes del sur.

“Particularmente nos preocupa la política migratoria de Estados Unidos”, impulsada por el gobierno del presidente Donald Trump, “que pretende expulsar hasta tres millones de migrantes y el retorno de la directiva de la Unión Europea”, asegura.

“No se puede usar de excusa de resguardo de la seguridad nacional y la lucha de los delitos trasnacionales para atentar contra los derechos fundamentales de los migrantes y sus familias, llegando a limites inadmisibles de discriminación y de xenofobia”, agrega el documento.

También pronuncia su profunda preocupación por la creciente política militarista de los países agrupados en la OTAN “que están provocando guerra y crisis humanitaria” en países como Irak, Libia, Siria, Afganistán y Yemen que expulsan diariamente a miles de refugiados, “quienes huyen de la muerte y perecen en el mar en su intento de salvar la vida buscando asilo”.

La convocatoria deplora que Estados Unidos -la mayor potencia militar del mundo y el mayor exportador de armas- haya decidido incrementar su multimillonario presupuesto militar en un 9,7% con el objetivo de “crear nuevas guerras para ganarlas en los países del sur y así adueñarse de sus riquezas naturales”.

Antecedentes:

Los últimos años se han producido niveles sin precedentes de desplazamientos forzados y de refugiados a escala global. El informe anual del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) de 2015, estimaba que la cifra de desplazados y refugiados ese año alcanzaba a 65 millones de personas, debido a los conflictos armados, violencia generalizada, violaciones a los derechos humanos, crisis económica o efectos del cambio climático.Una cifra nunca antes registrada.De éstos, el 51% son niños, que han sido desplazados de sus países,separados de sus padres o parientes.

Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en el año 2015 murieron 3.771 personas en su intento de cruzar el Mediterráneo para escapar de la guerra, poniendo de manifiesto una de las mayores crisis migratorias después de la segunda guerra mundial. Aquellos que logran cruzar el mar son nuevamente víctimas, pues se encuentran con muros legales y físicos que desconocen sus derechos humanos.

En este contexto, las políticas migratorias de algunos países desarrollados se han endurecido, estableciendo cada vez más restricciones bajo la consigna de seguridad nacional.Por su parte algunos gobiernos, implementan una política de criminalización de los migrantes, que se materializa en medidas contra el libre tránsito de las personas. Estas políticas migratorias alientan la xenofobia, la discriminación y la separación de los pueblos.

Es necesario reconocer que la comunidad internacional ha desarrollado avances y compromisos por los derechos de los migrantes y sus familias.De igual modo, las conclusiones de encuentros mundiales de Movimientos Populares han contribuido al análisis y elaboración de propuestas.

Preocupados por este contexto, el Gobierno y los Movimientos Sociales del Estado Plurinacional de Bolivia, convocaron a la Conferencia Mundial de los Pueblos: “Por un mundo sin muros, hacia la ciudadanía universal” a organizaciones, movimientos sociales, defensores de los derechos de los migrantes, académicos, juristas y gobiernos que quieran trabajar junto a sus pueblos.

Esta Conferencia Mundial tiene el propósito de constituirse en un espacio inclusivo de reflexión, que busque desmontar muros físicos, muros legales invisibles y muros mentales, como la discriminación y el racismo, recuperando paradigmas y visiones propias de los pueblos, promoviendo alternativas y propuestas que contribuyan a superar fronteras, a construir puentes de integración y a trabajar un plan de acción de los pueblos, para alcanzar la “ciudadanía universal”.(Fuente:resumenlatinoamericano)

Comentarios

comentarios

×