Asamblea abierta en defensa del cine argentino: “Esto es un golpe de estado a la autarquía del Instituto”


Todos los sectores del cine argentino, se reunieron este jueves pasado en asamblea en la sala mayor del complejo Incaa Gaumont, se manifestaron en contra del vaciamiento del cine argentino y la intervención del Instituto que lo regula. También respaldaron a la Escuela nacional de cine.

“Todos sufrimos este golpe. Se ataca a la cultura y la libertad de trabajar”, expresó el reconocido fotógrafo Félix Monti.

Tenía razón el productor Ignacio Rey cuando, micrófono en mano, marcó la paradoja encerrada en la idea de estar en un cine sin butacas libres y con público en el piso, y que el motivo no haya sido ver una película. Lo que sobrevolaba hoy a la tarde en la sala mayor del Espacio INCAA Gaumont no era la alegría del rito comunitario de la pantalla blanca, sino un profundo sentimiento de desazón por el presente e incertidumbre por un futuro que, según coincidieron todas las fuentes consultadas por Página/12, asoma tormentoso. Hasta la sala insignia del cine nacional se arrimaron representantes de todos los sectores de la industria audiovisual.

Fue a raíz de una asamblea abierta convocada por los estudiantes de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC) en respaldo a su rector, Pablo Rovito, a quien un informe emitido el martes en el programa Animales Sueltos, del canal América –tildado de “opereta” incluso por un cineasta de filiación macrista, como Juan José Campanella– implicó en una supuesta trama de corrupción dentro del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Por esa razón el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, obligó el miércoles a renunciar a Alejandro Cacetta, hasta entonces presidente del INCAA, ente autárquico del cual depende la ENERC. El encuentro  culminó con una hoja de ruta que establece una serie de medidas a tomar de aquí en adelante, para evitar el vaciamiento del cine argentino y la intervención del Instituto que lo regula.

El encuentro culminó con una hoja de ruta que establece una serie de medidas a tomar de aquí en adelante, para evitar el vaciamiento del cine argentino y la intervención del Instituto que lo regula.

La salida de Cacetta abrió una grieta entre macristas

“Desde que pasaron el informe se viene diciendo que Rovito llegó al cargo de forma ilegal, lo que es mentira porque lo hizo gracias a un concurso que lo legitimó. A fines de este año tenía que renovarlo, pero ya era muy probable que no se presentara porque no concuerda con las políticas culturales actuales”, aseguró a este diario Fabrizio Rodríguez, miembro del Consejo Académico de la ENERC y uno de los principales promotores de la jornada. En ese contexto, diversos medios de una línea editorial cercana al gobierno daban por segura una renuncia que se oficializaría el próximo lunes.

“Rovito nos dijo que todavía estaba en el sillón de rector, pero que era probable que a principios de la semana que viene no estuviera más porque pensaba dar un paso al costado”, confirmó Rodríguez. Ante esa potencial acefalía, el temor a una intervención está latente. “No sabemos qué decisión puede tomar el Ministerio de Cultura y, al no tener rector asegurado, tampoco tenemos idea de qué puede pasar con nuestra escuela. Tenemos bastante miedo de que no se siga trabajando como viene haciéndose hasta ahora. Aspiramos a que, si efectivamente renuncia, se llame a un concurso lo más rápido posible para que no tome cartas en el asunto alguien que no tenga nada que ver con el mundo del cine”, agregó.

Esos dichos estuvieron en línea con lo manifestado por la Asamblea de la ENERC, realizada el miércoles a última hora a raíz de un informe presentado por el periodista Eduardo Feinmann que aseguraba que la Escuela había gastado ocho millones de dólares sin hacer los cambios de infraestructura en la sede de la Ciudad de Buenos Aires, en Moreno 1199.

