Aplastante victoria del sandinismo en Nicaragua

FacebookTwitterGoogleLinkedInPinterest

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, fue reelegido con el 72,1% de los votos, está vez junto a su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, un triunfo previsible que fue desconocido por la oposición, que calificó a los comicios de ayer como “fraude y farsa electoral”.

El Consejo Supremo Electoral (CSE) informó que la participación ciudadana fue de alrededor de 65%, pero el opositor Frente Amplio Democrático (FAD), la principal coalición opositora de Nicaragua, que no se presentó a la elección, afirmó que hubo 70% de abstención.

Escrutado el 66,3% de las mesas, el ex guerrillero de la Contra, Maximino Rodríguez, de la opositora alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC), se coloca en segundo lugar, con el 14,2% de los sufragios, en una jornada en la que votó al menos el 65,8% de los convocados a las urnas, según los datos oficiales preliminares.

En tercer lugar se sitúa el ganadero José del Carmen Alvarado, del Partido Liberal Independiente (PLI), con un 5%, según el segundo informe preliminar leído por el presidente del CSE, Roberto Rivas.

En cuarto lugar se ubica el pastor evangélico Saturnino Cerrato, con el 4,7%, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN).

En quinta posición está el abogado Erick Cabezas, del Partido Conservador (PC), con 2,5% de los votos, y en sexta y última Carlos Canales, de la Alianza por la República (Apre), con 1,5%, refirió EFE.

Antes de la lectura de estos primeros resultados, miles de simpatizantes del presidente Ortega y Murillo salieron a las calles y plazas de Managua para celebrar anticipadamente su victoria.

Los nicaragüenses votaron para elegir entre otros cargos a su próximo presidente, en una jornada caracterizada por la “normalidad”, según las autoridades, y una baja afluencia de votantes, según los opositores.

Ortega era el gran favorito para conseguir su cuarto mandato y tercero consecutivo, está vez junto a su influyente esposa, aspirante a vicepresidenta, en un proceso cuestionado tanto por la ausencia del principal bloque opositor como de la observación internacional.

Comentarios

comentarios