Desde esa Asamblea salió la convocatoria a otra aún mayor que involucrara a todos los sectores y que sirviera de muestra de fuerza y unidad. “Apoyamos la gestión realizada por el actual rector, señalando que es el primero en llegar a ese cargo tras ser elegido en un concurso público. Su designación es totalmente legítima y no deviene de un nombramiento político. Sostenemos que se debe mantener el concurso como método institucional para esta designación. Llamamos a resguardar nuestra escuela por ser formadora de profesionales del cine desde 1965, contando con cinco sedes, cuatro de ellas abiertas por esta gestión en cada una de las regiones del país con una práctica federal de la enseñanza”, rezaba el comunicado.

Llamamos a resguardar nuestra escuela por ser formadora de profesionales del cine desde 1965, contando con cinco sedes, cuatro de ellas abiertas por esta gestión en cada una de las regiones del país con una práctica federal de la enseñanza

La convocatoria estaba pautada para las 15 en la puerta del cine Gaumont. Minutos antes ya había unas cuantas decenas de productores, actores, actrices, técnicos, empleados del INCAA, estudiantes, docentes, periodistas y allegados al mundo audiovisual nacional. A medida que se acercaba la hora señalada, se convirtieron en varios centenares. Incluso la mismísima sala 1 del complejo, una de las más grandes del país, quedó chica ante la cantidad de hombres y mujeres dispuestos a prestar su voz con la idea de establecer un plan de lucha común a todo el sector de cara a lo que viene.

Los pedidos y reclamos coincidieron no sólo en el respaldo a la gestión de Rovito, a cargo de la ENERC desde 2011, sino también en el pedido de trasparencia en la elección del próximo presidente del INCAA y en la manutención de los fondos del Plan de Fomento. “Esto es un golpe de estado a la autarquía del Instituto, tenemos que estar todos juntos para defender el cine y la cultura”, pidió el realizador Rodolfo Durán, miembro del DIC (Directores Independientes de Cine) y primer orador de la jornada. “El Fondo tiene que ser intocable. Hay que estar alertas para que nos encuentren dormidos”, agregaron desde la Asociación de Productores Independientes de Medios Audiovisuales (APIMA), entidad entre cuyos fundadores figura el propio Rovito.

Le siguieron diversos oradores que representaron a prácticamente todo el espectro del quehacer cinematográfico, desde asociaciones de documentalistas como DOCA y ADN, quienes manifestaron su repudio a un nuevo Plan de Fomento que elimina gran parte de los canales de financiación más habituales en este tipo de producciones, hasta las entidades que nuclean a los sonidistas (ASA) y a los directores de fotografía (ADF). En nombre de estos últimos habló Félix “Chango” Monti, uno de los más prestigiosos del país.

“Todos sufrimos este golpe. Se ataca a la cultura y la libertad de trabajar. Estamos unidos a la ENERC, a Rovito, al INCAA y a la posibilidad de un país libre”, afirmó. También pasaron miembros de SAE (Sociedad Argentina de Editores), SICA (Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina), CAIC (Cámara Argentina de la Industria Cinematográfica) y Red Argentina de Festivales y Muestras Audiovisuales (RAFMA), entre otros.

Por los actores tomó la palabra Edgardo Nieva, quien señaló: “Los argentinos no podemos tener un Ministro del Cultura como Avelluto, que atropella nuestros derechos. Estamos juntos en esta batalla por la Argentina, la cultura y nuestro futuro”.

La Asamblea concluyó con una puesta en común de los lineamientos comunes en los discursos de todos los oradores. Sobre esa base se establecieron las directivas para la realización de un documento conjunto firmado por todas las entidades representadas. Además de respaldar la gestión Rovito en la ENERC y la de Alejandro Cacetta en el Instituto, se pedirá una ratificación de la vigencia de Ley de Cine por parte del Poder Ejecutivo y de la autarquía y autonomía del INCAA, y la elaboración de un nuevo Plan de Fomento que amplíe el espectro de producciones. También que la elección del nuevo mandatario sea el resultado de una elección democrática y representativa.

Tampoco se descarta alguna manifestación de repudio en el marco del Bafici, cuya 19° edición comenzará este miércoles, ni un pedido de renuncia formal al ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto. Quedaron pendientes la idea de establecer una serie de medidas de reclamo en conjunto con otros espacios afectados por las políticas del actual gobierno y el armado de un comité que acompañe el avance de las distintas propuestas.

Resolución de la Asamblea Abierta de la Comunidad Audiovisual 13 de Abril de 2017

En una convocatoria inédita, con la participación de cerca de mil personas del sector Cinematográfico y Audiovisual en la Sala 1 del cine Gaumont, se presentaron las siguientes mociones debatidas y votadas por unanimidad.

1. Reafirmar nuestra defensa de lo que dicta la Ley de Cine, que contempla la autarquía del INCAA y la conformación del Fondo de Fomento Cinematográfico con recursos genuinos establecidos por esta misma Ley.

2. Exigir la inmediata renuncia de Pablo Avelluto, Ministro de Cultura de la Nación, en tanto sus acciones recientes resultan incompatibles con la defensa del Cine Nacional.

3. Adherir al comunicado de estudiantes y egresados, docentes, no docentes de la ENERC.

4. Sostener la continuidad de Pablo Rovito como Rector de la ENERC, y que se mantenga la metodología vigente de designación de rector mediante concurso.

5. Establecer una coordinadora de asociaciones, estudiantes, y trabajadores de la industria audiovisual autoconvocados.

6. Crear una comisión que lleve adelante una campaña de comunicacion dirigida a la sociedad en la que se repudie la operacion mediática que difamó a las instituciones INCAA y ENERC. Exigir a América TV un derecho a replica.

7. Reclamar que el nuevo presidente del INCAA surja entre candidatos previamente consensuados por medio de una asamblea representativa de toda la comunidad audiovisual.

8. Organizar un plan de visibilizacion de la problemática explicitada en este documento cuyo primer paso se dará en el marco del BAFICI.

9. Garantizar la celeridad de las firmas de expedientes y resoluciones en el INCAA para asegurar la continuidad de la producción cinematográfica actual y el sostenimiento de los puestos de trabajo.

10. Abrir el debate sobre el plan de fomento actual para lograr en el futuro un plan inclusivo y democrático que contemple a todas las producciones.

11. Defender los puestos de trabajo del INCAA y ENERC.

12. Solidaridad en defensa de los trabajadores docentes, de la Educación Pública y la Cultura.

Participaron miembros de las siguientes organizaciones:

Asamblea de la comunidad educativa de la ENERC, DIC, APIMA, DOCA, CAMIAT, SAE, EDA, ASA, ADN, ADF, RDI, SICA-APMA, AVFX, APCI, CAIC, ATE INCAA, RAFMA, AADA.

Adhieren:

Cine migrante, Red de productores audiovisuales comunitarios, Instituto de artes del espectáculo UBA, AGD UBA, Asamblea de estudiantes IDAC, egresados EICTV Cuba, licenciatura de cine documental UNSAM, trabajadores del área audiovisual UNLa, centro de estudiantes UNA Visuales, centro de estudiantes UNA Movimiento, estudiantes de FUC, asociación de directores independientes de Brasil, Centro de estudiantes de Imagen y Sonido UBA, Asociación de realizadores de Salta, ASOPROD (Uruguay), Laura Marrone legisladora Izquierda Socialista, Juan Carlos Giordano Diputado Nacional Izquierda Socialista, Universidad Nacional de Tierra del Fuego, ACCA, CADICINE, Tucumán Audiovisual, egresados UNLP, carrera de Artes de la UBA, Asociación Nueva Mirada – Festival internacional de cine para la infancia y la juventud. Asociación de docentes de la Universidad Nacional de Avellaneda, ASAECA.

Por Ezequiel Boetti

Fuente:resumenlatinoamericano.org

Comentarios

comentarios

×